Cuál es el código genético de las empresas de mayor crecimiento | iEco | Clarin.com

iEco Clarín.com | 22 AGO 2010
Sectores
Cuál es el código genético de las empresas de mayor crecimiento
Menos del 4% de las empresas que nacen despegan rápido. Son innovadoras, buscan nichos diferenciadores y generan empleo.
Por Damián Kantor, Annabella Quiroga
Dinámica, innovación, apuesta a los mercados globales, diferenciación en los productos y servicios y gestión profesional. A grandes rasgos, este es el perfil de la nueva camada de empresas que surgieron en los últimos años y que despegaron en forma explosiva.
Dentro de la demografía empresarial, los emprendimientos de rápido crecimiento ­o gacelas, tal como se los denomina en la jerga académica­ atraen la atención de investigadores y economistas, que intentan descifrar su naturaleza y el código genético del éxito por su notable impacto en la generación de empleo y la economía en su conjunto.

En este sentido, el estudio "Radiografía de las nuevas empresas dinámicas en la Argentina", elaborado entre el Ministerio de Trabajo y la UNGS (Universidad General Sarmiento), detectó que sólo una pequeña porción de los jóvenes emprendimientos (el 3,6%) logra crecer significativamente al cabo de cinco años. Los números fríos dicen que de las 107.000 empresas que nacieron en 2003, apenas 3.828 despegaron hasta triplicar su tamaño en 2008 y hoy son fuertes candidatos a jugar en las grandes ligas de los negocios. Y esto a pesar de la alta tasa de mortalidad empresaria: de aquellos 107.000 proyectos, sólo 59.000 (el 55%) sobrevivieron un lustro.
Hugo Kantis, investigador de la UNGS y coordinador del trabajo, enumera otras características de las empresas gacelas: son grandes generadoras de puestos de trabajo (crearon el 50% del empleo del total de las nuevas empresas) y si bien están localizadas en todos los sectores de la economía, en los últimos años aumentó el peso de los proyectos tecnológicos y manufactureros. En rigor, de las 3.828 gacelas identificadas, el 50,2% brinda servicios (1.922), el 24,9% son comercios (955) y otro 24,8% son industrias (951).
Aunque aclara que no tiene la bola de cristal para determinar qué empresa crecerá y cuál no, el experto señala algunos de sus rasgos distintivos: "Son emprendedores jóvenes ­entre 30 y 40 años­ que saben complementarse. Su estrategia empresarial dominante es la diferenciación y la innovación, tanto en los productos como en los modelos de negocios, y la financiación inicial proviene de ahorros propios o préstamos familiares".
Relacionar las empresas con los animales no es algo nuevo. El economista norteamericano David Birch, un pionero en el estudio de la demografía empresaria, descubrió en 1981 que el 80% del empleo era generado por empresas de 4 años, o menos. Por su dinamismo y juventud, las llamó "gacelas", y las contrapuso a los "ratones" (empresas que nacían pequeñas y no crecían) y los "elefantes" (compañías más grandes).
Si bien los datos argentinos se asemejan a los de los países centrales, la montaña rusa de la economía local aporta su cuota de incertidumbre al emprendedorismo.
No hace falta hacer mucha historia: por ejemplo, entre 1998 y 2002 (recesión y salida de la convertibilidad), el stock total de empresas cayó de 383.000 a 337.000. Entre 2002 y 2008, con crecimiento a tasas chinas, se pasó de 337.000 a 453.000, lo que representa un aumento del 34,4%. Al respecto, el estudio de la UNGS subraya: "El fenómeno de las nuevas empresas de rápido crecimiento es más extendido en el escenario posterior a la crisis de la convertibilidad que en la década del 90, como consecuencia del cambio de contexto de oportunidades y los aprendizajes empresariales previos".
Para conocer más en detalle a las gacelas y sus características, iEco identificó varias de estas jóvenes empresas, que operan en diferentes rubros, y entrevistó a sus directivos. Lo que sigue es una síntesis de estas charlas.
* GLA: Gerenciamiento de shoppings En 2004, Mario Brandy (44) decidió dar el salto y aplicar su experiencia como empleado en una de las grandes empresas que manejan shoppings para lanzar su propio proyecto. Así puso en marcha GLA, una compañía especializada en gerenciar centros comerciales. "En ese momento percibí que iban a entrar nuevos jugadores al mercado de los shoppings. Ahí decidí lanzar GLA, con un equipo de 5 personas y una inversión inicial de $300.000", cuenta. El primer trabajo fue el gerenciamiento del shopping Plaza Liniers. El año pasado sumaron el manejo del shopping de San Justo. "Hace dos años nos encontramos con que ya teníamos una compañía de 100 empleados navegando a velocidad crucero y con un equipo de gestión de mucha experiencia. Entonces pensamos en desarrollar nuestro propio centro comercial". Hoy la empresa factura US$1 millón al año.
* Cuna de Olivares: Producción de aceite de oliva Con la amarga experiencia de haber perdido parte de sus ahorros en el corralito, Luis Feld decidió reencauzar sus inversiones hacia la economía real. "Empezamos a pensar en cómo generar un negocio de renta segura. Así arrancamos con Cuna de Olivares, un primer emprendimiento de 100 hectáreas para fabricar aceite de oliva desde el terruño". La inversión inicial fue de US$1 millón. Eso incluyó la compra de la tierra y la plantación de los olivos. El segundo emprendimiento demandó US$3 millones y contaba con una fábrica para procesar el aceite y envasarlo. El año pasado pusieron en marcha el tercero, con US$10,5 millones de inversión y 500 hectáreas de extensión. Ahora están lanzando un cuarto fideicomiso, con un capital de US$13,5 millones para instalar una fábrica para aceite y otra para aceitunas en conserva. Hoy emplean a 90 personas, están exportando el 80% de su producción a China y están comenzando a comercializarlo en Brasil. El 20% restante va al mercado interno. Este año proyectan facturar US$2 millones.
* Clos de los Siete: Producción de vinos La historia de Clos de los Siete empezó en el 98, cuando el enólogo francés Michell Rolland convenció a otros seis empresarios y millonarios franceses para que invirtieran en una bodega en Mendoza. "Hicieron una vaquita entre todos y compraron 800 hectáreas", cuenta Gustavo Paolucci, su director comercial. En 2003 concretaron la primer cosecha y lanzaron el blend Clos de los Siete. A partir de esa buena experiencia, cada uno de los millonarios comenzó con su propia bodega. Ya tienen cinco y a fin de año se larga la sexta, Diamandes. Para el año próximo se pondrá en marcha la bodega de Michel Rolland. En total, el proyecto demandó una inversión de US$50 millones. Hoy, la bodega produce 1 millón de botellas, cuatro veces más que en 2003. Exportan a 60 países y venden el 20% de su producción en el mercado interno, a $70 la botella. "Estimamos llegar al punto de equilibrio a los diez años de ventas", cuenta Paolucci.
* Core Security Technology Seguridad informática Nacida en 1997 por iniciativa de 6 jóvenes universitarios, Core le apuntó a un negocio de gran potencial: la seguridad informática. Hoy, 13 años después, emplean a 180 personas, 100 de ellas para el centro de desarrollo que tienen en Buenos Aires y el resto en Boston, donde centralizaron toda la gestión comercial. Ivan Arce, uno de los fundadores, se ataja: "No crecimos tan rápido como parece, crecimos bien, en forma sistemática y continua en un mercado muy competitivo debido a nuestras iniciativas innovadoras". Con el objetivo de replicar el éxito de Core, dos de los socios fundaron un fondo de inversión, Aconcagua Venture, para apostar por empresas jóvenes.
* Industrias alimenticias Exo: Procesamiento de hortalizas Fabio Castello y Gastón Piñatelli se conocieron por casualidad en plena crisis, en 2001. Los dos, y no por casualidad, trabajaban en rubro gastronómico, entregando distintos tipos de hortalizas a restaurantes, hoteles y empresas de catering. Así nació el proyecto Exo, enfocado en la elaboración de hortalizas, que creció al punto de tener una planta de procesamiento en el Tigre, una plantilla de 25 empleados y una facturación anual de $5 millones. "Encontramos un nicho nuevo para explotar", dice Castello. Exo acaba de sumar tres nuevos socios, que aportaron capital y conocimientos. Y están en pleno proceso de reingeniería. "Vamos a automatizar la planta para bajar los costos. ¿Si pensamos en exportar? No, con el mercado interno tenemos para divertirnos un largo rato", añade. El objetivo final: crecer los próximos 5 años a un ritmo del 20% anual.
* SG2: Agencia de marketing digital En febrero de 2000, Santiago Capurro, 32 años, licenciado en economía empresarial, invirtió US$100.000 para fundar SG2, una agencia de marketing digital y contenidos. La primer oficina fue un monoambiente de Martínez. Desde entonces se mudaron siete veces. "No sé si esto habla bien de nuestro crecimiento o de lo mal que planificamos", dice con ironía. Hoy tienen 50 empleados y clientes como Unilever, Quilmes, Fox Sports y varios organismos oficiales. Capurro dice que el crecimiento se basa en que "no vendemos productos estándar: diseñamos soluciones específicas para cada cliente". Este año proyectan facturar $10 millones, el doble que en 2008.
* Syasa: Proyectos de construcción El grupo Syasa, especializado el gerenciamiento de grandes obras, lleva 15 años en el mercado, pero el salto lo dió en 2000. "Tuvimos la amplitud de criterio suficiente como para animarnos a salir al exterior", cuenta su presidente, Rodolfo Seminario, ingeniero con experiencia en megaconstructoras. Ese año comenzaron a trabajar en un proyecto de petróleo y gas en Perú. Luego se extendieron a México, Panamá, Colombia y Uruguay. El próximo paso será desembarcar en Brasil. "La decisión de no poner todos los huevos en la misma canasta nos permitió ir esquivando la crisis", dice Seminario. La frutilla del postre fue el gerenciamiento de la remodelación del Teatro Colón, una obra que demandó US$100 millones y a la que accedieron tras ganar una licitación internacional. Syasa cuenta con un plantel de 200 profesionales y factura US$12 millones al año.

Procesamiento de hortalizas. Fabio Castello y Gastón Piñatelli se asociaron para crear Exo, y hoy  poseen una planta en el Tigre.

Procesamiento de hortalizas. Fabio Castello y Gastón Piñatelli se asociaron para crear Exo, y hoy poseen una planta en el Tigre.
Cuál es el código genético de las empresas de mayor crecimiento | iEco | Clarin.com

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s