Clarín| Un concierto asordinado

Clarín.com | 11/07/10
Un concierto asordinado
Proyecto Generación Bicentenario. El Trío Luminar se presentó en un marco no del todo apropiado. Sobresalió una obra de Giuliani.
Por Federico Monjeau
La última de las tres fechas del programa del CETC con el Trío Luminar, el “Proyecto Generación Bicentenario”, no se realizó en los subsuelos del Teatro Colón, sino en la sala principal. Las intenciones pudieron haber sido las mejores, y el mismo Pedro Pablo García Caffi presentó con orgullo un concierto a sala llena destinado a mostrar la música de las nuevas generaciones, pero la idea no resultó del todo bien.
En primer lugar, por una cuestión acústica; tanto por la naturaleza del trío (flauta, viola y arpa), como por la del programa, integrado por obras Santiago Díez Fischer, Miguel Galperín, Matías Giuliani-Fernando Rubio y Roberto Azaretto, todas en estreno. Sound’s Friction, de Díez Fischer, por ejemplo, prácticamente no tiene resonancias; los tres instrumentos están tratados como instrumentos de percusión, secos, a contrapelo de la tradición impresionista que la Sonata de Claude Debussy imprimió históricamente a la combinación de flauta, viola y arpa.

Lo que en la sala del CETC, dadas la proximidad con la fuente del sonido, la resonancia de sus columnas, la reverberación de los graves, seguramente se oyó con claridad, aquí sonó de forma desdibujada. Pero las condiciones de audición no sólo tienen que ver con la sala, sino también con la concentración el público. El público del CETC sabe más o menos lo que va a escuchar, pero no fue éste el caso. No se quiere incurrir aquí en el género horriblemente pedante de la crítica “de público”, sino simplemente señalar una inadecuación, o un error de programación.
Las inaudibles fricciones de la obra chocaron con la dispersión generalizada de la sala, y no sólo en la pieza de Díez Fischer.
La falta de conexión entre escenario y sala se hizo todavía más patente en la tercera obra del programa, por otro lado la más interesante del concierto: Bios, escrita en colaboración por Fernando Rubio y Matías Giuliani. Comienza con una especie de preparación instrumental; sonidos fijos, replicados, octavas, casi como si se tratase de una sesión de afinación, tras lo cual la flautista Patricia Da Dalt deja su instrumento, se acerca al proscenio y empieza a contar la historia de su relación con la flauta; eso, sin duda, es parte de la obra, aunque una mujer del público no lo entendió así y se puso a gritar a voz en cuello: “Más fuerte”, como si la obra se pusiera entre paréntesis y Da Dalt hubiese decidido dar un comunicado que era imperioso comprender. Nadie le gritaría “más fuerte” a ningún cantante o a un instrumentista, por más inaudible que sea su emisión.
De todas formas, la estoica Da Dalt siguió imperturbable con su relato, para ser seguida por Marcela Magin y, por último, por la arpista Lucrecia Jancsa, cada una con su propia biografía musical, con su propia y coherente narración, en un expresiva superposición, verdaderamente conmovedora. Una vez más, en la intimidad del CETC eso debe de haber llegado todavía con más intensidad, aunque su poderoso efecto estético tampoco se perdió del todo en la sala grande del teatro.
Probablemente haya en esa performance de estas excepcionales instrumentistas algo del teatro impensado de Vivi Tellas; como sea, bienvenido sea el biodrama a la esfera del concierto.
Un concierto asordinado

12 comentarios en “Clarín| Un concierto asordinado

  1. lo venimos diciendo desde la reinauguracion del teatro, el escenario, la sala saulo benavente donde no es mas que una gran sala de grabacion, seca, la 9 de julio no sera la excepcion, en el escenario la reververancia es un desastre dicha por los musicos y coristas, menos mal que chensabela dejo constancia judicial de que toda la acustica esta perfecta que no se altero para nada, cuando llegue la resolucion tendra que reveer lo que dijo o hacerse cargo de lo que dijo, lo mismo sanchez quintana, que segun lo que escuche cada uno la acustica esta bien por asi decirlo, me cago en mis oidos ya que soy medio sordo , todos los que hicieron que el teatro se encuentre en las condiciones que esta tendrian que quedar pegados desde el primero al ultimo. sin excepcion alguna y sin miramientos, se hara justicia ……………

    Responder
  2. I las mediciones para cuando ?????!!!!! Tendremos que esperar que la justicia los obligue a hacerlo ??
    Ayer toqué haciendo un interno en Don Giovanni , no se escuchó nada desde la sala , algo que nunca había pasado antes del Master Plan . Y desde la mitad del escenario para atrás , donde estaban situadas las tres oquestinas(una en el centro y dos a los costados ) , era muy poco el sonido que llegaba al público y entre nosotros no nos escuchábamos nada !, algo que perjudica el trabajo artísticos de los que están en el escenario.
    Sin embargo se atreven a decir que la acústica está intacta….
    Patricia
    OETC

    Responder
  3. Porque nadie dice CLARAMENTE que la acustica no es la misma???Ahora resulta que va a ser culpa de esas excelentes ejecutantes???O del programa elegido??MACANAS…Ayer el clave ,desde donde yo estaba NO SE OIA….ESO NUNCA PASABA.

    Responder
  4. Asistí a este evento y ya que no veía nada desde donde estaba sentado (literalmente nada sin exagerar) hice mucho esfuerzo para escuchar, pero no lo logré tampoco. Leí muchas críticas hacia el público, pero creo que fue una falta de respeto mutua tanto de la organización como de quienes asistieron.

    Responder
      • un chascarrillo de nuestro mundo del reves… el Trío Luminar, ilumina o no ilumina? se escucha o no se escucha?

        ay ay ay la acústica está intacta no se enteraron? salio en todos los diarios pero Yo Yo Ma no dijo nada

        Responder
        • bien, felicito las respuestas que tuve al fin salen del closet y empiezan a responder. Esbirros de la mentira y la difamacion. NO SE ESCUCHO UN CARAJO SE DAN CUENTA EN TERCERA FILA NO SE ESCUCHO UN CARAJO. A VER SI EMPIEZAN A DARSE CUENTA.

          Responder
  5. Los que trabajamos desde hace mas de 25 años como yo en este magnífico teatro(por lo menos antes del monstruo plan), dijimos que una obra tan agresiva para el edificio no podía dejar de provocar “daños colaterales”, y es que en este caso no dejaron ladrillo sin tocar, las consecuencias irán apareciendo según las exigencias, como músico me dí cuenta desde el primer día, y dije ojalá me equivoque, pero no es así. Solo noté que para las primeras funciones aparecía en la sala y en todo el Teatro también , un polvo provocado seguramente de la construcción(silicio?, cemento?), tremendo,que hace que estén limpiando las 24hs con trapos mojados , y esto afectó a la impedancia(resistencia o dureza en el aire), que hacía que el sonido corra mas lento, y se diluya con la distancia mas rápido(creo yo por lógica), de todos modos si tomaron las pruebas acústicas en estas condiciones seguramente te van a dar cualquier cosa. bueno , pero en honor a la verdad a medida que se despejaba iba mejorando un poco, solo que cada tanto vuelven los martillos neumáticos y todo así, lindo Buenos Aires. De todos modos la acústica ya no es la misma.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s