El Colón al Colón: Comentarios de las obras

Comentarios
Por Gustavo Costantini y Laura Campardo, musicógrafos de la Banda Sinfónica de la Ciudad de Buenos Aires, en solidaridad con los músicos de las orquestas del Teatro Colón.

Obertura Coriolano op. 62 de Ludwig van Beethoven
El nombre de Coriolano proviene de la historia de un patricio romano que conquistó —hacia el siglo v antes de Cristo— la ciudad de Coriolis, perteneciente a los volscos. Por un reclamo fiscal desmedido por parte de Roma, Coriolano se exilia entre los volscos y, frente al ejército que antes había derrotado, acomete el asedio de Roma. La intervención de su madre, Volumnia, hace que Coriolano desista de la toma de Roma y los volscos, sintiéndose traicionados, lo ejecutan.
Esta trágica historia es retomada por William Shakespeare en su drama Coriolano (escrito hacia 1608); más tarde, en virtud de las analogías que se encontraban con la figura de Napoleón, el dramaturgo Heinrich-Joseph von Collin ideó un drama romántico en el cual el héroe no puede llevar a cabo su proyecto ante la inexorable fuerza del destino.
Von Collin le encargó a su amigo y protegido Ludwig van Beethoven la música de apertura para su obra pero, por el rechazo del compositor a ciertos artificios del teatro, se vio obligado a retirar la partitura. De esta manera, Beethoven estrenó su Obertura Coriolano op. 62 el 8 de marzo de 1807 y von Collin subió a escena su obra en abril de 1808 sin música alguna.

Idilio de Sigfrido, de Richard Wagner
Luego de un turbulento período de escándalos en su vida (era amante de la esposa de su amigo Hans Von Bülow, Cósima Liszt, hija del compositor y pianista), Richard Wagner finalmente se casó con Cósima en agosto de 1870. El Idilio es el resultado de un regalo de cumpleaños para su esposa, quien había dado a luz al hijo de Wagner, Siegfried. Según consta en su diario, Cósima señala que «Fui despertada por el sonido de una música nueva, maravillosa y desconocida tocada por un conjunto de cámara. Al finalizar, Richard apareció con mis cinco hijos y me entregó la partitura llamada Regalo sinfónico de cumpleaños».
En el Idilio de Sigfrido pueden rastrearse fragmentos de la tetralogía El anillo del nibelungo —en particular de la tercera parte, Sigfrido— pero los iniciados en la obra de Wagner pueden detectar también resonancias de Tristán e Isolda, de alguna de las canciones de Wagner, y hasta de una canción de cuna tradicional.
El estreno del Idilio de Sigfrido se produjo en la privacidad del hogar y entre los presentes se encontraban personalidades como Hans Richter, Franz Liszt y el filósofo y músico Friedrich Nietzsche.

Quinta Sinfonía en do menor opus 67, de Ludwig van Beethoven
La famosa quinta sinfonía de Beethoven fue compuesta entre 1804 y 1808, y todo el tiempo que el compositor le dedicó se vio recompensado por el estatus mítico que adquirió la obra, convirtiéndose en una de las más interpretadas de todo el repertorio sinfónico y una de las obras más emblemáticas del inicio del movimiento romántico.
La forma de la obra es la usual de la sinfonía clásica, con cuatro movimientos, comenzando con un allegro de sonata, continuando con un andante y finaliza con un scherzo que se encadena ininterrumpidamente con el finale.
El inicio de la obra es una de las mayores demostraciones de la capacidad de Beethoven para construir todo un movimiento a partir de la transformación y elaboración de un único motivo melódico-rítmico. Este famoso y violento motivo de apertura recibió la más diversas interpretaciones, pero fue el propio compositor quien señaló que «así llama a la puerta del Destino».

Juana Azurduy, de Ariel Ramírez
Escrita como “aire de cueca”, Juana Azurduy pertenece a la celebrada obra de Félix Luna y Ariel Ramírez, Mujeres argentinas. El tributo a su figura corresponde a su mérito de haber sido la única mujer en haber alcanzado el grado de Teniente Coronel en el Ejército Argentino, y al de simbolizar los ideales de independencia y americanismo.
“Tierra en armas que se hace mujer / amazona de la libertad”, más que apropiadas palabras para saludar a Juana Azurduy en este aniversario de la Revolución de Mayo, a las que le sumaremos la música de Ariel Ramírez, en versión de la Banda Sinfónica de la Ciudad de Buenos Aires.

Libertango, de Astor Piazzolla – arreglo de José Carli
A comienzos de la década del 70, el marplatense Astor Piazzolla era ya una figura definitivamente consagrada. Acaso las polémicas que él mismo alimentaba contribuyeron a poner su nombre en boca de todos los interesados en la música popular y, a pesar de ser rechazado por muchos, su fama siempre crecía. Ya había acompañado a Aníbal Troilo en su orquesta, ya había escrito sus inolvidables Balada para un loco y Adiós nonino, ya había grabado su ambiciosa “operita” María de Buenos Aires, ya le había dado sentido al término “música ciudadana”, que trataba de explicar de qué trataban sus composiciones…
Cuando escribe Libertango, ya es un artista de renombre internacional y cada uno de sus discos es esperado con gran expectación. Este exponente de la música ciudadana conoció diversas grabaciones a partir de 1973, con el registro realizado en Francia con músicos italianos, la que hace en 1975 con su orquesta, la del 77 en el Olympia de París o la que sería su última versión de este tema, con el quinteto en 1984 en Viena.
Junto con Oblivion, la música de El exilio de Gardel y Años de soledad, Libertango fue uno de los más importantes éxitos de una de las últimas etapas creativas de Piazzolla, conociendo incluso versiones cantadas por músicos provenientes del pop, como la de Grace Jones cuya popularidad se multiplicaría al ser parte de la banda sonora de Búsqueda frenética, del director Roman Polanski.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s