Erwartung y Hagith – 24.07.2012 – lanacion.com

La Nación | Martes 24 de julio de 2012 | Publicado en edición impresa
Clásica / Lírica
Erwartung y Hagith
Dos óperas contemporáneas, en el Teatro Colón
Por Jorge Aráoz Badí | Para LA NACION
En una de las Pinacotecas de Munich, en la Galería Estatal de Lenbachhaus, hay un pequeño cuadro de Arnold Schönberg, quien empezó a pintar en 1907 y se incorporó al movimiento de la Blaue Reiter. El óleo ejerce particular atracción sobre los visitantes, porque el efecto central no está puesto sobre la cara que ocupa toda la superficie, sino sobre los ojos rodeados de un intenso rojo que transmiten la extraña perturbación de una pesadilla.

Escuchar y ver Erwartung ejerce una presión emocional cercana al efecto que produce el cuadro. En la breve ópera, el personaje central no es la mujer desesperada que busca a su amante en el bosque y lo encuentra muerto, sino la oscuridad. Todo es generado por esa oscuridad: la angustia, el desconsuelo, el dolor, el miedo de la única protagonista. El otro personaje central es la orquesta y la riqueza de colores umbrosos y crepusculares que obtiene Schönberg con su estilo atonal y su cromatismo. La sensación de soledad de la protagonista brota sin duda de su canto a medio camino con el recitativo, pero la orquesta le inyecta el vigor emotivo que mantiene ininterrumpidamente atrapado al público.

La soprano rusa Elena Nebera, (quien reemplazó a Evelyn Herlitzius, ausente por razones familiares) cumplió una verdadera y convincente hazaña vocal y escénica con su dificilísima parte, asumida a último momento. La Orquesta Estable del teatro desplegó una memorable calidad sonora, a las órdenes de Baldur Brönnimann, quien volvió a poner en evidencia su autoridad, precisión y un evidente compromiso con este lenguaje. Párrafo especial merecen la puesta en escena y la presentación visual de Pedro Pablo García Caffi, que logró un modelo de síntesis expresiva. Con elementos constructivos mínimos, diseñó una atmósfera que no se podría concebir de otra manera, angustiosa, alegórica, atormentada, despojada de cualquier afectación. Exactamente lo que necesita el Erwartung .

El otro extremo

Elena Nebera es la única -y gran- intérprete de Erwartung. Foto: Teatro ColónTal vez, para asociarla con Erwartung , hubiera sido más acertado elegir otra obra en un acto del mismo Schönberg o repetir la programación de hace 53 años, cuando el Colón estrenó el Erwartung y la acompañó por Volo di notte , de Luigi Dallapiccola.

Escrita en 1913, la complicidad confesa de Karol Szymanowski en su Hagith es con el Richard Strauss de Elektra y Salomé . Aunque para su panache musical ha saqueado buena parte del repertorio lírico que lo rodeaba, desde el Puccini de Butterfly y Tosca hasta su contemporáneo Barba Azul de Bartok, la Rusalka de Dvorak o el Boris de Mussorgsky.

Referencias de estas óperas pueden escucharse aquí y allá en su Hagith . No plagios, apenas referencias.

Lo curioso es que con tanto material prestado esta antología se convierte en un espectáculo sumamente rico, restallante de colorido y dotado de una gran fuerza de convicción sobre el público. Con muy buenos cantantes (sin excepciones) como los del elenco de esta ocasión, muy buen director, muy buena orquesta y un muy buen coro, el entusiasta aplauso del público fue realmente justiciero.

En cuanto a la puesta en escena, de eficaz corte clásico, la única objeción se ubica en un constante y exasperado retorcimiento de las manos que es adoptado obsesivamente por todo el coro y coloca sobre la escena un símbolo que, por ambiguo e indescifrable, termina por molestar.

Pero lo cierto es que resulta casi incomprensible y poco habitual que una obra, clasificada pretendidamente como contemporánea, que no contenga ni un uno por ciento de novedad y que su mayor interés provenga de homenajes a otras composiciones, logre un resultado escénico tan contundente y celebrado. Cosa que sólo indica que tras el material acumulado hay un muy talentoso artesano de teatro musical, un lúcido recopilador y un artista de reconocido buen gusto como sin duda fue Szymanowsky..


Hagith, la ópera de Szymanowsky, completa el programa. Foto: Teatro Colón

Erwartung : de Schönberg l director musical :Baldur Brönnimann / Regie, vestuario e iluminación: Pedro Pablo Garcia Caffi / Con: Elena Nebera.
Hagith: de Szymanowski l Director musical: Baldur Brönnimann Regie y vestuario: Michal Znaniecki Escenografía y proyecciones: Luigi Scoglio / Director del coro: Peter Burian l Intérpretes: Hans Schöpflin, Enrique Folger, Ewa Biegas, Aleksander Teliga, Luciano Garay, Federico Moore, orquesta y Coro del Colon / Sala: Teatro Colon.
Nuestra opinión: muy bueno

Erwartung y Hagith – 24.07.2012 – lanacion.com

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s