Los salvadores de la ópera – lanacion.com

La Nación | Jueves 31 de marzo de 2011 | Publicado en edición impresa
Opinión clásica
Los salvadores de la ópera
Por Pola Suárez Urtubey
"A la ópera hay que cambiarla a partir de propuestas de riesgo". Es, más o menos, lo que acaba de declarar a este diario el señor Alex Ollé, codirector y uno de los fundadores de La Fura dels Baus, que ha llegado a Buenos Aires para el frustrado estreno en el Colón de El gran macabro de Ligeti. También se advierte en ese texto su convicción de que "nos hemos convertido en un referente de la renovación operística", renovación necesaria a su juicio porque la ópera es elitista y un medio "un poco antiguo" (claro, tiene cuatro siglos de vida) y además "reaccionario". El público, entendámoslo bien, es decir nosotros, somos "reaccionarios". Esto significa, según la RAE, que "propendemos a restablecer lo abolido", que somos "opuestos a las innovaciones".

Bien, estamos ante salvadores de la patria, aunque sin fondo musical verdiano. En síntesis, los fureros han llegado al mundo de la ópera, hace ya quince años, para salvarla. Enhorabuena.

***

Digamos ante todo que la crítica a la ópera es tan vieja como el género mismo. Nacida bajo el ideal del drama griego, cualquier exceso que la alejara de aquellos adustos antecedentes era atacado. Ese rechazo tomaba diferentes formas: ensayo estético, sátira o parodia. La sátira, picante y mordaz, comenzó tempranamente en Italia, pero alcanzó su mayor agudeza en el sarcástico Teatro alla moda (c. 1721) de Benedetto Marcello, en el que se arrojan irónicos consejos a libretistas, compositores, cantantes y traspuntes. Nadie se salva. Luego llegarían, en el XVIII, dos históricas reformas que maduraron al género, porque apuntaban a un ideal de unidad y coherencia dramática (la de Zeno y Metastasio), y a la búsqueda de un equilibrio entre drama y música (la de Gluck) que libere a esta última de caprichos y ornamentaciones inútiles, con lo que se aseguró al teatro lírico una potencia trágica desconocida.

***

Que la Fura dels Baus haya aportado propuestas muy originales desde el punto de vista escénico es innegable. Personalmente siento una gran admiración por su fuerte creatividad. Pero que se jacte de desafiar al "público tradicional" o de "generar fricciones", es asunto de ellos. En estos días se exhibe en el Avenida una Carmen espléndida, por la ejemplar versión musical de Alejo Pérez, por el nivel de su protagonista y por la puesta fresca, creativa, desafiante, de Marcelo Lombardero. El "público tradicional" de Buenos Aires Lírica aplaudió a rabiar. Festejemos la presencia furera en el Teatro Colón y ojala puedan retornar en mejores condiciones, que se las merecen. Pero no nos preocupemos por la ópera, en constante renovación. Porque de su excelente salud se ocupan los literatos y los compositores.
Los salvadores de la ópera – lanacion.com

5 comentarios en “Los salvadores de la ópera – lanacion.com

  1. Lo de la fura no tiene nada de original es bastante previsible y el uso de proyecciones no tiene nada de nuevo en la opera me kedo cien veces con la ESTUPENDA Carmen de LOMBARDERO y no con el mamarracho de la fura

    Responder
  2. La verdad estoy bastante podrido del discursito de estos «salvadores de la opera» diciendo que la opera es antigua, que hay que «aggiornarla», etc, SEÑORES, LA OPERA SOBREVIVIO HASTA AHORA SIN USTEDES, DEJEN DE AUTOPROCLAMARSE COMO SALVADORES DE LA OPERA CUANDO EN REALIDAD NO HACEN MAS QUE BASTARDEARLA, porque con este criterio entonces «aggiornemos» un poco algunas obras pictoricas que ya estan un poco pasadas de moda, por ejemplo a «la gioconda» podriamos ponerle anteojos de sol o sino se podria cambiar el fondo de «la ultima cena» y ambientarla en un resto de palermo hollywood, dejenme de joder, «salvadores de la opera»…

    Responder
  3. Para los que nos movemos en el ambiente de la plastica la estetica de La fura es del pasado,vetusta.En Nueva York a principios de los 90 vi un espectaculo superador,La Fura es de fines de los 70….Yo vi La Tirolesa hace ya muchos años…ademas ,son un poquito soberbios no???Las artes plasticas han sido desterradas del Teatro Colòn ,prueba de ello es la liquidacion de los talleres de escultura y escenografia,seguimos trabajando en lugares absolutamente inconvenientes,sin ningun respeto para estas altas manifestaciones del arte,se gasta plata en camaras de espionaje (mucha plata,muchas camaras!)en vez de arreglar de una buena vez nuestros espacios DENTRO del Teatro. El resultado de esto es este espectaculo snob.

    Responder

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s