Todos los brillos de una obra clásica

Clarín.com | Jueves 24, Diciembre 2009
DANZA
Todos los brillos de una obra clásica
Crítica  Cascanueces El Ballet del Colón repuso la versión de Nureyev, con una notable interpretación de Silvina Perillo.
Por: Laura Falcoff
El Ballet del Colón cerró su temporada -una temporada de muy escasas funciones- con la reposición de Cascanueces, una obra que forma parte de la gran tradición del ballet ruso de fines del siglo XIX y que se ha transformado, por su argumento, en un clásico de Navidad: la velada de Nochebuena en casa de la familia Stahlbaum, cuya hija recibe de regalo un cascanueces. Estrenada en 1892 por Marius Petipa, con el aporte de su genial asistente Lev Ivanov, fue abundantemente revisada a lo largo del siglo XX por numerosos coreógrafos. Estas creaciones diversas, aún las más audaces, respetaron en general la partitura que Chaikovski compuso por encargo de Petipa.

Desde 1997 el Ballet del Colón cuenta en su repertorio con la versión de Rudolf Nureyev, quien la había estrenado apenas seis años antes. Eran otros tiempos, sin duda, para el Teatro Colón. Tanto en esa oportunidad como en otras sucesivas y hasta hoy, la responsable de remontar la coreografía de Cascanueces ha sido la francesa Aleth Francillon, elegida por Nureyev para esta tarea que Francillon realiza, con un conocimiento exquisito, en compañías del mundo. Desgraciadamente, se teme que no regrese a Buenos Aires por las difíciles situaciones a las que tuvo que enfrentarse en esta ocasión.
Una vez más la compañía oficial llevó adelante, con un profesionalismo a prueba de todo, la dura tarea de bailar Cascanueces en un escenario tan inadecuado como el del Luna Park. La obra requiere, para sus muchos cambios de decorados, de una complicada maquinaria escénica que aquí sólo poseía el Teatro Colón. Pero las dificultades lograron sortearse con la mayor felicidad posible gracias a las siguientes razones: el citado profesionalismo de la compañía; la inspiración que impulsó a Nurevey cuando encaró su revisión del Cascanueces; la calidad de los numerosos desempeños solistas, porque esta obra abunda en personajes secundarios de características muy definidas y en muchos de los cuales, además, hay un humor de primer nivel. Finalmente, la presencia de Silvina Perillo, en el papel de la niña Clara. Perillo es una bailarina fuera de lo común. Habría que señalar su técnica deslumbrante que domina con increíbles soltura y aplomo, pero también la composición de su personaje, una muy convincente Clara como la niña fresca y adorable que deviene en mujer. El joven Juan Pablo Ledo, promisorio bailarín, hizo de un modo estupendo al padrino Drosselmeier aunque en el rol del Príncipe fue quizás demasiado nervioso.«
Cascanueces
De Rudolf Nureyev, en la reposición de Aleth Francillon. interpretes
Ballet del Teatro Colón
lugar Luna Park
Excelente
INFORMACION:
La tercera y última función de Cascanueces (la segunda fue ayer) se llevará a cabo el próximo sábado a las 20 en el Luna Park.

SILVINA PERILLO EN UNA ESCENA DE PESADILLA. ELLA VOLVIÓ A PROTAGONIZAR NOTABLEMENTE LA OBRA POR CUARTA VEZ. 
Todos los brillos de una obra clásica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s