Revista Ñ "Este año me desgañité"

Revista Ñ | Escenarios | 08/11/10
"Este año me desgañité"
Un año movido para el autor y director: estrenó una ópera en el CETC y acaba de montar su pieza "Todo". Además, actúa en cine y juega al fútbol.
Por LENI GONZÁLEZ
Razones por las que un actor, dramaturgo y director pueda sentirse cansado:
1) ¿Cumplir cuarenta años? No, si se tiene en cuenta la longeva madurez creativa.
2) ¿Escribir, estrenar, ir de gira? Por supuesto, el dramaturgo también es un ser humano.
3) ¿Jugar al fútbol contra los alemanes? Y sí, especialmente cuando jamás se lo había hecho antes.

“Me inmolé como team manager del Combinado Argentino de Dramaturgos, un equipo de fútbol de escritores organizado para enfrentarnos al equipo nacional de autores de Alemania durante la reciente Feria del Libro, en Frankfurt”, dice Rafael Spregelburd, a quien acompañaron, entre otros, los teatristas Bernardo Cappa, Federico León, Joaquín Bonet y Santiago Gobernori en la gesta patriótica del 1 a 0, con gol del poeta y editor Lucas “Funes” Oliveira.

“Soy muy feliz –reconoce el campeón clase 1970– de poder concretar, con terquedad y descontrol, los proyectos que constituyen mi vida. Pero me doy cuenta de que no puedo seguir así mucho tiempo más. El cuerpo pide descanso y este año me desgañité.” Es que el teatro y el cine, igual que el fútbol, son así y Spregelburd no para: “Monté Todo (en cartel hasta fines de noviembre en el Beckett, con un elenco, el de su compañía El Patrón Vázquez, que lo incluye) en Karlsruhe, Alemania; una versión de Bizarra , en Berlín; filmé con Daniel Rosenfeld; se estrenó El hombre de al lado , de Cohn y Duprat; se está por estrenar Agua y sal , de Alejo Taube, en el Festival de Cine de Mar del Plata; filmé Las mujeres llegan tarde , con Marcela Balza; estrené Buenos Aires y Todo , en castellano, y la estoy ensayando con actores catalanes para el Festival de Girona; reestrenamos Acassuso ; estrené Apátrida (con el suizo Raphael Urweider y música de Federico Zypce) y Envidia y me fui varias veces de gira”.

Varios partidos se necesitarían para relatar en detalle esta lista por lo que aplicamos el telebin en ciertos tramos como, por ejemplo, el haber llevado Buenos Aires a Roma, después de las funciones en el teatro De la Comedia: “Fue un trabajo comisionado por un teatro de Cardiff (Gales) hace algunos años y la mostramos en muchas ciudades antes de estrenarla acá. Así que en el teatro Quirino, de Roma, fue la primera vez que volvimos a hacerla para un público extranjero después de probar la eficacia de sus connotaciones más nacionales con el público local. La obra es dolorosa, acá o en Roma, y nos honra bastante haber podido trasladar un sentimiento incómodo y no siempre muy festejable de un contexto cultural a otro. La recepción, a diferencia de otros sitios, fue de una complicidad pocas veces esperable”.

¿No es casual que en “Buenos Aires” y en “Todo”, la identidad aparezca como central? No, porque ambas surgen de pedidos concretos de teatros de afuera. En Buenos Aires , la pregunta fundamental que me formulé fue: ¿Por qué nos resulta tan difícil explicarle a otros cómo somos? En Todo dejé de lado la cuestión local, ya que el pedido expreso del teatro que la comisionó (la Schaubühne, de Berlín) tenía que ver con una abstracción más general: ¿Qué es un pueblo? ¿De qué experiencias colectivas está hecho? Pero la obra no responde nada. Es teatro. Y el teatro no es aseverativo. Aunque nos metemos con temas morales, toda esta supuesta crítica es más o menos irrelevante. Donde ponemos más el foco es en el misterio obsceno, inexplicable de las imágenes que surgen de estos cuestionamientos.

¿Hay una relación cruzada entre la voz en off de “Todo” con la película “Historias extraordinarias”, de Mariano Llinás, donde trabajaste? Historias extraordinarias es una de las películas más formidables que haya visto y me encantaría pensar que tenemos algo en común. El uso de la voz en off , del relator “sospechoso”, es diferente en nuestra pieza pero es muy probable que jamás se nos hubiera ocurrido explorarlo de no haber sido por la generosidad con la que Llinás lo desmenuza en su filme monumental. A su vez, Llinás manifiesta que fue la impresión que le provocó mi obra La estupidez que lo envalentonó a encarar una narración múltiple, enorme, simultánea, compleja.

¿Cómo fue la experiencia de la ópera “Envidia”, basada en tus textos “Satánica” y “La extravagancia”, en el Centro de Experimentación del Teatro Colón? Yo no soy un amante de la ópera. No me gusta y me cuesta aceptar sus convenciones, si bien el marco del CETC nos permitió sustraernos bastante. El trabajo insumió unas energías insospechadas, como la reescritura absoluta de los textos y ponernos de acuerdo con la compositora (la suiza Helena Winkelman), todo por seis funciones, algo un poco irrisorio. Pero son los modales de la ópera.

TEXTUAL. "El teatro no es aseverativo", sostiene Spregelburd en su poética.  
TEXTUAL. "El teatro no es aseverativo", sostiene Spregelburd en su poética.
"Este año me desgañité"

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s