El corazón de Italia, en el país – lanacion.com

La Nación | Jueves 2 de setiembre de 2010 | Publicado en edición impresa 
Opinión
El corazón de Italia, en el país
Por Pola Suárez Urtubey
Durante tres jornadas -domingo, lunes y martes últimos- la cultura de Buenos Aires ha tenido días de gloria. Cuando aún no terminábamos de salir del efecto reapertura del Colón, que a muchos ciudadanos nos hizo respirar un clima olvidado de euforia, más una pizca de orgullo, nos llega este regalo excepcional de la Scala, con el que Italia, un país con el que los argentinos estamos ligados hondamente desde lo humano y lo cultural, ha querido honrarnos. Porque movilizar a más de 250 artistas, salidos de ese santuario de la ópera que es la Scala de Milán, es sin duda el más extraordinario regalo de cumpleaños que se nos ha hecho. Diría yo que el más refinado, el más espiritual y seguramente inolvidable.

Supongo que para llegar a esta realidad que vivimos durante tres días, el gobierno italiano, a través de su embajada en el país, ha realizado un esfuerzo difícil de valorar. Las autoridades de la ciudad de Buenos Aires han trabajado junto con el gobierno de aquel país, con la Comuna de Milán y con la propia Scala, mientras la embajada presidida por Guido La Tella realizaba el excepcional esfuerzo de lograr que cinco grandes empresas (Techint, Ghella, Pirelli, Fiat y Aeropuertos Argentina 2000) creyeran también en Italia y en la Argentina.

* * *

Y es natural que el elegido para este enorme abrazo a través del anchuroso Atlántico haya sido Giuseppe Verdi. Su Aida estaba llamada a grandes destinos. Porque no sólo llenó de esplendor la historia del Canal de Suez, inaugurado en 1869, proyecto que movilizaba enormes intereses comerciales que comprometían a Egipto y a la comunidad internacional, sino que la cruel historia de Aida, Amneris, Radamés y Amonasro, conocida dos años después, en 1871, en el teatro de El Cairo, marcó una fecha en toda la historia del género lírico. Ligada profundamente a la Scala de Milán, donde se realizó poco después su estreno europeo, también ha quedado para siempre en la del Teatro Colón, al ser convocada para la apertura en 1908.
En cuanto al regalo de los cuerpos artísticos de la Scala con su versión del quiem, también de Verdi, excedió por lejos nuestras expectativas. Lo que el lunes nos entregaron el coro, la orquesta y los solistas convocados es de lo que sin duda quedará para siempre en nuestra memoria. De ello dan cuenta los críticos de este diario.
Al preguntarse el embajador La Tella cómo hacer para maravillar a este país en nuestro aniversario, encontró que la Scala era la respuesta natural. Y vaya si tuvo razón. Gracias en nombre de todos.
El corazón de Italia, en el país – lanacion.com

2 comentarios en “El corazón de Italia, en el país – lanacion.com

  1. Yo entiendo que la señora Pola Suárez Urtubey no se sienta todavía repuesta de la euforia y el orgullo que le produjo la reapertura del Teatro Colón, a pesar de que esa noche se organizó una fiesta mediática en la que participaron muchas figuras que poco y nada tienen que ver con la música y la cultura locales.
    Pero está bien. Se emocionó y está bien.
    Y claro que es cierto que nos unen con Italia lazos humanos y culturales que explican la devoción y el placer con que se escuchó a la orquesta del Teatro alla Scala de Milan dirigida por ese auténtico orgullo nacional que es nuestro genial compatriota Daniel Barenboim.
    Sin embargo creo que, referirse al extraordinario ciclo musical que acaba de finalizar como “el más extraordinario regalo de cumpleaños que se nos ha hecho” la señora Suárez Urtubey incurre en una hipérbole que deja elegantemente de lado los millones de euros que costó el traslado y la representación de los artistas con los que contribuyeron las empresas que actuaron como sponsors y los ciudadanos de la ciudad de Buenos Aires con sus impuestos.
    Y cabe recordar en este punto lo que dijera el crítico Diego Fischerman en su artículo del 31-8-10:
    “La visita de la Scala no redundó en clínicas o clases magistrales a los músicos y coreutas locales y ni siquiera hubo asientos reservados para que los integrantes del coro y orquesta estables del teatro asistieran a tan imprescindible lección. Tampoco se buscó el intercambio o el enriquecimiento mutuo que podría haber surgido de un trabajo conjunto o, aunque más no fuera, de que Barenboim y algunos de los solistas de la orquesta de La Scala trabajaran durante una semana con la orquesta local y brindara un concierto final al frente de Coro y Orquesta del Colón”.
    Y aunque muchos nos hayamos regocijado por la presencia de los artistas que nos visitaron, no estaría demás darle una mayor precisión a los términos utilizados.
    En lo personal, he disfrutado de un regalo espiritual.
    Pero como regalo de cumpleaños lo encuentro un poco caro.

    Responder
  2. Susana…muy buen comentario…Ademas la Sra.Pola…no vino a la conferencia de prensa…No se interesa por la verdad??Quiero creer que no se entero.

    Responder

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s