Partido Liberal Libertario: La política en favor de la cultura debería privatizar el Teatro Colón

Partido Liberal Libertario | Miércoles 23 de Marzo de 2011
La política en favor de la cultura debería privatizar el Teatro Colón
Luego de los últimos conflictos ocurridos en el Teatro Colón, que continuaron a los recurrentes inconvenientes sobre el estado del histórico establecimiento, el Partido Liberal Libertario manifiesta la necesidad de que su administración pase al ámbito privado, lejos de la ineficiencia del Estado y sin presiones sindicales.
De la misma manera que los organismos públicos se caracterizan por una efectividad de gestión baja, por ser comparativamente más caros que sus pares privados y por asignar de forma deficiente los recursos (en este caso de todos los argentinos), el Teatro Colón, de renombre e importancia internacional, sufre las consecuencias como si fuera una oficina pública más.

La administración estatal sobre cualquier teatro, y especialmente de estas características, no es más que otra manifestación de que, lejos de tener como intención combatir las problemáticas más agravantes como la pobreza y la exclusión, la burocracia gubernamental busca ocupar siempre la mayor cantidad de lugares posibles para utilizarlos como fuente de control y poder político.
El PL considera que el Teatro Colón puede funcionar perfectamente en manos de particulares, contratando el personal requerido en libertad y financiado por las personas que deseen abonar por sus espectáculos, fundaciones u organizaciones no gubernamentales, en lugar de ser subsidiado con recursos económicos que el Estado extrae de todos los argentinos; aun de quienes se interesan por otros espectáculos y la gente sumergida en la más honda de las pobrezas. La agrupación liberal considera un despilfarro y un abuso hacer que los pobres paguen la diversión de unos pocos.
La política en favor de la cultura debería privatizar el Teatro Colón

Anuncios

24 comentarios en “Partido Liberal Libertario: La política en favor de la cultura debería privatizar el Teatro Colón

  1. Este mensaje me recuerda de tal manera a la década infame de los 90 con los “privatizadores” Menem y Cavallo a la cabeza, junto con la banda que cobraba comisiones por todos los “pases” a manos privadas, que no puedo evitar una imagen que acude a mi memoria: el regreso de los muertos vivos. Pero “muertos para la política” y “vivos por seguir pensando en cobrar comisiones por las ventas”.

    Responder
    • Susana, coincido con vos y repudio la política corrupta, con políticos tan interesados en acrecentar el dinero en sus bolsillos con negociados y estafas al pueblo.
      Por eso mismo, prefiero que el Teatro Colón sea completamente privado, sin concesiones, sin subsidios, y sin ningún tipo de politización de su uso: de esa manera, por lo menos lo estarán manejando personas que también van a estar interesadas en lucrar con el Teatro, pero no con negociados ni estafas, si no ofreciendo un servicio atractivo y de calidad, y que enaltezca la figura del Colón, como en sus épocas doradas.

      Responder
  2. Susana: estas confundiendo privatizar, o sea vender el teatro con licitar un servicio, o cambiar un monopolio público por un monopolio privado, que es lo que se hizo en los 90′. ¿Te gusta el Colón? ¿Sos fan de la ópera? bueno, pagalo con TU plata, no nos obligues a financiarlo a todos. El estado no esta para mantener teatros para calmarle los caprichos culturales una elite, repito, hay que venderlo y si es negocio va a funcionar, si no lo es, mala suerte, cerrará y se convertirá en una playa de estacionamiento, no me importa.

    Responder
    • Con ese concepto Martìn habrìa que tambìèn privatizar las escuelas, porque tengo que pagar el costo de algunos ricos que cursan la universidad gratis cuando la pueden pagar.
      Tambièn los hospitales, mejor pagar la prepaga y el que no puede que se muera.
      Lamento que gente joven piense de este modo, el futuro serà muy dramàtico con estos nuevos pensamientos ( el que paga tiene y el que no , se muere)
      Lamentablemente los monopolios son privados y obligan el estado a cambiar con platita a los diputados que votan leyes para su beneficio.
      Y el estado le cobra a todos las deudas de los privados que no pueden pagar, y si no lee la historia ( creo que sabes poco).

      Responder
    • No sé si tomarme el trabajo de contestarte Martin Benegas, pero con tu criterio miserable yo, por ejemplo no debería pagar impuestos para mantener Hospitales Públicos ya que no los utilizo; las prepagas no deberían cobrar cuotas tan altas para cubrirse de partos y otras situaciones, cuando hay gente que no desea tener hijos y que jamás utilizará ese servicio. Tampoco deberíamos pagar los porteños el ABL, porque a la ciudad la ensuciamos todos, los de capital y los 3.000.000 que vienen a diario de la provincia a trabajar acá con sus autos que rompen el pavimento además de otras cosas. Y así…la lista es interminable de las cosas tuyas que seguramente debo estar bancando yo.

      Responder
    • Martín, nombrame un teatro de ópera en el mundo que no esté subsidiado por el estado. Uno y te concedo que sos capaz de implementar media política cultural.
      Pero, ¿sabés qué? Mejor dejemos la civilidad, Martín, vos estás completamente convencido de que tenés razón.

      Responder
  3. Tu ideología tan PRO te augura un brillante porvenir junto a otro niño bien que piensa lo mismo que vos.
    Yo todavía creo en el Estado. Y sufrí y ví muy claramente las consecuencias de un Estado ausente.
    Mis saludos a Mauricio, Durán Barba y Rodríguez Larreta.

    Responder
    • El Estado robando el 21% en la compra de alimentos para mantener a los que van al Colón? Es una joda, esta perfecto lo que dice el PL. Que dejen de robarnos de una vez. Yo prefiero ir al cine, no tienen porque violentarme y sacarme contra mi voluntad para ir al teatro. Solo pido me dejen invertir mi sueldo en mis gustos, no en los de otros que no son de mi agrado.

      Y esa postura libertaria no es PRO, el PRO banca al Colón, gasto una fortuna en remodelarlo gracias a nuestro trabajo.

      Responder
      • Tu sueldo lo podes invertir a partir de junio cuando dejas de pagar impuestos, que muchos de ellos son para financiar obra pùblicas en donde hacen pingues negocios empresas privadas que arreglan con el gobierno.( y que claro no se ven) vos si? …..la otra parte es para pagar la miserable super jubilaciòn mìnima………

        Responder
          • Bla, bla, bla. ¿Investigás cada película a ver cómo se financió?
            Que quede claro: el PRO no banca al Colón. Si fuera por el PRO lo privatizarían, es mas, lo compraría una empresa de Macri y luego pediría que el Estado se haga cargo de la pérdida. El PRO reinauguró el Colón porque políticamente le sirvió para dos cosas:
            1- hacer de cuenta que la cultura le importa y contrarrestar las críticas
            2- hacer algo en el Bicentenario, cosa de que no lo capitalice políticamente sólamente el Estado Nacional.
            Macri no sabe lo que es una ópera, para el es una marca de galletitas, la Reina de la Noche es alguno de esos gatos de Recoleta que habrá frecuentado y Andrea Chenier una pariente lejana de Silvina Chediek.
            García Caffi fue un músico mediocre, y hoy es un mal administrador, a la vez que una rata apestosa. Otro tipo que, cuando le vino bien, cantó a una libertad que ahora, que va contra su bolsillo, le resulta libertinaje. Una RATA. Le podría haber perdonado esa aberración vocal que fue el Cuarteto Zupay, pero no esto.

  4. Qué pobreza.
    Pobreza de espíritu.
    Pobreza de cultura.
    Pobreza de ideas.
    Sigue el concurso para ver quién es más bruto.
    Qué pobreza.

    Responder
    • Hermes: trabajo en el teatro y he intervenido en pocas ocasiones en este blog.
      Por una parte, agradezco a los responsables del mismo por permitir que nos expresemos a pesar de NO SER ABONADOS NI HABITUES.
      Por otro lado, lo que siempre me ha resultado lamentablemente extraño es que los trabajadores del teatro no tengan UN BLOG PROPIO ÚNICO QUE INCLUYA A TODOS, SIN IMPORTAR EL SECTOR NI LA IDEOLOGÍA.
      ¿Notaste que no existe un blog para el Gran Abono, y otro para el Vespertino, y otro para Cazuela, y otro para los palcos, y otro para las primeras 15 filas de platea, y otro para los que adhieren a Plácido Domingo, y otro para los que no lo aprueban, y otro para los amantes de la ópera, y otro para los del ballet, y otro para los conciertos…?

      Hermes, éste no es nuestro blog. ¿Por qué cuestionás que participen los que no son habitues?

      Responder
        • Y sigo, si sos la Adriana que pienso…en realidad participás muy poco de todo ultimamente desde que te salvaron el pellejo.Si sos la Adriana que pienso me acuerdo de como llorabas cuando disolvieron tu sección, ahora en cambio se te ve muy cerca de la dirección, yo también trabajo en el teatro. Y si no sos la Adriana que pienso, no te tomes el trabajo de contestarme.

          Responder
  5. El problema del argumento es que es un silogismo falaz, partiendo de una premisa falsa (no demostrada), se puede decir cualquier animalada.

    “De la misma manera que los organismos públicos se caracterizan por una efectividad de gestión baja, por ser comparativamente más caros que sus pares privados y por asignar de forma deficiente los recursos”

    Yo conozco muchas empresas privadas que se caracterizan por una efectividad de gestión baja y por ser realmente más caros de lo que debieran, notoriamente, las que tienen oligopolios de servicios públicos. De hecho, la “efectividad” de las empresas privadas se mide en forma tramposa, dibujada por los directivos para maximizar sus premios, pensando en el valor de las acciones y no en el costo real ni en la efectividad de la gestión. Por ejemplo (muy de moda), la empresa despide empleados, contablemente baja el costo fijo y aumenta la ganancia (y el valor de las acciones), pero el trabajo que hacian esos empleados se terceriza -porque hay que hacerlo- a un valor de hora de trabajo muchisimo mayor que el que pagaba en sueldos (la empresa contratada subcontrata a personal equivalente por valores similares y además tiene que tener ganancia), pero contablemente esto va a parar a la columna de los costos variables que no impactan sobre el valor de la acción. Y a la postre, la efectividad de la gestión es bajísima y muy costosa, y el costo se traslada al consumidor final de los bienes o servicios que proveen.

    La realidad es que en todas partes se cuecen habas, tanto el Estado como los privados pueden tener malas prácticas de gestión. Pero los privados no tienen que rendirle cuentas a nadie, amparados en la presunción de que las “leyes del mercado” son sabias y promueven la eficiencia siempre, mientras que el Estado tiene, o eventualmente puede llegar a tener, la obligación de rendirnos cuentas. Si hoy no lo hace, existen mecanismos -por deficientes que sean- para paulatinamente incrementar los controles sobre la gestión estatal que depende de la totalidad de los ciudadanos y no del antojo especulativo de un puñado de accionistas que además, sistema financiero mediante, gozan de un conjunto de derechos que los excime de responsabilidad para el cumplimiento de las obligaciones que asume la empresa sobre la que mandan, en particular, los contratos sociales a los que la empresa se suscribiera en algún momento, ya sea para lavar su imagen pública o con la intencióne genuinas de honrarlos por algunos de sus gestores.

    El problema principal, para unos y para los otros, es la impunidad de estos gestores para hacer chanchullos que favorecen a quienes detentan el poder político real sobre la organización en desmedro de la calidad de gestión y de sus clientes. La transferencia de empresas públicas al sector privado asegura la perdida de toda posibilidad del control público (del cliente, y no del accionista) sobre la gestión, mientras que la gestión estatal cuanto menos nos permite albergar una esperanza de alcanzar un control público efectivo, por pésima que sea su gestión en un momento dado. La privatización entonces no asegura que la situación mejore, sino que no nos enteremos si mejora o empeora. Tal como una avestruz.

    Este Partido Liberal Libertario seguramente está compuesto por quienes ya son o albergan la esperanza de llegar a ser accionistas de alguna empresa (y llegar a ganar especulando), y por gente sencilla a la que han convencido con la hegemonía de su discurso a que lo repitan, para que les sean funcionales pese a que jamás lleguen a tener esa posibilidad. Es esta la gente que pretende hacerse cargo de la cultura… la misma que para imponer la defensa de sus intereses requiere de la gente que sea inculta.

    La cultura es, y debe ser, patrimonio de los ciudadanos por medio del Estado.

    Responder
    • El tema con algunas bromas es que al final resultan ciertas. Mire Ud. a Macri nomás. ¿Alguien hubiera imaginado que el tipo iba a (des)gobernar la Ciudad? ¿Y “El Guasón” Rodríguez Larreta? Cuando uno lo veía en el subte declamando desde las pantallas arreglar el Parque de la Ciudad (cosa que, como todos sabemos, fue prioritario una vez que asumió) ¿alguien se lo iba a imaginar en el puesto que hoy ocupa? ¿Miguel del Sel candidato? Para ser algo más ecuánime. ¿Ricardo Alfonsín en fotos que recuerdan el saludo con las manitos de su papá en el ’83?
      Lo parió, la lista es eterna.

      Responder
      • Esta respuesta es para Hermes, pero escribo aquí porque si no, sale en formato-fideo.
        1- Por primera vez en 22 años, considerando lo inédito de la situación, recién el año pasado decidí asistir a dos asambleas de ATE, y este año, a dos de SUTECBA, a fin de informarme.
        2- En ningún momento lloré por el cierre de la Biblioteca, sino que me dolió por toda la gente que no iba poder utilizarla, incluida la del teatro. Si una biblioteca se cierra, significa que se inicia una etapa de ausencia de creación.
        En un primer momento sí me preocupé ante el futuro incierto y los rumores alarmantes, pero eso no justificaba llorar. Me serené cuando seguí cobrando el sueldo y nos aseguraron la continuidad.
        Por supuesto que estaba interesada en que se reabriera la biblioteca, como todos aquellos que querían regresar a su sector.
        3- Decir que “me salvaron el pellejo” suena patético. Tuve la opción y elegí volver. Si no la hubiera tenido, no hubiera regresado.
        Extrañamente, ‘los compañeros’ que tanto se preocupan por las injusticias que sufren sus pares, por entonces no hicieron asambleas, no boicotearon funciones, ni resolvieron parar por tiempo indeterminado hasta que el conflicto se solucionara a favor de los daminificados. ¿Cuántos éramos? ¿200? ¿300?
        4- En cuanto a que se me ve más cerca de la dirección, se debe a que, como la biblioteca ya no existe, me enviaron a trabajar al 1º subsuelo, en la administración. Si estuviera “cerca” de la dirección, hubiera pasado a un sector afín a mi función anterior.
        5- Y con respecto a que “si no soy ‘esa Adriana’ no me tendría que haber tomado el trabajo de contestarte”, me indica que te gusta decirle a la gente qué tiene o no tiene que hacer. Por eso, también querés decidir quién puede o no puede participar en este blog. TODOS son TUS espacios. Hermes ¿no sos uno de los directores o Larreta?
        Sostenés que tu lucha es en defensa de la democracia y de los derechos de la gente, pero cuando te encontrás con alguien que piensa, dice o hace diferente, no podés ocultar al totalitario que llevás en tu interior, entonces convertís a los demás en traidores y peligrosos. ¿Te recuerda algo?
        Si tratás de este modo a una compañera, ¿qué se puede esperar de una autoridad o de un político? A ellos les exigís ser impecables, pero vos te sentís James Bond, con licencia para TODO.
        Por mi parte, es el final del diálogo. Resulta lamentable que habiendo convivido laboralmente durante más de veinte años, estemos utilizando TODOS un blog ajeno para comunicarnos, en muchos casos, sin siquiera saber con quién lo estamos haciendo.
        De tanto priorizar y dedicar tiempo a las relaciones con las autoridades y políticos, se han abandonado a su suerte los vínculos interpersonales, es decir, lo que se conoce como camaradería.

        Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s