Crítica Teatral | El cielo en la tierra: historia musical del Teatro Colón de Sieglinde Oehrlein

Crítica Teatral
El cielo en la tierra: historia musical del Teatro Colón de Sieglinde Oehrlein
Editorial Sudamericana editó El cielo en la tierra: historia musical del Teatro Colón de Sieglinde Oehrlein
Pocos acontecimientos culturales argentinos fueron tan significativos como la aparición del Teatro Colón en 1908. Su imponente sala, su inmejorable acústica y su exquisita programación, hicieron de este templo de la música académica, la ópera y el ballet, un espacio vital para innumerables figuras del mundo artístico.
La frondosa cantidad de historias que guarda esta mítico teatro, son reveladas por la periodista alemana Sieglinde Oehrlein en su libro El cielo en la tierra: historia musical del Teatro Colón (Ediciones Sudamericana). La autora hace hincapié en las anécdotas de directores de orquestas, compositores e intérpretes que pasaron por esta sala, como Richard Strauss, Manuel de Falla, Enrico Caruso, Luciano Pavarotti, Daniel Barenboim, Martha Argerich e Igor Stravinsky (quien dirigía sus obras en pantuflas).

Entre estos artistas se destacan las palabras de María Callas quien en mayo de 1949 arribó para representar ‘Turandot’, ‘Norma’ y ‘Aída’: “Maldigo la hora en que salí de Italia (…) Si los directores del Colón insisten en que continúe aquí tres meses, los asesinaré”. Luego, la cantante agrega: “Buenos Aires es odiosa (…) Todos los fascistas del mundo están aquí ¡Y Evita controla totalmente el teatro!”.

Si dudas, los distintos gobiernos argentinos fueron apuntalando su idiosincrasia de “identidad nacional” en la programación artística. Así, con el paso de los años este teatro, gestado por familias patricias – y que en torno a Figueroa Alcorta y Marcelo T. de Alvear ofrecían obras únicamente de compositores europeos- contempló la llegada en 1932 del tango (un género todavía por entonces periférico) y conciertos de música popular argentina que el peronismo brindaba a “los descamisados”. Al mismo tiempo, para muchos artistas extranjeros, el Colón fue un paraíso musical en momentos de exilio político durante la Segunda Guerra Mundial.

La autora también aborda hechos de censura (en 1967 Juan Carlos Ongania prohibió la obra Bomarzo de Alberto Ginastera por su “contenido sexual”) y analiza los paros sorpresivos, los conflictos gremiales y el saqueo y el abandono del patrimonio histórico del Teatro Colón en los últimos años.

Así, en este libro Oehrlein armoniza notablemente los aspectos socio-culturales y políticos en torno al Colón, sellando este completo recorrido con testimonios y fotografías de los años de esplendor y agonía de este mágico teatro porteño.

Matías Rodríguez Recis

Crítica Teatral

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s