Correctos cantos de Orff por el Colón – lanacion.com

Martes 22 de julio de 2008 |

Correctos cantos de Orff por el Colón
La Estable y los Coros del teatro interpretaron Carmina Burana en un concierto para Festivales Musicales

Sexto concierto de Festivales Musicales, Bach y el siglo XX . Actuación de organismos del Teatro Colón: Coro (preparado por Salvatore Caputo), Orquesta Estable y Coro de Niños (preparado por Valdo Sciammarella). Programa: Carmina Burana, para solistas, coros mixtos y de niños y orquesta, de Carl Orff. Solistas: Laura Rizzo (soprano), Eduardo Ayas (tenor) y Gustavo Feulien (barítono, en reemplazo de Luciano Garay). Director: Carlos Vieu. En el Auditorio de Belgrano.
Nuestra opinión: bueno

Seguramente porque la partitura goza más de fama que de prestigio, el Auditorio de Belgrano se vio colmado por gente entusiasta que estalló en aplausos y deliró largo rato tras el estruendo final de los popularizados Carmina Burana .

Estos cantos ( carmina , en latín, es el plural de carmen , que se traduce como ´canción, canto, poesía ) tomados por el compositor alemán Carl Orff, parten de aquel cancionero de trotamundos: trovadores, juglares, goliardos, escrito en latín monacal desde, por lo menos, el siglo XII hasta el XIV, cuya colección fue encontrada en el monasterio de Benedictbeuren, en Baviera, y publicada por Schmeller, precisamente con este título: Carmina Burana , que recoge temas del siglo XIII, si bien su origen es aún más remoto.

Orff, un «archirreaccionario» y cultor del vitalismo alemán (Juan Carlos Paz dixit ) por su estrecha vinculación con el nazismo, tomó algunos de estos cantos, lejos de todo hilo conductor, salvo el referido a la Fortuna. En realidad, la temática de estos seleccionados carmina gira, no ya alrededor de aquel escolástico medievalismo pagano, sarcástico e insolente -heredero del Decamerón , de Boccaccio- contra la religión y el clero, sino que respira por algunos poros su sacrílego y burdo paganismo. Se lo percibe a través de sus 24 números, que ora asumen referencias mitológicas y acceden al mundo bucólico; ora cantan al amor (el sensual, voluptuoso o sexual) o se precipitan en la desesperación; ora se entregan al báquico juego de los placeres y el erotismo. Un mosaico de versificaciones entre pedestres y cursis, a los que salva algún rapto poético.

Tales cantos recogidos en el laberinto medieval, e insertados en este curioso popurrí y confiados a los coros mixto y de niños, suenan decididamente elementales; rudimentarios, de tan sencillos en su epigramática homofonía. El propio Orff precisó que, en ésta, su traducción de tales cantos a lo sinfónico-coral, eludió la melodía y el contrapunto, para insistir en el ritmo, amén del aporte armónico. Si bien nadie sabrá lo que aquellos improvisados cantores dejaron correr en su peregrinar, otros rescates de canciones anónimas del Medioevo testimonian inspiración, riqueza melódica y vuelo.

Y es pertinente la aclaración del compositor: Carmina Burana vuelve una y otra vez a diseños de cuatro notas cantadas por el coro en unísono, que se repiten dos veces, y a las que siguen otras siete notas que, entre síncopas, dejan sin resolución las reiteradas frases. Todo sostenido por un ritmo binario que domina a rajatabla, atado a ostinati agotadores, a tensas vociferaciones del coro y a efectistas fragores orquestales.

En las antípodas de Bach, la partitura de Orff recurre obstinadamente al canto a dos voces y nos regala algunos remansos orquestales que son bienvenidos para el oído.

La orquesta, el coro estable y el de Niños del Teatro Colón cumplieron correctamente su rol. Entre los solistas descolló el estupendo barítono suplente, Gustavo Feulien, a los que se sumaron los aciertos del tenor Eduardo Ayas y la soprano Laura Rizzo.

René Vargas Vera

Lo que no se oyó

Aunque el programa anunciado para los conciertos del sábado y anteayer incluía Bachianas Brasileiras Nº 7 , de Heitor Villa-Lobos, los cuerpos artísticos del Colón sólo interpretaron Carmina Burana. Según explicaron en Festivales Musicales, tras la reprogramación de estas funciones la cantidad de ensayos disponibles no fue suficiente para preparar de manera apropiada las dos obras y se resolvió concentrarse en los cantos de Orff.

La Estable y los Coros del teatro interpretaron  Carmina Burana  en un concierto para Festivales Musicales

Del programa original, sólo se interpretó la partitura del compositor alemán Foto: Maxie Amena

Correctos cantos de Orff por el Colón – lanacion.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s