Diario La Prensa – Secciones

“IL MAESTRO DI CAPPELLA” Y “EL RETABLO DE MAESE PEDRO” SE OFRECIERON EN EL TEATRO SHA
Un programa doble lleno de interes

“Il maestro di cappella”, intermezzo giocoso. Música: Domenico Cimarosa. “El retablo de maese Pedro”. Texto y música: Manuel de Falla. Dirección musical: Bernardo Teruggi. Dirección escénica: José Darío Innella. Escenografía: Sergio Massa. Vestuario: Alejandra Espector. Cantantes: Oscar Grassi, Fermín Prieto, Fernando Grassi y otros. Opera de Cámara del Teatro Colón. En el teatro Sha (Sarmiento 2255), el jueves 24.

La ópera breve es un componente más del amplio repertorio operístico, que se caracteriza por la variedad tipológica. Hacia fines del siglo XVIII el compositor italiano Domenico Cimarosa, un auténtico portavoz del género “buffo”, realizó el intermezzo giocoso “Il maestro di cappella” en momentos que residía en San Petersburgo. Un solo personaje y voz de bajo o barítono, y actores aparecen en un ensayo de dirección orquestal. De allí el título de la obrita. Tras largo olvido hecho -afín a muchas producciones del músico napolitano- recibió una reelaboración e instrumentación hace sesenta años, donde volvió a la luz. EL INSPIRADO FALLA En otro plano, un inspirado Manuel de Falla que extrae su idea del capítulo 26 de la segunda parte de la “Vida del ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha…” de Cervantes y estrena doblemente en 1923 (en Sevilla en versión de concierto y en París escenificada) esa breve partitura de unos treinta minutos que constituye “El retablo de maese Pedro”, calificada -como lo hacía Falla- como ópera para marionetas en un acto. La orquesta camarística tiene allí preponderancia y casi se constituye en protagonista, en tanto el músico gaditano abreva en el recitado de romances populares con el personaje de Trujamán. La Opera de Cámara del Colón acometió este segundo programa de su temporada en el teatro de la Sociedad Hebraica Argentina con esta propuesta lírica doble, exhibiendo buenos recursos sobre todo del lado musical, con un atildado y muy efectivo ensamble instrumental dirigido por Bernardo Teruggi, director de la Camerata Académica del Argentino platense, sobresaliendo especialmente en la obra de Manuel de Falla. Puede decirse que esta breve partitura es de extrema pulcritud y nobleza. VOCES CON ACIERTOS La actuación de los cantantes en la sesión tuvo en el veterano Oscar Grassi un experimentado e histriónico protagonista del “intermezzo” de Cimarosa, y en la obrita de Falla, el barítono Fernando Grassi tradujo un Quijote de vocalidad segura y expresiva, destacándose en el breve arioso “Oh Dulcinea, señora de mi alma”, en tanto Fermín Prieto fue correcto como Maese Pedro y la niña María Candelaria Castro volcó todo su empeño y eficaz línea emisiva en los relatos de Trujamán. Ambas puestas tuvieron resoluciones efectivas por el mismo equipo escénico, con Jose Darío Innella en la “régie”, con apropiadas escenografías y vestuario de Sergio Massa y Alejandra Espector, por cierto con mayor posibilidad de expansión en “El retablo…”. El manejo lumínico de Betina Robles complementó la acción con eficacia, ante una concurrencia que cubrió la mitad de la sala y asistió al empeño de la Opera de Cámara del Colón en la difusión de estas obras poco transitadas.

Diario La Prensa – Secciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s