Página/12 :: Matar o morir

Página/12 :: Lunes, 14 de marzo de 2011
MUSICA › OPINION
Matar o morir
Por Diego Fischerman
No hubo anuncio oficial. No es el estilo de esta gestión. Aún no se han puesto en venta los abonos para un ciclo que supuestamente comenzará el 29 de este mes. Pero el viernes a la tarde, el director musical del Teatro Colón, Reynaldo Censabella, limó las yemas de sus dedos llamando sin mucho éxito pianistas avezados en la lectura (apresurada, podría asegurarse) de música del siglo XX. El objetivo, ya adelantado por este diario, es perpetrar uno de los disparates musicales más grandes de la historia de la sala: estrenar una ópera sin la parte de orquesta escrita por el autor. La razón no es sólo esa particular clase de ignorancia que da el saber parcial y que hace que un preparador de voces considere a las mismas como único fundamento de un género de alta complejidad como la ópera. La razón es, además, política. Lo que se busca, más allá de la falta de respeto por la composición y otras minucias, es mostrar todo lo que estaba listo para un espectáculo maravilloso que le será birlado al público por la exclusiva responsabilidad de los perversos integrantes de la Orquesta Estable del teatro.

La obra en cuestión es El gran macabro, de György Ligeti (un título, en este caso, de patente autorreferencialidad). La orquestación de una obra o, yendo más lejos, lo que un autor previó para ella, nunca es una cuestión menor. Pero mucho menos lo es en el caso de los grandes maestros, que en general escribían tensionando las fórmulas más estereotipadas de sus épocas, y en el de la música compuesta a partir de fines del siglo XIX, donde los timbres, las texturas y las densidades se convierten en materiales esenciales de la composición. Hasta cierto punto, puede pensarse que en una versión para piano de una sinfonía de Beethoven (Liszt lo hizo), a pesar de lo que sin duda se pierde, la obra sigue estando allí. Es impensable, en cambio, la mera posibilidad de cualquier clase de transcripción para obras como la Sinfonía de Berio, Ionisation de Varèse o Atmósferas de Ligeti, composiciones pensadas en y para –y sobre– un instrumental exacto e irremplazable. En El gran macabro de Ligeti, acompañada por dos pianos y percusión (que es lo que el Colón intenta hacer), de la obra sólo quedaría lo macabro. Y es que, para peor, no se trataría de una transcripción sino de una reducción, es decir de una versión de estudio y ensayo (nunca de concierto) destinada tan solo a guiar a los cantantes durante el proceso de preparación y hecha pública sólo por la necesidad de mostrar que no es de ellos la culpa de que el abono de este año no se abra como corresponde. Pero la culpa es de ellos.

En la bizantina discusión que el gobierno intenta generar acerca de la responsabilidad de los artistas sindicalizados y, en particular, de los que siguen a los delegados de ATE (uno de los gremios con injerencia en el Colón) se olvida, o se oculta, que no todo es simétrico y que el papel que juegan los empleados y quienes deben dirigirlos ni son iguales ni implican la misma carga de responsabilidad frente a la ciudadanía, que es la que paga sus salarios. La relación laboral de estos actores con el Estado implica, en última instancia, un convenio por el cual se espera de los empleados que cumplan con las funciones que sus directivos estimen correspondientes. Un director del Teatro Colón no puede –como lo haría alguien del público, que no cobra su cuantioso salario sino que, en cambio, lo paga– quejarse del nivel del Ballet Estable. Debe solucionarlo. Puede comprenderse, hasta cierto punto, que alguien deteste a quienes llevan adelante protestas sindicales. Lo que no resulta tan evidente es que quiera dirigirlos. El Colón siempre fue una institución conflictiva. La propia naturaleza de su objeto lo hace inevitable. Ya en 1921 se escribía, en el diario La Nación: “Desde hace más de diez años venimos sosteniendo una verdad que, por evidente que sea, no tiene menos interesados en ocultarla: el teatro lírico está atravesando una grave crisis”. Y, además, nadie desconoce la cuota de conflictividad cotidiana de los argentinos. Es imposible alegar sorpresa o ignorancia. El entuerto que llevó a que el Colón cerrara sus puertas a apenas siete meses de haberlas abierto en una fastuosa fiesta de la farándula no fue diferente de los miles que atraviesan su historia. Lo distinto fue la manera de querer resolverlo. Y, evidentemente, el hecho de no lograrlo. En un hecho totalmente inédito, el Colón interrumpió las funciones de un año y no sabe cómo hacer para comenzar las del siguiente. Ese teatro cuya refacción aún inconclusa costó a los ciudadanos más de 500 millones de pesos y cuyo sostenimiento de este año se llevará 180 millones del presupuesto municipal, no funciona. La línea de acción decidida por las autoridades, ante ese conflicto que, no debería olvidarse, comenzó con un empleado tapando con la mano una de las cámaras colocadas por un servicio de seguridad tercerizado, fue el enfrentamiento radical. Los sumarios a los “rebeldes” ya tienen dictamen favorable a los trabajadores, según pudo saber este diario. Y los juicios con que la dirección del teatro pretende un resarcimiento económico por parte de los huelguistas tienen, según todo lo indica, el mismo destino. El gobierno buscó matar o morir. Y no mató.
Página/12 :: espectaculos

8 comentarios en “Página/12 :: Matar o morir

  1. Por un momento se me hizo agua la boca, imaginaba al director musical limandose las uñas …para tocar la reducción al piano del macabro
    que desilusión!
    me hubiera encantado verlo trabajar de músico…este año no se me da una, no hay nada que hacer, nunca faltan encontrones cuando un pobre se divierte

    Responder
  2. Ahora bien, suponiendo que Censabella consiga dos pianistas temerarios, quiénes van a ser los 5 o 6 percusionistas que requiere Le Grand…? De la Estable? Y supongo que se eliminarán celesta y cémbalo, también. Que será macabro, no cabe duda!

    Responder
  3. ¡¡¡Qué placer recibir el pensamiento lúcido y atinado de Fischerman!!! Ha puesto todo en su lugar y ha traído luz a tanta confusión.
    Nada para agregar, salvo ¡¡¡Gracias!!!

    Responder
  4. PAGINA 12, la verdad me da nauseas que un medio tilde como que el MACABRO todo impecable, la puesta en escena, en fin todo como asi tambien los dos pianos que ejecutaran la musica, si realmente MACABRO el pensamiento de quien da como todo positivo salvo los perversos musicos de la orquesta estable como si fuesen ellos los que iniciaron todo este tema……ademas hablan de un tecnico que fue el inicio de todo el conflicto, cuando realmente no es asi, SE TRASGIVERSA TODA LA INFORMACION para que el publico todo acuse a quienes no son asi los reales culpables como siempre queden impune verdad……..muchisimos medios han estado en las conferencias de prensa donde se les comunico todos y cada uno de los motivos o pasos a seguir , luego no dan ni la cara y es mas ni ofrecen un misero renglon de INFORMACION…..por lo tanto digo….1ro, se venia desde mucho tiempo atras tratando de llegar a un aumento del 40% y condiciones dignas de trabajo, sin novedad desde esa fecha hasta ahora, luego el tecnico de la camara posterior quedo dentro del conflicto, y por ultimo porque de una buena vez le explican al publico como se debe….EL director gral CAFFI puso sanciones y sumarios a quienes reclamaban un justo salario totalmente deteriorado , hoy los maestros negociaron y les dieron el 31% sin sanciones, ni sumarios ni demandas judiciales , un director que pretende violar la constitucion nacional con el derecho a huelga y continua atropellando, a los trabajadores y todavia pretenden hacer ver que son perversos los musicos, NO TIENEN VERGUENZA, LA MENTIRA YA NO SOLO TAPA A LAS AUTORIDADES SINO TAMBIEN A LOS MEDIOS con las informaciones truchas….y si el gran MACABRO que la hagan al piano quedara divina y veremos de darles LA TRAVIATA con charango y bombo….ESTE es el resultado del desprecio de un director, de un jefe de gobierno ….sin solucion que no quieren dar, no habra temporada……..

    Responder
    • Juan Carlos, deberías leer el comentario de Fischerman otra vez. Tal vez puedas entenderlo mejor. No te lo pierdas. Haz un esfuerzo y comprende el real sentido. No tiene nada que ver con tu ligera y errónea interpretación.

      Responder
    • Estimado Juan Carlos. En primer lugar los errores o aciertos de mi nota son míos y no del medio para el que trabajo que, afortunadamente, nunca me ha presionado para que cambiara una sola línea. En segundo, pido disculpas si la redacción se prestó a una mala interpretación. La oración en el que se dice lo maravilloso que habría sido el espectáculo y se habla de la “exclusiva responsabilidad de los perversos” músicos comenzaba con “Lo que se busca”. El sentido de la columna era argumentar en el sentido de que este “ensayo abierto”, como parece que lo van a designar, es un acto político decidido por encima de cualquier consideración estética y sólo destinado a denunciar la actitud de las orquestas (desde el punto de vista de ellos, no del mío). Por otra parte, mi mención al episodio de la cámara, que fue el que detonó el primer paro, no perseguía la idea de que ese era todo el conflicto sino, apenas, mostrar cómo aun un episodio menor no pudo ser manejado con criterio y equilibrio. En todo caso, como supongo habrá observado, trato de tomar el punto de vista del gobierno, en el sentido de la discusión de la eficacia y no de la ideología, no porque lo apruebe sino porque creo que nunca hay que discutir demasiadas cosas juntas y porque, además, me parece que alcanza. Creo, y es un punto de vista personal (mis notas están firmadas con nombre y apellido, igual que las intervenciones que pueda hacer en algún foro, por lo que entiendo que es obvio que se trata de posiciones personales y no de verdades absolutas, y me hago responsable por ellas), que, más allá de la ideología, de lo que querrían hacer con el Colón, e incluso de quién tiene razón en este asunto particular, el hecho incontrastable es que la dirección del teatro no está logrando dirigirlo. Y es para eso que se les paga el sueldo. Disculpas por la extensión de la respuesta y espero haber aclarado los puntos que lo preocupaban. Un saludo cordial
      Diego Fischerman

      Responder
      • DIEGO FISCHERMAN, no hay porque disculparse, en mi caso escribo mas rapido de lo que analizo, estoy tan irritado que cuando me tocan exploto, lo entendi mal y es mi culpa, ademas lo cierto aunque a los que nos mandan los deditos abajo, incluyendo a caffi porque tambien lee esta pagina y otros que tambien con seudonimos lo hacen apoyandolo , pero asi y todo digo que despues de 40 años de trabajo ininterrumpido,despues de haber visto, peleado, por tantas cosas hoy faltandome dos años para jubilarme y terminar mi carrera, te cuento que me siento tan mal todo es un desastre, CAFFI COMO DIRECTOR INEPTO hizo lo mismo en el ARGENTINO DE LA PLATA QUE EN EL COLON, MACRI autista, le importa un bledo el teatro colon porque no sabe que hacer con el, porque no es de los trabajadores, IGNORANTE que no sabe que es del pueblo, le pertenece a toda la republica, que piensa este tipo que no sabe de nada, los que lo secundan igual que el , un teatro reabierto con mil problemas, sanciones, sumarios, demandas, TODO UNA LOCURA, nada tiene sentido, se cagan en la constitucion nacional, el DERECHO A HUELGA, que les pasa a los sres jueces, el poder politico supera al judicial, ENTONCES QUE RENUNCIEN TODOS LOS JUECES y nos vamos todos, estos delincuentes no son ni seran juzgados, desacato, violacion a la leyes, que mas,,,,,te parece que no puedo estar irritado, descontrolado, hoy en mi 1er dia de trabajo te juro que veo caras y gente que no quiero ver mas, porque nuestra pelea es y fue justa, por un salario digno, no de hambre como tenemos, pero asi y todo el autismo de todos te supera, les dieron un misero 10% y todos contentos, nadie dice nada, todos trabajan , parecen robots, nuestro reclamo para que lo sepan hace años que no percibimos nada de nada, y todavia peleamos por el 40% y paritarias , cuando a los maestros les dieron el 31% , y encima nos sancionan, nos sumariaron y demandaron, todavia no me entra en la cabeza, si DIEGO es asi, entonces estoy mal, porque todo esta mal, encima esta opera que ya esta fuera de tiempo, no es novedosa y la ponen como lo mas……insoportable , y la daran gratis a todos, porque ya no saben como safar, reconocer que se equivocaron es como decir QUE INEPTOS QUE SOMOS verdad, prefirieron continuar con toda esta matanza a reconocer sus errores….como no estar mal….la verdad que estoy harto de todo , pero me mantiene vivo la pelea, ademas hacia años que no me sentia en flia junto a todos en esta lucha, codo a codo, palmo a palmo, mientras el miedo se apodero de todos alla en el colon, miedo a las sanciones, miedo a todo, el teatro es una comiseria, vigilancia,camaras, somos trabajadores del arte no de la delincuencia como otros…..diego estoy pasado de rosca, mi problema es que no soy ironico con las notas que escribo, soy justo, se que a muchos no le gusta, pero soy asi…..

        Responder

Responder a SARATONAZZI Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s