¿Y ustedes qué semana vivieron? | Tiempo Argentino

Tiempo Argentino | Publicado el 27 de Marzo de 2011
Crónicas a flor de piel
¿Y ustedes qué semana vivieron?
Por Florencia Peña Actriz.
Desarticular el armado mediático y mostrar cómo se tejen realidades desde los medios hegemónicos, se convirtió prácticamente en lo mejor de la semana.
El miedo seca la boca, moja las manos y mutila. El miedo de saber nos condena a la ignorancia; el miedo de hacer nos reduce a la impotencia. La dictadura militar, miedo de escuchar, miedo de decir, nos convirtió en sordomudos. Ahora la democracia que tiene miedo de recordar nos enferma de amnesia; pero no se necesita ser Sigmund Freud para saber que no hay alfombra que pueda ocultar la basura de la memoria.”
Eduardo Galeano en El libro de los abrazos.
El que está dormido… es porque no se quiere despertar… Porque, muchachos, la evidencia está al alcance de la mano. No se necesita una extremada lucidez para darse cuenta. Es un grotesco subido de tono. ¡¡¡Es imposible!!! ¡Para reírse a carcajadas! Las mentiras que arman y la manipulación de la información carecen de drama. Son banales y vacías de contenido. Como esos espectáculos malos que subestiman al espectador y encima intentan bajar línea pretenciosamente. ¿De dónde les viene tanto odio? ¿De verdad nos quieren hacer creer que es por la Argentina que están preocupados? ¿Creen realmente que sus ansias de más poder, dinero y negociados no se vuelven obvia?
No quieren recordar, porque quedan mal parados. No quieren justicia, porque no les conviene. Le temen a las políticas de inclusión, porque el pueblo se vuelve menos manipulable. Entonces… dan zarpazos, pero no logran herir a esta democracia que está empezando a entender, que está sintiéndose cada vez más fuerte.

Pensaba en 6, 7, 8 y el odio que genera en opositores políticos y en periodistas “independientes”. Y es entendible. Logró dejar en evidencia cómo funcionan los medios a la hora de mostrar lo que sucede. Cómo, por defender sus intereses empresariales, invisibilizan, o acomodan la información para su propio beneficio. Y el poder lo tienen, eso no se puede negar. En el mundo funciona de la misma manera. El poder de las corporaciones mediáticas es enorme. Pero ese poder se reduce a la nada cuando la sociedad comienza a no creer. Cuando se permite dudar. Ahí es cuando empiezan a hacer agua. Y se les vuelve en contra de la corriente.
Ya hace tiempo dejó de asombrarnos la forma tendenciosa y maligna en que interpretan nuestra cotidianeidad, y su punto de vista todo negativo, que no busca más que propagar bronca, miedo y paranoia a niveles intolerables. Pero esta semana llegamos a un nivel inédito de irrealidad. Realmente, algunos días pareció que había dos países o dos mundos yuxtapuestos. Si ibas caminando por la calle, te detenías en un puesto de diarios y les dabas crédito a las tapas de Magnetto y sus secuaces, podías llegar a dudar de que existiera la vereda sobre la que estabas parado. Y peor si te quedás en tu casa y llegás a creer que el país es lo que te muestran los canales del Grupo Clarín: un ejemplo inmejorable del adjetivo virtual aplicado a la realidad.
Que el lunes hayan declarado gobernador de Chubut al candidato de Das Neves, vaya y pase: podríamos concederles que no fueron los únicos engañados por la manganeta del peronismo disidente. Fue una maniobra tan sucia como desprolija y poco convincente. Tener grandeza habría sido aceptar que la elección era muy reñida y que el resultado se mantendría incierto hasta tener un recuento total de los votos. Pero la única grandeza del Peronismo Federal podría ser el tamaño de la cabeza de Duhalde, o las billeteras de Solá y el Colorado.
Ya no podían soportar otro fracaso, así que escamotearon los datos todo lo que pudieron, se adjudicaron una ventaja de medio punto y apostaron a cerrar el domingo diciéndose victoriosos. Que por lo menos las tapas del lunes le anotaran un poroto a la desmoralizada “oposición”. Que no volvieran a reflejar la voluntad popular de acompañar este modelo. Porque lo cierto es que, si en un distrito difícil para el kirchnerismo el equilibrio de fuerzas es tan parejo, los candidatos opositores tendrían que empezar a mirar más bien hacia el año 2015. Por algo Das Neves enseguida reconoció que despierta menos entusiasmo que ir al dentista y se bajó de la interna.
Los demás diarios se mostraron más cautelosos: hablaron de una elección voto a voto y ya empezaron a reconocer que podría haber habido irregularidades en los escrutinios. Irregularidades que a medida que empezó el recuento de votos se fueron convirtiendo en lo que en mi barrio se llama afano. Parece que los dasnevistas confunden los conceptos de unidad, decena y centena, porque en las planillas se les chispotearon un par de cientos de votos. Pero bueh… errar es humano, no pensemos mal. Y que los errores favorecieran siempre al candidato oficial debe ser pura coincidencia. Lo mismo que el papel de la policía local, que persiguía a los encuestadores pero mantenía informado al búnker del gobernador: todo mera casualidad. Algunos ya hablaban directamente de fraude. Y cuando la UCR se sumó a los reclamos del Frente para La Victoria, a los medios hegemónicos ya les costó hablar de una maniobra K: lo que estaba en juego era la transparencia de la elección. Pero el fin de semana, la diferencia de 1500 votos se redujo a menos de 300, y falta revisar más de la mitad de los sufragios. Ejem.
Para poner el énfasis en otro lugar, los medios hegemónicos se alinearon con la estrategia de Macri: recurrir a la grandeza de una figura colosal como Plácido Domingo. Pero quién se iba a imaginar que el tiro les iba a salir por la culata de esa manera. Mauricio especulaba con poner a “los vecinos” contra los trabajadores del Teatro Colón (a quienes les inició una demanda ridículamente millonaria): “Les traigo al tenor más grande del mundo, pero para disfrutarlo dependemos de estos músicos mafiosos.” Clarín puso en su tapa una declaración del gran cantante: “Me haría muy mal volverme sin haber actuado.” Ajá. Nomás omitió decir que el cantante se solidarizó con sus colegas de la orquesta, declaró que los apoyaba en su lucha y se ofreció a mediar con las autoridades PRO, que jamás dieron la cara. Finalmente, como hablando se entiende la gente, resolvieron hacer la presentación en la Avenida 9 de Julio pero no en el Colón. Pero por el mal clima (la lluvia) el show se pasó para el jueves, y coincidió con los actos de la Memoria, Verdad y Justicia, por el aniversario del último golpe de Estado.
En algunos ámbitos se volvió a escuchar el debate sobre la pertinencia o no del feriado… Lo que es unánime es que se trata de una fecha para recordar: esta parte oscura de nuestra historia todavía se está develando. Pero parece que en el mundo paralelo de Clarín el tiempo corre distinto. ¿A qué podemos atribuir que no le haya dedicado al aniversario del golpe del ’76 ni siquiera un mísero recuadro en su tapa del día jueves? ¿No es demasiado alevoso?
Miles de personas, chicos y grandes, se volcaron a las calles para decir “Nunca más”. Para respaldar las políticas de Derechos Humanos y reclamar que se sigan esclareciendo los crímenes de la dictadura y el papel de los cómplices civiles. Otra demostración de que la juventud está despierta y de pie. Pero los medios hegemónicos, con tal de no mostrarlo, le dedicaron sus transmisiones a la previa del concierto de Plácido. Obviamente, sin mencionar los silbidos para el gobierno de la Ciudad. Y que mucha gente fue a verlo después del acto en la Plaza de Mayo.
Para culminar la semana de su país, que parecería compartir algunos rasgos con el nuestro, el diario de la señora Ernestina “No-me-hablen-de-ADN”, de Noble, reflotó la preocupación de los EE UU por el contrabando fallido del avión. Parece que Obama quiere que le devuelvan sus armas y sus drogas, y esto impacta ferozmente sobre nuestras vidas. Claro que nunca se les ocurrió cuestionar al Premio Nobel de La Paz por su complicidad en los bombardeos imperialistas sobre Libia. Pero sí a nuestro gobierno por hacer cumplir las leyes.
Viendo la semana en retrospectiva, me pregunto en qué país estarán viviendo las pobres personas que siguen creyendo en el “periodismo independiente”. Los que todavía se tragan que el Grupo Clarín es objetivo, o que guarda cierta relación con lo que entendemos por realidad. Porque son capaces de poner una foto de un cuadrúpedo con hocico y cola que hace guau, y llamarlo foca. Y la verdad que me preocupa un poco… saber que hay gente que apenas anda por las calles, y sigue comprando las tristes ficciones que pergeñan los voceros de las corporaciones. Ojalá se animen a mirar el mundo con sus propios ojos, a escuchar lo que dicen sus vecinos y compañeros, y a pensar críticamente la pluralidad de ideas que dicen de mil maneras distintas mil voces diferentes. Es el primer paso hacia adelante: dejar de elegir el engaño. De ahí a desear algo más grande es sólo un paso más. Y luego poder compartir nuestros sueños con muchos otros. Después, va en la pasión y la fuerza del deseo de cada uno, en la actitud y el compromiso. Para defender con uñas y dientes este proceso de construcción grande y plural. El país nos necesita atentos y lúcidos: Nunca más, nunca menos.<
¿Y ustedes qué semana vivieron? | Tiempo Argentino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s