Festival de lujo – Radio Musical Nacional (Cuba)

Festival de lujo
Por M Sc. Ismael S. Albelo* albelo267@cubarte.cult.cu
No
podía ser de otro modo tratándose de festejar a Alicia Alonso por su cumpleaños 90: el recién concluido 22. Festival Internacional de Ballet de La Habana, que transcurrió entre el 28 de octubre y el 7 de noviembre, resultó una fiesta de lo mejor de la danza mundial.
Muchos más artistas y compañías hubieran querido estar en La Habana durante estos días, pues nuestra prima ballerina assolutatrasciende su imagen nacional para hacerse patrimonio universal. En este año de agasajos, varios han sido los países y agrupaciones danzarias que le han rendido tributo de admiración y respeto, pero ninguno mejor que el que se le tributa en su propia tierra, esa a la que ha sabido colocar en el centro de la cultura mundial. Y qué mejor que darle gracias por su vida y su obra con un festival de danza a la altura de su figura y trascendencia, pues esta edición número 22 ha sido en verdad brillante.

Viengsay Valdés en Giselle
Viengsay Valdés en Giselle

Algunas de las mejores compañías de ballet del mundo y muchas de las más rutilantes estrellas del firmamento dancístico estuvieron actuando en el Gran Teatro de La Habana, el Teatro Mella y el Teatro Karl Marx, y de muy diversas maneras expresaron sus estéticas y modos de interpretar el lenguaje universal de la danza. Figuras, personalidades, periodistas, todas las esferas del acervo danzario estuvieron en estas largas y amables jornadas de festival.

En tanto, compañías, habría que señalar en primer término tres de ellas: el American Ballet Theater (ABT), el New York City Ballet (NYCB), y el Ballet Nacional del SODRE de Uruguay. El primero, agrupación histórica de los Estados Unidos, significó un regalo especial para Alicia y para el pueblo cubano, pues ella brilló por veinte años como su estrella desde los tiempos fundacionales y ayudó sobremanera a fomentar el gusto por el ballet entre ese país, por lo cual ella misma es historia de los setenta años del ABT.

Por otra parte, en este momento de tensiones, cambios políticos e históricos, su presencia –como la del New York City Ballet– en nuestra escena mostró la verdadera opinión del arte y la cultura en cuanto a diferendos, bloqueos y guerras verbales: que la danza es una vía de comunicación entre los pueblos, de ahí el significado que para la unión y la paz mundial tuvo esta visita, luego de medio siglo de ausencia.

Fancy Free, American Ballet Theater
Fancy Free, American
Ballet Theatre

El repertorio escogido para sus presentaciones en el Teatro Karl Marx iniciaba con una obra que George Balanchine creó en 1947 para la propia Alicia en el entonces Ballet Theater of New York, Tema y variaciones, hoy todo un clásico del ballet del siglo XX; se estrenaba en la Isla Siete sonatas de Alexei Ratmansky, coreógrafo muy reconocido por estos tiempos y del cual no habíamos visto ninguna pieza; y para finalizar, una obra muy norteamericana, Fancy Free de Jerome Robbins, en la cual Leonard Bernstein incluyó un danzón que en ambas funciones interpretó de manera brillante el también cubano José Manuel Carreño.

El programa estuvo condimentado con dos pas de deux tradicionales, El corsarioy Diana y Acteón, bailados por la argentina Paloma Herrera y el cubano Carreño, y la cubana Xiomara Reyes –ausente del país por casi veinte años– y el argentino Herman Cornejo, quienes regalaron al público esas pinceladas de virtuosismo que tanto nos hacen expandir los deseos de gritar y batir palmas ante la excelencia. Ninguno defraudó, la maestría estaba ahí más allá de gustos o edades, era lo mejor de la danza académica para todo el pueblo, no sólo cubano sino latinoamericano.

Si bien el programa resultó extenso –sobre todo la pieza de Ratmansky–, no cabe dudas de que el ABT fue, además de una bendición artística, una aparición histórica para la danza del continente, algo que también se disfrutó por la transmisión televisiva por un canal de alcance nacional.

No puede dejar de mencionarse –fuera de sus presentaciones como compañía– a Paloma Herrera y David Hallberg en Chaikovski pas de deux, donde ella destacó su poderío técnico y él enseñó unos pies de privilegio y un dominio del paso y del tempo, una verdadera joya; y Sinatra Suite, con Carreño y Sarah Lane en esa mezcla de jazz y actualidad de la coreógrafa Twyla Tharp, otra novedad en el evento.

El New York City Ballet nunca nos había visitado y en esta ocasión únicamente venía con siete principal dancers y una solista, dos ballet en un acto y una selección de dúos de su variado catálogo. Fundada en 1948 por el maestro ruso-norteamericano George Balanchine y por el empresario Lincoln Kirstein, el NYCB es, en cuanto a lo estético, la muestra más aproximada a una escuela norteamericana de ballet, y no cabe dudas de que el legado balanchineano nadie lo guarda mejor que ellos. Con estos ocho bailarines podríamos acercarnos al más puro estilo Balanchine, que tanto gusta al público cubano.

Con una discreta promoción, si música en vivo –salvo en una obra–, ni derroche de luces o escenografía, con la desventaja de la lesión de uno de sus bailarines –el esperado español Joaquín de Luz– que impidió la presentación de los dúos Tarantella de Balanchine y Other Dances de Robbins, los del City Ballet supieron poner de pie al Teatro Mella en sus dos únicas presentaciones. El ataque inmediato, la comunicación directa, la sinceridad del movimiento, las líneas que se alargan hasta el infinito, la musicalidad poco frecuente en muchos bailarines hoy día, y un repertorio estilísticamente parejo, con el antológico Who Cares?de Balanchine en versión de concierto, el lírico In the Night de Jerome Robbins, el dúo Liturgy de Christopher Wheeldom –otro de los coreógrafos no visto antes en Cuba– y los extractos de Chaconney Stars & Stripes, de Balanchine en su estreno cubano, hicieron hervir las butacas del teatro de Línea y A.

Julio Bocca es casi cubano. Desde su primer Lago de los cisnes hasta su última presentación como el príncipe Sigfrido, su Albrecht en Giselle, suBasilio en Don Quijote, sus pas de deux y sus actuaciones con el Julio Bocca Ballet Argentino, la carrera de este bailarín ha sido seguida por el pueblo de la Mayor de las Antillas desde sus orígenes hasta su despedida de las tablas.

Clásicos, contemporáneos, vanguardias, todo le vimos a Julio como bailarín. Ahora nos visitaba como Director del Ballet Nacional del SODRE de Uruguay, cargo que asumió en julio de este año y cuyos resultados se pudieron apreciar con ese clásico de la coreografía latinoamericana que es Nuestros valses del venezolano Vicente Nebrada. En sólo cuatro meses, Bocca ha puesto en forma a una compañía muy joven y con enormes deseos de hacer y estar a la altura de su Director, lo que se advirtió en las dos funciones que ofrecieron en este Festival, también concluidas con cerradas ovaciones.

Cinco valses de Brahms a la manera de Isadora Duncan» con Tamara Rojo del Royal Ballet of London
Cinco valses de Brahms a la manera de Isadora Duncan, con Tamara Rojo

Una verdadera cascada de figuras internacionales acudieron a este Festival: del Royal Ballet de Londres, Tamara Rojo deslumbró con dos patéticas interpretaciones, Farewell de Mac Millan junto a Nemiah Kish, y Cinco valses de Brahms a la manera de Isadora Duncan de Ashton, en los cuales volcó drama y sensibilidad, sobre todo en este última, donde recreó la exhuberancia cinética de la Duncan que revolucionó la danza en el siglo XX. Descalza, con una ligera túnica y esparciendo pétalos de flores, la Rojo se reafirmó como actriz de la danza.

También de esa compañía británica, Roberta Márquez y Steven Mac Rae trajeron una de las piezas más inglesas de su repertorio, el pas de deux de La bella durmiente, todo estilo y musicalidad. Mac Rae, quien nos dio una lección de tap con su Something Different, mostró un sentido del virtuosismo sin trucos ni estridencias y Márquez derrochó belleza, gracia y majestuosidad.

Por su parte, el English National Ballet envió a Erina Takahashi quien mostró en el solo Non, rien de rien la emoción del texto cantado por Edith Piaf con una mezcla de academia y modernidad; del Stuttgart Ballet vinieron Sue Ping Kang y Jason Reilly con el jocoso Grand pas de deux; el Ballet Nacional de Canadá puso en Heather Orden y Guillaume Côté a sus representantes, quienes derrocharon calidad en el muy conocido Chaikovski pas de deux; mientras de la Opera de Dresde vinieron Yumiko Takeshima y Raphael Coumes-Marquet.

Del Ballet Estable del Teatro Colón de Buenos Aires la ex primera bailarina Lidia Segni trajo a Nadia Muzika y Federico Fernández, quienes no podían dejar de interpretar un tango a la manera de la Segni en el dúo Encuentro, al igual que la pureza clásica en el pas de deux El mercader y la esclava de El corsario; y a los integrantes de la Compañía Nacional de Danza de España, Luciana Croatto y Francisco Lorenzo les bastó interpretar Nostalgia, de este último, para ganarse al público.

Y por la Opera Alemana de Berlín, su actual director y reconocida figura del ballet mundial, el ruso Vladimir Malakov, nos regaló La muerte del cisne en versión de Mauro de Candia, obra que dejó en éxtasis a la audiencia, mostrando que nada ha perdido de su encanto ni de su esplendor.

En el aspecto coreográfico, este 22. Festival nos dio la oportunidad de encontrarnos con algunos de los más importantes creadores del momento, como el ruso Alexei Ratmansky, los ingleses Russell Maliphand y Christopher Weeldhom, la norteamericana Twyla Tharp, así como el suizo Luc Bouy, el canadiense Peter Quantz y los españoles Ramón Oller y Víctor Ullate. 

Bouy estrenó con el Ballet Nacional de Cuba El perfume, un dúo lleno de emoción y no pocas dificultades técnicas que estrenaron Viengsay Valdés y Elier Bourzac con una cálida interpretación; mientras, Oller volvía a la carga con nuestra compañía con Habanera suite, inteligente ballet que agrupa, a partir de ese género musical de ida y vuelta, bailarines del ayer como María Elena Llorente, del ahora como Anette Delgado y Alejandro Virreyes, y del futuro como Léster Falcón, en un continuo movimiento fluido, como las olas que llevaron y trajeron esas eternas habaneras, alejadas de esteriotipos y pintoresquismos tropicales; y Ullate entregó a la compañía tres momentos de su monumental Samsara, ese viaje por el Oriente que tanto influjo tuvo en las culturas occidentalesy que aún inunda de sonidos y movimientos la vida occidental, donde Bárbara García evidenció clase y versatilidad al asumir la extrema contemporaneidad en su solo, luego de habernos entregado durante el evento excelentes actuaciones en los pas de deux Intermitenciasdel corazón y Cascanueces y en el estreno para el Ballet Nacional de Cuba del pas de trois La muñeca encantada, interpretaciones quizás breves pero suficientes y diversas.

De España también nos visitaron Antonio Ríos “El Pipa” y la pareja de Lola Greco y Francisco Velasco. “El Pipa” es un excelente bailaor, pletórico de pasión, que deja corazón y alma en sus ejecuciones, y en esta ocasión se atrevió a experimentar con la coreografía ballética en El amor brujo, la conocida partitura de Manuel de Falla, desafío que salvó con dignidad a pesar de poseer pocas armas para asumir el vocabulario académico. La no menos famosa historia de gitanos, exorcismos y fantasmas se convirtió en un derroche plástico –en el cual tuvo mucho que ver los diseños de vestuario de Ricardo Reymena– y otra oportunidad para encontrarnos con una Viengsay Valdés pasional y descubrir el  histrionismo de Jessie Domínguez, Alfredo Ibáñez y Omar Morales, sin contar al propio “El Pipa” como El santero, quien ofreció un verdadero recital flamenco previo a la igualmente famosa Danza ritual del fuego.

La muy conocida bailaora Lola Greco llegó con su elegancia y su garbo para brindar una actuación sobria y profunda junto a su pareja en la pieza Último encuentro.

El canadiense Peter Quantz quiso regalar a Alicia Alonso su versión del olvidado ballet Le papillon, pero esta vez fue hacia la vida real de los protagonistas del estreno de 1860 en la Opera de París, María Taglioni y su alumna Emma Livry, para justificar una reconstrucción del hecho artístico a partir del sentimiento nostálgico y hasta cierto punto frustrante de la maestra que ha perdido juventud y gloria escénica, pero que se multiplica en su pupila. Mucho más lograda en la parte danzaria que dramática, Le papillon volvió a traer a la Valdés como Mlle. Livry y a una introspectiva e inteligente Carolina García como Mme. Taglioni, alejada de su Sílfide y su Pas de Quatre, descubriéndola como valiosa actriz.

Otra novedad fue el solo Two, interpretado en la noche de clausura por Carlos Acosta, expresando con una gran economía de movimientos por qué Russell Maliphand es uno de los nombres claves de la coreografía internacional.

Agnes de Mille es un nombre que hemos escuchado durante años por la relación con Alicia y Fernando Alonso en la década de 1940 en el Ballet Theater of New York. Sin embargo, las nuevas generaciones no conocían su obra coreográfica, deuda saldada en el Festival con dos estrenos para el Ballet Nacional: Tres vírgenes y el diablo y Una rosa para miss Emily. Aunque la técnica y la calidad del movimiento han cambiado, ambas obras –muy bien defendidas por sus intérpretes– sirvieron de puente en  la coreografía norteamericana, en el debate entre el vocabulario académico y la incipiente danza moderna, con la pantomima como catalizador escénico que respondía de igual modo al hechizo diabólico y a la nostalgia de la poetiza solterona.

Curiosamente, la séptima edición del Concurso Iberoamericano de Coreografía Alicia Alonso 2010 entregó dos primeros premios: a la cubana Maysabel Pintado y a los españoles Elías Aguirre y Álvaro Esteban por sus respectivas piezas Espectral y Entomo. Fue rara esta premiación ex-aequo dadas las enormes diferencias entre ellas y las posibilidades de discernir por calidades y fuentes inspiradoras, pero ambas bien podían haberse alzado con el galardón de modo independiente, una dificultad que el jurado consideró más como ventaja.

Las obras de creación nacional siguen aferradas a lo clásico, al vocabulario cerrado y a temáticas poco actuales. Tal vez fue La muerte de Narciso de Alicia Alonso lo más atractivo, sobre todo por su integración al complejo diseño de Ricardo Reymena y a la fresca actuación del joven bailarín Yanier Gómez.

Encuentro, con Nadia Muzyca y Juan Pablo
Encuentro, con Nadia Muzyca
y Juan Pablo

Una amplia muestra de los clásicos de la compañía cubana pasó por el Gran Teatro y el Teatro Karl Marx la cual permitió, en especial para los invitados, constatar a la Alicia Alonso coreógrafa-repositora y las potencialidades de los bailarines, que un día eran cisnes, otro willis, otro personajes de cuentos de hadas, otro actores shakesperianos. Prueba de esta versatilidad fue la interpretación de Canto vital, en la que inesperadas lesiones hicieron cambiar rápidamente los elencos de este muy técnico cuarteto masculino de Azari Plisetsky, que finalmente fue asumido con eficacia por muchachos recién incorporados a la compañía.

Fue uno de los festivales más espléndidos de los últimos tiempos, no sólo por la calidad interpretativa y la diversidad estilística, sino además por la organización y los esfuerzos bien consumados para que cada gala, cada función, cada conferencia de prensa, cada ciclo de videos, cada presentación de libros estuviera en el aquí y el ahora necesarios. Los avatares lógicos, sobre todo en tiempos tan difíciles como los que estamos viviendo, apenas fueron percibidos por invitados ni residentes.

Las máximas autoridades políticas y culturales de la Isla refrendaron con sus presencias el apoyo que el país brinda al desarrollo del ballet, como a toda la cultura.

Pero, por sobre todo, por la presencia siempre inspiradora de Alicia Alonso quien, aún con algunos problemas de salud, estuvo presente en todas las funciones, en todas las recepciones, en todos los encuentros, como Presidenta del evento, como Directora del Ballet Nacional de Cuba, como prima ballerina assolutaen la historia de los tiempos y como cubana eterna, para quien la edad es exclusivamente un accidente métrico cuando se pacta con el genio y la inmortalidad.

* El autor es profesor, crítico de danza y colaborador de los programas especializados de CMBF Radio Musical Nacional.
Fotos http://www.juventudrebelde.cu
http://www.cubadebate.cu

Festival de lujo –

3 comentarios en “Festival de lujo – Radio Musical Nacional (Cuba)

  1. Sólo….!que pena ALVELO ,el ¿crítico? o ¿comentarista? autor de esta ¿crítica? o ¿reseña?…es tan ambiguo y desde luego !poco creíble!…aunque se puede leer entre líneas, por ejemplo que no le gustó para nada Ratmansky….impreciso en el tiempo efectivo que duró la Alonso en el ABT, y todo por intentar “edulcorar” su escrito dentro de la “estructura,contextualización,corrección de estilo, sintaxis”( y lo que supongo “LE PERMITEN sin CENSURA EXPRESAR), que se exigen a”TODOS” y con “TÍTULO” a cualquiera,( no necesariamente creativo ser), nacido para “escribir” o Contar” o””””INVENTAR REALIDADES”””( hablo de personajes “inventados” por su “cerebro creador”), habría que decir…no edulcorar usar por favor la espontaneidad de !!AZUCAR!!! A LO CELIA CRUZ!!!!! hubiese sido REAL,¿quizás? real!!!! creíble….gRACIAS POR LA INFORMACIÓN ” ENTRE LÍNEAS “”” RESUMIDO EN, ” EL CUARTITO ESTÁ IGUALITO”
    pOBRE !ALVELO!…PUEDO IMAGINAR lo dificil de escribir sin posibilidad de crear polémica.
    Terrible y desagradable al bailarín!!!!!! FEDERICO FERNANDEZ!!!!!!!, que “NO” secundó a la Sra. EX-primera bailarina( hace poco se ha publicado en el Face,y se HIZO EVIDENTE su concepto del CISNE NEGRO,revelador documento de que siempre han existido “TONGOS” alrededor de éste siniestro personaje ) y agrego , por ACCION DIRECTA DE TODOS NUESTROS RECLAMOS:..diría mI reclamo, en CARTA RESPUESTA a LOIPA ARAÚJO,de que los dejaran bailar, sí…que figurara si queria figurar pero NO COMO DIRECTORA DEL COLON LA SRA. Segni ni BAILARINES del BALLET ESTABle dEL TEATRO COLÓN..!EN PLENA LUCHA ACTUAL POR SUS DERECHOS Y PORQUE EL TEATRO SIGA SIENDO DE LOS ARGENTINOS).Sr.ALVELO,…y agregar, USTED””””que no podían dejar de interpretar un “tango” a la manera de la Segni en el dúo ENCUENTRO….permítame una CARCAJADA!!!! ” El VERDADERO TANGO A LA MANERA De la segni, es todo lo que ha realizado junto a su PARTENAIRE el excelso ¿ERRUDITO? en DANZA TEATRAL ACADEMICA y fenomenal defensor de los derechos del BALLet internacional, Y SOBRE TODO EL SER MÁS educado Y de mejor trato A LAS DAMAS DE LA DANZA!!!!El sr.CAFFI, AMIGO ALVELO!!!! QUE BONITO LO QUE cuenta.. que pena amigo ALVELO… deje eso al SR. Príncipe consorte de la Inconmensurable… “Alicia”….echemos la culpa a su desinformación….y a la CORTINA de BAGAZO de CAÑA…..si es que aún existe la caña de azúcar ahí!!!
    Envíe Ud una nota Excusándose por incluir al Joven Talento y SOLIDARIO Miembro del Ballet establE del COLÓN…SR. FEDERICO FERNANDEZ, QUE no aceptó viajar a cuba , EN DETRIMENTO DE UNA MAGNIFICA”BOCHORNOSA” OCASION DE “promocionar su carrera” ¿¿¿ ????, aún no ascendido a PRIMER BAILARÍN,quizás, por todo lo ENRARECIDo EN ÉSTE genial otrora TEATRO COLÓN,,,,gENIAL REPITO…NO POR EL “contenedor” SINO POR “el contenido” …LA EX-VISUALIZADA ESPIRITUAL CREADORA “obra HUMANA ” que contenïa; CONTIENE Y ELLOS “los argentinos” INTENTAN MANTENER “contenida” EN ESE edificio colosal LLAMADO ” TEATRO COLÓN” QUIZÁ … A PUNTO DE …CONTENER… INNUMEROS “CHINCHALES” DE CONFITERÍAS, VENTA SE SOUVENIR, y todo lo que tienen en mente , supongo, la segni y el CAFFI… y por lo que se mantienen Bailando “el TANGO más “FEO” de la historia actual argentina …Creado sí, por esa seudo-coreógrafa …copia todo… (“CREATIVIDAD NULA” para lo excelso!!!!) DOCUMÉNTESE AMIGO ALVELO, MIS RESPETOS…UN CORDIAL SALUDO….
    Sra. DOÑA KAREMIA MORENO
    eX-bAILARINA DEL bALLET DE cUBA
    eX-mAÎTRE DE bALLET DEL bALLET DE cUBA
    eX-METODÓLOGA DE LA eSCUELA cUBANA DE bALLET???….
    ARTISTA BALETA (URSS)
    LIC.EN ARTE DANZARIO (Cuba 1ERA PROMOCIÓN).

    Responder
    • Gracias Karemia por su carta! y me alegra que sepa realmente quien soy!!! muchos malos entendidos cosas en las que no concuerdo pero ya pasaron y peleas que fueron sin sentido, usted y yo tenemos temperamento muy fuertes quizas eso nos choco !!!
      espero este bien!

      Responder
  2. HERMOSO párrafo FINAL “””AMIGO ALVELO””” vuelo creativo!!! insisto ella ADMIRABLE en su “HABITAT”…el ESCENARIO….su “HABITAT” el salón de ensayos!!!! “SOLA” como lo está ahora en su inmensa certidumbre de su “SOLEDAD” “GRANDIOSA”.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s