La flauta mágica – lanacion.com

La Nación | Martes 17 de mayo de 2011 | Publicado en edición impresa
Ópera
La flauta mágica
Una versión personalísima de la obra de Mozart, en la que la tecnología y la sutileza musical se dieron la mano
Un nuevo título en el Teatro Colón ofreciendo una cumbre mozartiana se constituye en un acontecimiento de trascendencia para la vida cultural de Buenos Aires. No sólo por la elección, sino también por la importancia que conlleva mantener en movimiento todo el potencial de un teatro, acaso incomparable, entre los que poseen producción en todos los aspectos de la puesta escénica. Y como fue desde siempre, al levantarse el telón, surgió de ese escenario la inconfundible marca Colón, más allá de la cuestionable estética que mostró la ampulosa puesta en su conjunto.

Asimismo, haciendo una valoración integral desde el punto de vista musical, la versión ofrecida por el director Frédéric Chaslin se caracterizó en la faz interpretativa por la elección de una dinámica mucho más ágil en los tempi -en la obertura, se escuchó un concepto alejado de la austera y más solemne tradición germana-, en todo momento más livianos y fluidos. Además, fue palpable que con el correr de la acción, el maestro se fue trasformando en el gestor de una versión con sello personal, diferente, sutil e interesante, más allá del rendimiento vocal de los cantantes. Y, en este sentido, vino a nuestra memoria las memorables versiones de Karl Böhm y sir Thomas Beecham, cada una de ellas diferentes, tal como debe ser en el terreno de la interpretación de la música.

En cuanto al rendimiento del elenco de cantantes, merece el mayor de los elogios la actuación del tenor nacional Darío Schmunck, llamado a reemplazar a último momento a Patrick Hénckens. Por su aplomo, mesura y exquisita musicalidad, el artista se transformó en pilar de la versión, dando evidencia de que su carrera alcanzó la cima en los títulos mozartianos.

Por su parte, el barítono Markus Werba resultó ser un brillante actor cantante, dueño de muy buenos medios canoros y apabullante soltura para trazar un Papageno de contagiosa simpatía. Ya desde su aparición en la primer aria, dejó escuchar seguridad musical y timbre grato, virtudes que mantuvo a lo largo de toda la versión. También impresionó positivamente la soprano canadiense Aline Kuta, encarando las dos grandes arias de coloratura de la Reina de la Noche, las que recibieron muy buenos aplausos del público.

La soprano rusa Lyuva Petrova, por otro lado, fraseó con buena línea todos los pasajes musicales de Pamina y se destacó por su refinada imagen y naturalidad en sus desplazamientos. En el dúo con Schmunck, en las instancias finales de la obra, ambos dejaron escuchar un canto bien matizado y refinado, y en cuanto al bajo Reinhard Hagen, como Sarastro, dio evidencia de poseer acertado criterio para encarar con ausencia de efectismo un canto distendido y sobrio, más allá de que trazara un personaje al que se le debería dar mayor solemnidad y prestancia en su accionar escénico.

La soprano Laura Belli, encarnando a Papagena, lució sólo su natural belleza. Asimismo, con un aporte positivo, se desempeñaron Osvaldo Peroni como Monostatos y Fernando Radó como Orador; Virginia Wagner, Florencia Machado y Mónica Sardi como las damas, y los jóvenes del coro de niños -Tobías Campos, María Constanza Leone y Solana Figuera- como los geniecitos. Acertados estuvieron Fernando Chalabe y Mario De Salvo.

Un detalle que sumó calidad fue la cuidada pronunciación del alemán de casi todos los integrantes de elenco, señal de una excelente preparación idiomática. El público, como no podía ser de otro modo, tributó un sostenido aplauso, el que seguramente se repetirá en las próximas funciones.
Juan Carlos Montero

La flauta mágica

Una vista panorámica de la puesta, en la que el director Sergio Renán usó recursos multimediales con impactante efecto. / Patricio Pidal / AFV

De Mozart. / Libreto: E. Schikaneder / Elenco: Lyuba Petrova (Pamina), Darío Schmunck (Tamino), Markus Werba (Papageno), Aline Kutan (Reina de la Noche), Reinhard Hagen (Sarastro), Laura Belli (Papagena), Osvaldo Peroni (Monostatos), entre otros / Director de escena y medios audiovisuales: Sergio Renan / Director de coro: Peter Burian / Diseño de escenografía: Juan Pedro de Gaspar / Iluminación: Juan Gomez Cornejo / Animación: Alvaro Luna / Vestuario: Renata Schussheim / Coreografía: Diana Theocharidis. Coro y Orquesta Estables del Teatro Colón / Director: Frederic Chaslin / Próxima función: mañana, a las 20.30.
Nuestra opinión: muy buena .

La flauta mágica – lanacion.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s