Teatro Colón, un campo de batalla – lanacion.com

La Nación | Domingo 16 de enero de 2011 | Publicado en edición impresa 
Editoria II
Teatro Colón, un campo de batalla
Siguen los desencuentros entre los gremios y la dirección artística de nuestro primer coliseo, en tanto peligra la temporada 2011
Continuan los problemas en el Teatro Colón, tanto que todavía no se sabe si se realizará la temporada 2011. La gravedad del conflicto entre la dirección, a cargo de Pedro Pablo García Caffi, y los representantes de los distintos gremios no ha cedido. Mucho menos después de que, desde diciembre pasado, se suspendiera a 25 trabajadores.
Desde estas columnas, en el editorial "Teatro Colón: el conflicto sin fin", recordábamos los numerosos desencuentros que desembocaron en el levantamiento de la temporada de ballet, y la suspensión de las óperas Katia Kabanova y Falstaff, y la cancelación del concierto de la eximia violonchelista Sol Gabetta junto a la Filarmónica por un sorpresivo paro de los trabajadores del teatro.

Lo cierto es que desde diciembre los cruces entre ambas partes han ido en aumento, más aún cuando los agrupados en ATE, gremio que es minoría en la representación de voluntades de los trabajadores, intenta negociar con la amenaza de un franco boicot al inicio de las actividades de la temporada en ciernes.
Tampoco ayudó el hecho conocido recientemente de que el viejo piso del teatro fue transformado en regalo empresarial para las Fiestas por parte de la empresa Patagonia Flooring & Decks, encargada de la renovación integral del piso histórico del escenario, lo que llevó a la diputada María José Lubertino (Encuentro Popular para la Victoria) a presentar una denuncia ante la Justicia, para solicitar que se investiguen los hechos acaecidos con motivo del plan de obras realizado en el Colón.
Mientras tanto, los espectadores, permanentes víctimas anónimas, siguen sin saber si podrán asistir a una nueva temporada que, quizá, les depare zozobras parecidas a las de 2010. A ellos hay que sumar a los trabajadores no incluidos en el conflicto y a los turistas que pierden así la posibilidad prometida de conocer uno de los más importantes teatros de ópera del mundo.
Está claro que las características de un teatro internacional como el Colón reclaman estabilidad, prudencia, previsibilidad y un clima que permita la creación del hecho artístico en una atmósfera de trabajo y armonía. No olvidemos que establecer un cronograma de una programación operística puede requerir hasta cinco años de anticipación.
No es justo para nadie que el Teatro Colón siga siendo víctima de inapropiadas batallas que nada debieran tener que ver con la función que cumple nuestro principal coliseo.
Los trabajadores deben comprender, por su parte, que, por doloroso o incómodo que signifique resignar pretensiones, el solo hecho de prestar sus servicios profesionales en un ámbito de esta importancia no los constituye en dueños de su futuro, cuando el prestigio de toda una ciudad está en juego. Los límites deben existir, tanto cuando se defiende lo público como lo privado.
Es de esperar que las partes a la brevedad puedan reunirse y, privilegiando el bien superior, llegar a una negociación inteligente, es decir, con el teatro en funcionamiento y sin que su brillo y prestigio se vean opacados por la desmesura, el egoísmo y prácticas que sólo tienen la lectura de la irresponsabilidad y la parcialidad del interés de unos pocos.
Teatro Colón, un campo de batalla – lanacion.com

4 comentarios en “Teatro Colón, un campo de batalla – lanacion.com

  1. Como de costumbre, la Nación considera normales y casi obligatorios, los sacrificios espirituales, económicos y de dignidad profesional de parte de los trabajadores.
    Leamos con cuidado la frase: » Los trabajadores deben comprender, por su parte, que, por doloroso o incómodo que signifique resignar pretensiones, el solo hecho de prestar sus servicios profesionales en un ámbito de esta importancia no los constituye en dueños de su futuro, cuando el prestigio de toda una ciudad está en juego. Los límites deben existir, tanto cuando se defiende lo público como lo privado.»
    Esa frase es absolutamente indignante.
    Siempre son los trabajadores quienes deben «comprender».
    Mientras tanto las autoridades con violar la ley que ellos mismos han promovido, con el despotismo, el autoritarismo, la violencia, el insulto y el agravio, ya se consideran cumplidos.
    De acuerdo con la peor tradición: los que mandan mandan y los que trabajan deben agachar la cabeza y obedecer.
    Eso es «el orden» para La NaZion.

    Responder
  2. POR SI NO ENTENDIERON, ACÁ VA TRADUCIDO:

    Continúan los problemas en el Teatro Colón, tanto que todavía no se sabe si se realizará la temporada 2011.La gravedad del conflicto entre la dirección, a cargo de Pedro Pablo García Caffi, y los representantes de los distintos gremios no ha cedido. Mucho menos después de que, desde diciembre pasado, se suspendiera a 25 trabajadores, en vez de suspenderlos a todos, o mejor aún, echarlos así el Teatro se quedará finalmente sin cuerpos estables, así los empresarios de la industria cultural podrán enriquecerse contratando carísimas figuras y producciones importadas a precios exhorbitantes que sólo la clase alta y los turistas podrán pagar.
    Desde estas columnas, en el editorial «Teatro Colón: el conflicto sin fin», recordábamos los numerosos desencuentros que desembocaron en el levantamiento de la temporada de ballet, y la suspensión de las óperas Katia Kabanova y Falstaff, y la cancelación del concierto de la eximia violonchelista Sol Gabetta junto a la Filarmónica por un sorpresivo paro de los trabajadores del teatro, que tienen que ganar menos que los trabajadores de otros teatros y no deberían aspirar a ganar más que un recolector de basura o un colectivero.

    Lo cierto es que desde diciembre los cruces entre ambas partes han ido en aumento, más aún cuando la asamblea que representa a la mayoría de voluntades de los trabajadores, intenta negociar con la amenaza de parte de la Dirección del teatro de un franco boicot al inicio de las actividades de la temporada en ciernes, ya que el presupuesto del teatro tendrá este año un aumento del 30% pero no se ha previsto ningún aumento de salarios.
    Tampoco ayudó el hecho conocido recientemente de que el viejo piso del teatro fue transformado en regalo empresarial para las Fiestas por parte de la empresa Patagonia Flooring & Decks, encargada de la renovación integral del piso histórico del escenario, lo que llevó a la diputada María José Lubertino (Encuentro Popular para la Victoria) a presentar una denuncia ante la Justicia, para solicitar que se investiguen los hechos acaecidos con motivo del plan de obras realizado en el Colón.
    Mientras tanto, los espectadores, permanentes víctimas anónimas, siguen pagando aumentos desmedidos de precios de los abonos, sobre todo en las localidades más económicas (un 700% el Paraíso de la Filarmónica contra un 140% la platea de Gran Abono), han pagado 150 millones de dólares por un MasterPlan mal concebido y mal realizado, y esperan ilusos el anuncio de una nueva temporada que, quizá, les depare zozobras parecidas a las de 2010. A ellos hay que sumar a los trabajadores no incluidos en el conflicto, es decir, los chupamedias de turno que cobran un contrato además de su sueldo de planta y han hecho convenios con la actual dirección para acomodar a sus amigos y parientes, y a los turistas que pisan una sola vez el teatro para sacarse una foto, que tienen más derechos y privilegios que aquellos que lo pagan con sus impuestos sin haber ido nunca y aquellos que lo sostienen durante años de abonados.
    Está claro que las características de un teatro internacional como el Colón reclaman estabilidad, prudencia, previsibilidad y un clima que permita la creación del hecho artístico en una atmósfera de trabajo y armonía: no se puede trabajar si no existen los talleres, o si se los relocaliza en galpones inadecuados, o si el piso del escenario no está bien hecho. Tampoco se puede permitir el saqueo de bienes patrimoniales históricos, como la Biblioteca, las escenografías y los vestuarios que se están pudriendo en containers a la intemperie. No olvidemos que establecer un cronograma de una programación operística puede requerir hasta cinco años de anticipación, como lo anunciaron Sanguinetti y Macri en 2007 y nunca cumplieron.
    No es justo para nadie que el Teatro Colón siga siendo víctima de inapropiadas batallas que nada debieran tener que ver con la función que cumple nuestro principal coliseo: la cultura, en vez de servir de seguro de desempleo para funcionarios político-acomodaticios que carecen de la experiencia y la idoneidad requerida para el puesto y se apilan en los pasillos de la Dirección.
    Los trabajadores deben comprender, por su parte, que, por doloroso o incómodo que signifique hacer valer sus derechos constitucionales, no prestar sus servicios profesionales al servicio del mercantilismo y la corrupción en un ámbito de esta importancia los constituye en dueños de su futuro, cuando el prestigio de toda una ciudad está en juego. Los límites deben existir, por lo que todas estas cuestiones deberán dirimirse en la Justicia, tanto cuando se defiende lo público como lo privado.
    Es de esperar que el Gobierno de la Ciudad ponga al frente del teatro a una persona idónea, así las partes a la brevedad puedan reunirse y, privilegiando el bien superior, llegar a una negociación inteligente, es decir, con el teatro en funcionamiento y sin que su brillo y prestigio se vean opacados por la desmesura, el egoísmo y prácticas que sólo tienen la lectura de la irresponsabilidad y la parcialidad del interés de unos pocos ineptos que al no saber administrar un bien de todos, lo inmovilizan para convertirlo en una fuente de negociados para ellos y sus amigos.

    Responder
  3. AL VERSE,impecable nota, tal cual, ademas a los sres de LA NACION, un diario de turno, les digo… eso de que los de ATE son minorias, veremos, porque somos 50 y 50 con el SUTECBA, aca no pasa por un conflicto entre gremios, sino de un GREMIO que jamas aporto nada, que intimo con jubilaciones compulsivas con el ejecutivo, que participo de traslados y de sanciones, en fin de todo, de la destruccion de 7 secciones tecnicas con la direccion del teatro, cooparticipe del GCBA todo a cambio de mantener la obra social y de la PAZ SOCIAL, o sea hablamos de un gremio traidor, que jamas da la cara, ademas mantiene cautivo a todo el ambito MUNICIPAL, con los sueldos mas magros pese a que las arcas estan inundadas de dinero….. en el COLON, somos el PRIMER TEATRO DE LA REPUBLICA, con los sueldos mas bajo incluso del propio barrendero que bien merecido tiene su haber, los caminoneros, bancarios, etc…todos los teatros se regian por el colon, hoy somos una villa de lujo para los adinerados, con entradas totalmente abultadas cuando fue del pueblo y es del pueblo con costos bajos para todo el mundo, hoy convertido para una elite y turistica….. si por no bajar la cabeza, por reclamos justos salariales y de las condiciones DIGNAS DE TRABAJO, somos sancionados, y pretenden tenernos en el mismo nivel como estamos, que ni sueñen con reabrir una temporada 2011 tal como estamos….. a nadie parece que le interesa este estado, MACRI no saca a CAFFI porque tiene miedo de que abra la boca, asi entonces se le viene la noche, no es casualidad que la gestion del ARGENTINO DE LA PLATA se implemento en el COLON, nada es casual verdad, pero nos rebelamos , denunciamos todo lo expuesto hasta hoy, que alguien incluso LA NACION que tanto habla o escribe venga a constatar lo que hemos dicho hasta hoy, porque no he conocido a ningun medio que haya abierto la tapa de la cacerola, porque el olor a podrido llega hasta afuera del mismo, son todos ciegos, sordos y mudos, de la legislatura mejor ni hablar, y del EATC ni hablar de URDAPILLETA , que la trajeron al directorio, cobra pero tambien cierra el tujes verdad…… entonces que van a hacer , porque no falta mucho para abrir la temporada…… GENTA, por una buena vez, pone los cojones donde corresponde… el ambito MUNICIPAL TE LO RECLAMA. basta de ser obsecuente con tu jefe de gobierno, TE TIENE AGARRADO POR LA DOCUMENTACION que sacaste de la obra social, filmado y hoy callado…… burdos traidores que ni siquiera dan la cara………

    Responder

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s