Eurídice Oscura: La Flauta Mágica. …… ¿No es un poco kitsch, Señora ?

Blog Eurídice Oscura | lunes 6 de junio de 2011
La Flauta Mágica. …… ¿No es un poco kitsch, Señora ?

La Flauta Mágica. Teatro Colón. 2011

Les reproduzco una charla  que tuve durante el intervalo de La Flauta Mágica representada en el teatro Colón con puesta en escena de Sergio Renán y dirección musical de  Frederic Chaslin.
Una Sra. de  la butaca vecina me comenta irónicamente – No le falta nada al escenario, hay de todo!!! Es de mal gusto, ordinario.
Le respondo – Y si… la puesta es un poco Kitsch.
La Sra, tuerce la cabeza, me toma el brazo, lo aprieta un poquito y habla mirándome a los ojos – Nooooo! El kitsch es lindoooo !! Mirá que yo sé de esto.-
Le toco amigablemente el hombro mientras me libero de su manito con una sonrisa – No Señora, si es lindo no es Kitsch!!!

Lord of the Rings. Entrada de  Moria.

Luego la conversación derivó por carriles inusitados que no vale la pena reproducir en el blog. Solo quiero dejar constancia que me tendrían que dar un premio Nóbel de la paz solo por el modo en que me muerdo los dientes en los entreactos de la ópera!!!
Como de todo se aprende, me di cuenta  que alguna gente que se dice “entendida”, no tiene idea de nada, y menos de lo que es el kitsch. Así que decidí centrar el post en esto y explicar por qué, a mí entender, esta puesta de la flauta mágica  fue una versión   Kitsch.

Lord of the Rings. – Estatuas de Numenor.

La puesta en escena hizo uso de varios elementos de la cultura de masas con un hilo conductor, si es que se puede encontrar alguno,  en los códigos de representación del cine de Hollywood de las distintas épocas.
Nos pudimos encontrar con signos que aludían  a películas mágico-épicas como el Señor de los anillos.  Por ejemplo, las esculturas verticales que se hallaban a ambos extremos de escenario son casi idénticas a unas que aparecen en dicho film. Lo mismo sucede con el aria del sacerdote junto al portal, vestido como Gandalf frente al portón de las Minas de Moria, o la escena de los amantes en el puentecillo del bosque nocturno, donde lo único que le falta a los personajes es intercambiarse un colgante de ninfa como el que Arwen le entrega a Aragorn como pruebita de amor.
Por otro lado, la mayoría de las escenas con grandes grupos abrevan en la época de oro del cine de Hollywood, con su excesivo despliegue de brillo y pluma.
La serpiente del primer acto, recordaba a los monstruos de las películas clase B (Jason and the Argonauts, tal vez?) Y, ni hablar de los dinosaurios bailando, tan parecidos a los muñecos de la serie Dinos o, por que no, incluso a Barney!!!

Karl Friederich Schinkel – Escenario para la Flauta Mágica. 1815

A su vez, la entrada de la reina de la noche sobre la media luna citaba un escenario para  Die Zauberflöte  de Schinkel de 1815. Incluso algo similar además al que aparece la película Amadeus de Coppola a  la que alude también más de una escena.
La verdad es que podríamos seguir así todo el día y continuaríamos encontrando citas a elementos vistos en el cine y la tv.  
Hay que sumar aquí el vestuario de Renata Schusshein que mezclaba desde un Papageno coya, una Papagena vedette, damas de largo con fusiles de videogame, e incluso un Monostatos vestido de hormiguita viajera. Todo esto, más, una escenografía recargada y en constante movimiento,  contribuyó al claro lenguaje Kitsch propuesto en esta ópera.
Si no vieron la representación, imaginen que esta cantidad de componentes en un mismo escenario, crea un sentido de aglomeración, exceso y  exotismo que tiene al espectador en una tensión constante. A esto se le suma, cierta falta de agilidad y poca fluidez entre los cuadros que aportan una sensación de artificialidad algo desagradable.
Entonces….¿Cuales son los principios del Kitsch?

La Flauta Mágica. Teatro Colón. 2011

El kitsch es la banalización del arte. A toda manifestación de arte le corresponde su kitsch, es como el pecado del anti-arte. Pero por otro lado, a su vez, puede ser utilizado en la posmodernidad como un lenguaje en si mismo y ahí se puede hablar de un estilo kitsch. Pero entendamos, el estilo kitsch juega con el mal gusto y se divierte con eso.
La conciencia Kitsch es el producto de una sociedad que pone públicamente en venta todo lo que puede encontrar, la sociedad de consumo. Produce placer a los miembros de la cultura de masas y es esencialmente el sistema estético de la comunicación masiva.
Sus principios fundamentales son:

La Flauta Mágica. Teatro Colón.  2011.

La inadecuación: remplaza objetos auténticos multiplicándolos, poniendo énfasis en la decoración y tomando como valor fundamental la imitación. Es como producir una copia con variaciones que engendra una desviación del original.
La acumulación: Una idea de amontonamiento, de frenesí, de “cada vez más”, de mezcla de estilos, de exageración que hace desbordar la sensibilidad.
La percepción sinestésica: Se relaciona con la acumulación. Se trata de tomar por asalto el mayor número posible de canales sensoriales en forma simultánea y yuxtapuesta.

Jason and the Argonauts. 1963.

La mediocridad: Es el principio más trágico de kitsch! Es su nudo gordiano, la causa misma de su heterogeneidad. A través de su acumulación de medios, de su enorme despliegue de objetos, es esencialmente arte de masas, susceptible de ser aceptado por una cultura de supermercado y propuesto a ella como sistema.
Es en virtud de su mediocridad que los productos kitsch llegan a lo auténticamente falso, a la sonrisa  condescendiente del consumidor que se cree superior a ellos en el momento que los juzga.
Aclarado como funciona el sistema Kitch. Cabe preguntarnos si este fue utilizado a  adrede como un lenguaje  por el director escénico o si  simplemente fue una consecuencia indeseada de la puesta en escena.

La Flauta Mágica. Teatro Colón. 2011

Por último, dejo planteada otra pregunta: Renán!!!! Si haces una ópera dirigida a la cultura masiva  y se supone que conocés tanto el teatro…. ¿Por qué haces una puesta que solo se puede apreciar bien desde la platea y los palcos bajos? ¿No registraste que de la cazuela para arriba tenés más de la mitad del público del teatro?????
¿Porque aludís al público masivo por el lenguaje que usas pero después haces una puesta elitista?.
Sinceramente, me deja pensando, si se trata de un chiste, una falta de respeto, o  alguna tara.
Les dejo parte del aria de la Reina de la Noche.  

Besitos, besitos, chau, chau!

La Flauta Mágica. – Wolfgang Amadeus Mozart.
Ella es Aline Kutan como La Reina de la Noche.
Dirección escénica y medios audiovisuales: Sergio Renán.
Director de Orquesta: Frederic Chaslin.
Buenos Aires. Teatro Colón. Mayo,  2011
Publicado por Dark..Eurídice
Eurídice Oscura: La Flauta Mágica. …… ¿No es un poco kitsch, Señora ?

3 comentarios en “Eurídice Oscura: La Flauta Mágica. …… ¿No es un poco kitsch, Señora ?

  1. JA! GRACIAS! Su comentario me ha divertido mucho!
    Remarco: la huída de la Reina de la Noche, pasa como “desapercibida” y la ruta que hacen Pamino y Tamina para superar los últimos obstáculos, desaprovechada…Le confieso que cuando volví a mi casa, puse en la TV la película de Igmar Bergman (filmada en el ’84, creo. )
    Renán no se olvidó de nosotros, los de la tertulia. Apela a nuestra frondosa imaginación, JA!
    Celia Birenbaum

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s