Orquesta del Maggio Musicale Fiorentino – 17.08.2012 – lanacion.com

La Nación | Viernes 17 de agosto de 2012 | Publicado en edición impresa
Clásica / Concierto
Orquesta del Maggio Musicale Fiorentino
El Mozarteum sigue celebrando su 60° aniversario, esta vez con un Zubin Mehta de lujo
Por Juan Carlos Montero | LA NACION
Los dos conciertos ofrecidos por la Orquesta del Maggio Musicale Fiorentino con la batuta de Zubin Mehta se constituyeron en ejemplos rotundos del arte de la interpretación y del virtuosismo de un organismo sinfónico en su más jerarquizado nivel. Con los programas ofrecidos, surgieron con naturalidad las virtudes del director, sobre todo a partir del Mozart de la última sinfonía, la K 551 Júpiter , con toda esa sabiduría del genio en su apogeo. Y una vez más, cuando se escucha la Júpiter se reitera uno de los misterios de la naturaleza en la mente de Mozart; por qué razón el niño Mozart en su primera sinfonía utilizó un tema ascendente de varias notas que muchos años después volvió a reiterar en esta última sinfonía. El misterio congela la sangre.

Y en el primer concierto de Mehta en el Colón -que presentó el Mozarteum el martes- se escuchó una maravillosa versión de la Sinfonía Nº 4 de Bruckner, ofrecida con refinamiento y en perfecto estilo germano, provocando lógico júbilo del público, que brindó una muestra elocuente de haber comprendido la obra y de haber valorado el rendimiento de la orquesta italiana.

Como agregado volvió Mozart a ser reverenciado con la diáfana obertura de Las bodas de Fígaro en una versión que provocó delirio, tanto como para un agregado más; el Intermezzo de Manon Lescaut de Puccini, expresada por Mehta y la orquesta con tanta exquisitez y emotividad que fue inevitable un lagrimón desde el corazón.

Pero faltaba la experiencia del segundo concierto -anteanoche-, en el cual se desarrolló un programa conformado por la Octava sinfonía de Beethoven, Variaciones concertantes de Ginastera y la Sinfonía Nº 9 Del nuevo mundo de Dvorak, que resultó ser una selección atractiva para un público renovado.

Precisamente después del aplauso de recibimiento a Mehta, se escuchó una espléndida versión de la sinfonía de Beethoven, delicada y rítmica. Y en ella brilló a gran altura el conjunto instrumental de un modo generalizado, tanto que sería injusto señalar algún sector por sobre otro, y mucho menos alguna individualidad, porque pocas veces el lucimiento fue tanto de los primeros atriles en sus pasajes expuesto de modo individual (las trompas alcanzaron un nivel de llamativa infalibilidad en el sonido), como de toda la masa orquestal distribuida con los contrabajos a la izquierda del escenario y los violonchelos en el centro.

De inmediato llegó la grata audición de Variaciones concertantes de Ginastera, ofrecida por Mehta con una afiligranada ejecución del conjunto, con el lucimiento de la arpista y del primer contrabajo, a quienes el creador nacional les reservó un pasaje a dúo, francamente difícil. Aquí la orquesta dejó escuchar la precisión de un organismo que evidentemente se rige por sabias normas reglamentarias que apuntan a mantener a rajatabla la premisa: estudio meticuloso con dedicación exclusiva.

La segunda parte fue antológica. La sinfonía más difundida de Dvorak, la Del nuevo mundo , surgió renovada por los momentos delicados logrados por la concepción de Mehta, pero sin perder la grandeza que pretendió describir con ese sabor a pueblos americanos. Todo a través de un discurso expresivo de la batuta dentro de una gama de intensidades fluctuantes sin estampidas, carente de efectismos y anteponiendo una gran cantidad de pasajes generalmente ocultados en otras versiones. El público estalló en una ovación jubilosa.

Así llegaron a toda orquesta una de las danzas eslavas más conocidas de Dvorak y luego las emotivas palabras de Mehta saludando a Jeannette Arata de Erize -la presidenta del Mozarteum, entidad que está celebrando a lo grande su 60° aniversario- ubicada en un palco central: "Ella que es quien más ha hecho por la música en la Argentina", dando a entender, además, que fue ella la impulsora de sus visitas a Buenos Aires. Quizá por eso hubo hacia el final un homenaje hacia la ciudad con "Por una cabeza", y el delirio sólo se acalló cuando los integrantes de la Maggio Musicale Fiorentino cerraron las partituras y miraron con asombro a su público.

Al mediodía, en La Usina del Arte

Zubin Mehta dirigirá hoy, a las 13, a la Orquesta del Maggio Musicale Fiorentino, en la Usina del Arte (Pedro de Mendoza 501). En el concierto -gratuito, pero con entradas agotadas- se interpretarán obras de Beethoven, Puccini, Mascagni, Dvorak, Brahms, Mahler y Bizet.


Zubin Mehta, en el primero de los dos conciertos que ofreció esta semana en el Teatro Colón. Foto: Ignacio Colo

Dirección : Zubin Mehta / Programa : Obras de Mozart, Bruckner, Beethoven, Ginastera y Dvorak en dos conciertos (martes 14 y miércoles 15) / Organiza: Mozarteum Argentino / Sala: Teatro Colón.
Nuestra opinión: excelente
Orquesta del Maggio Musicale Fiorentino – 17.08.2012 – lanacion.com

About these ads

Un comentario el “Orquesta del Maggio Musicale Fiorentino – 17.08.2012 – lanacion.com

  1. Estuve en la Usina de Arte. Me emocioné al ver la sala!! ESPECTACULAR! A pesar de la lluvia torrencial que caía la sala estaba repleta. El concierto… no tengo palabras para describirlo. Magistral. la simpatía de ZM , la sencillez de sus palabras y elogios para buenos Aires son conmovedoras. Un disfrute total la hora y cuarto que duró el concierto. GRACIAS!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s