García Caffi, director del Colón: “No trabajo bajo presión ni por chantaje” | Tiempo Argentino

Tiempo Argentino | Publicado el 5 de Septiembre de 2011
El hombre que maneja el máximo Coliseo argentino responde a las críticas
García Caffi, director del Colón: “No trabajo bajo presión ni por chantaje”
Por Natalia Paez
Dice que la demanda millonaria contra ocho empleados del Teatro, siete de ellos delegados, fue idea de Macri, pero que la decisión final de cesantearlos la tomó él. Y que su conflicto con ATE viene de lejos, “y ahora me la quieren cobrar”.
La semana que pasó pareció un déjà vu respecto de los conflictos que involucran a trabajadores del Teatro Colón, que fueron noticia durante casi dos años. Después de fumada la pipa de la paz en junio, cuando Mauricio Macri, en plena campaña para su reelección, decidió levantar una polémica demanda de 55 millones de pesos contra ocho empleados (a los que acusaba de las pérdidas ocasionadas por la suspensión de la temporada 2010 de ópera y ballet), otra vez se encendió la chispa de la crispación con el anuncio del despido de esos mismos ocho trabajadores, siete de ellos delegados de ATE, uno de los gremios que tiene representación en la junta interna de empleados.

Tiempo Argentino cubrió todos los conflictos, muchos de ellos judicializados, incluso antes de la mediática reapertura de la sala, en mayo de 2010. Luego de reiteradas negativas, el director general del Ente Autárquico Teatro Colón, Pedro Pablo García Caffi, accedió por primera vez a una entrevista con este diario. “Sigo creyendo que no me equivocaba al no discutir cuestiones por los medios. Sigo convencido de que la única cosa que uno puede mostrar es el trabajo”, explicó.

–Hubo dos señales políticas contrapuestas. Una preelectoral, de levantar la demanda millonaria, y otra una vez Macri reelecto, cuando se decide finalmente cesantear a los trabajadores. 

–Una cosa fue la demanda que decidió el jefe de gobierno, que se ampliaba a 55 millones si los demandados llevaban adelante lo que habían anunciado: impedir la apertura de la Temporada 2011. Esa fue una actitud netamente del Ejecutivo, no tuve ninguna participación. Aunque siempre hice una lectura: por errores nuestros, por errores de los delegados, hubo un derroche de millones de pesos, y ese es dinero del contribuyente. Por eso comprendo la actitud de hacer una demanda como esa.

–¿Y la decisión de cesantearlos fue suya?

–La decisión de la cesantía fue mía y siguió un camino muy diferente. Hay viejos conflictos en el Colón que, cuando yo asumí, en febrero de 2009, ya llevaban casi 15 años. Y los intérpretes eran siempre las mismas personas. En septiembre del año pasado iba a presentarse la ópera Katia Kabanová. Un grupo de 15 personas, entre los que estaban estos ocho,  ocupó el escenario. Vienen a mi despacho y me dicen: “Si no levantás el sumario (iniciado contra un empleado) no hay función esta noche, nos quedamos en el escenario.” Yo les dije: “Está claro que no me conocen. Pueden quedarse dos horas o dos años, yo no trabajo ni por presión ni por chantaje.”

–Pero de las asambleas participaban casi 300 personas.

–A partir de ahí recrudecieron esos movimientos dentro del Teatro y se suscitaron varios problemas que requirieron que se involucrara la Secretaría de Recursos Humanos. Y se llegó a un acuerdo. Esa primera firma se hace un día a las 9:15 de la mañana. A las 10:30 vino este grupo, junto con el secretario general de ATE, (Rodolfo) Arrechea. Entraron a un ensayo y Arrechea se sentó en el asiento del concertino. Esto es una ofensa, una humillación, porque es quien representa a toda la orquesta. Y pararon el ensayo para la función de la cellista Sol Gabetta.

–¿Hay 17 sumariados?

–Hay un sumario, con 17 personas involucradas.

–¿No cree que las cesantías son una nueva chispa que aviva el fuego?

–Los tiempos en que se hicieron fueron los de la ley. Yo creo que la gente debe hacerse responsable de los hechos que genera. Estos hechos eran de tal gravedad que intervino la Procuración de la Ciudad, que dictaminó que había que cesantear a estas personas. El Teatro llegó a ser un caos. Paraban los espectáculos con la gente adentro o se dejaba la gente en la calle. Se perdió dinero. El prestigio nacional e internacional  se ponía en juego y se volvía a la falta de confianza, porque no podíamos cumplir con los abonos vendidos.

–También tomó fuerza por el conflicto del Ballet.

–El del Ballet es un conflicto aparte. No tiene nada que ver con esto.

–Pero hizo crecer las críticas hacia su gestión.

–La fuerza del conflicto nunca superó las 15 personas.  Se desata en forma vertiginosa cuando teatros como el Argentino de La Plata o el de Bahía Blanca volvieron a aumentar los salarios y el Colón no los había aumentado. En ese momento. se sumaron  grupos de músicos de la Orquesta Estable, la Filarmónica, bailarines y cinco coreutas. La prensa decía “los trabajadores del Teatro Colón”. Y los trabajadores estaban trabajando. Este grupo que se plegó no era un grupo significativo en el Teatro, y sí eran significativas las manifestaciones porque se adherían músicos de otras orquestas.

–Eran adhesiones.

–Llamémosle adhesiones. Yo lo viví en el Teatro Argentino, cuando fui director general y artístico. Allí trasladé a cinco personas de ATE, y ahora me la quieren cobrar.

–Entonces su conflicto con ATE es anterior a su gestión en el Colón.

–Viene desde hace tiempo, hacia mi persona. En el Teatro Argentino traían un camión lleno de gente con bombos y carteles que decían “trabajadores del Teatro Argentino”, mientras los trabajadores estaban adentro trabajando. Es una metodología que les da buen resultado.

–Según la ley de autarquía, debe constituirse el directorio con un representante obrero, que todavía no ha sido designado. Usted acaba de dejar cesantes a siete delegados de ATE. Puede leerse como que hay un gremio que no puede participar de la elección.

–No lo sé. Si pueden participar o no, lo dirá la ley. Ya participaron cuatro veces antes. En la última se presentó Parpagnoli (Máximo, uno de los cesanteados, delegado del gremio) y no obtuvo la cantidad de votos necesarios. Igual, hemos pedido a la Legislatura que revea la cláusula de la ley que indica que deben sacar el 60% de los votos, porque de esa forma no se va a alcanzar nunca ese porcentaje para el representante obrero. La Cámara en lo Contencioso Administrativo y Tributario declaró ilegal ese artículo de la ley. Es una de las modificaciones que yo presenté. <

“De 102 bailarines, 54 ya no pueden bailar”

A fines de agosto se conoció un fallo de la Sala II de la Cámara en lo Contencioso Administrativo y Tributario sobre la decisión de García Caffi de eliminar once áreas técnicas y artísticas del Teatro y trasladar a casi 300 empleados al Registro de Agentes en Disponibilidad. Estas medidas se habían tomado en 2009 en medio de las obras de restauración. Aun así, al momento de asumir el actual director, los empleados eran 1300, y hoy son 925.

–¿Piensa seguir recortando la planta de personal?

–La decisión no fue “cortemos el 10% de todo”. Fue de sectores que estaban inflacionados. Teníamos 120 administradores y ahora hay 40. Y funcionamos muy bien. Nadie se quedó sin trabajo, están en otras áreas del gobierno. Nosotros cometimos muchos errores en los traslados, porque, por mantener los contratos, algunas personas fueron mandadas a cualquier lado. Fue un error muy grande. Pero lo corregimos. Esas personas que eran artistas y estaban repartiendo números en un hospital están otra vez trabajando con nosotros.  Se cometió un error garrafal.

–¿Y respecto de las intimaciones a jubilarse?

–Son varios frentes. Tenemos actualmente 102 bailarines, 54 de ellos ya no pueden bailar. 45 ni vienen. Es un problema que se arrastra desde la gestión en la Ciudad de (Fernando) De la Rúa. Hubo un período en que no se hicieron aportes. Entonces ANSES me dice que los jubile. Mientras que aquí se les debe una parte. El tema se judicializó. Hay que llegar a una solución por el mismo contribuyente, porque no podemos tener 54 personas que no trabajan, además yo tengo que contratar para suplirlos. También hay 20 músicos en esa condición. Las intimaciones no las hacemos nosotros, sino Recursos Humanos del gobierno. Aunque también por errores del sistema se ha intimado a jubilarse a gente que no está todavía para ello.

Una reforma estructural

García Caffi dice buscar una “reforma orgánica y estructural” del Teatro Colón. En ese plan incluye la disolución de áreas y su renombramiento. Por ejemplo, desaparece la tradicional Biblioteca para convertirse en un Centro de Documentación. Y se proyecta la renovación tecnológica de áreas que quedaron obsoletas. Su modelo de teatro, dice, “se parece más a la Scala de Milán, un teatro de producción propia, que al MET de Nueva York, que funciona contratando según la necesidad de cada producción”. Sin embargo, el alto precio de las entradas y la tercerización de áreas como seguridad, limpieza y mayordomía son, para sus detractores, signos de una suerte de “privatización” del Teatro. Él dice tener una política de funciones para quienes no pueden acceder a las entradas: “Tenemos 360 entradas para gente no pudiente, hicimos 28 funciones gratuitas, retomamos las visitas guiadas.”

El año pasado, un cartonero encontró, en un tacho de basura, antiguas partituras del teatro. También se hicieron públicos los faltantes de patrimonio y el descuido de documentos que se ajaban en containers en el Centro Municipal de Exposiciones. “No se trata de ‘patrimonio histórico’, como acusan algunos legisladores. Son escenografías, elementos de los talleres”, replica García Caffi.

Los conflictos de su gestión

Febrero de 2009. Asume Pedro Pablo García Caffi como director del Teatro Colón.

Mayo de 2010. Durante las fiestas del Bicentenario, Macri reinaugura el Teatro.

Septiembre de 2010. Por una protesta de trabajadores sobre el escenario, se suspende la función de la ópera Katia Kabanová. El conflicto, en el que también se reclama actualización de salarios, crece y se suman miembros de las orquestas y del Ballet.

Octubre de 2010. La dirección del Teatro Colón anuncia la suspensión de la Temporada 2010. Se devuelve el dinero de los abonos y recrudece el conflicto.

Diciembre de 2010. Se levantan sumarios contra ocho trabajadores –siete delegados de ATE– en el marco de un conflicto por reclamos salariales. Ellos son José Piazza, Susana Benítez, Carlos Flores, Pastor Mora, Ricardo Ochoa, Patricia Pérez, Máximo Parpagnoli y Carlos Fernández. Los siete primeros son delegados de ATE Capital en representación del Colón.

Enero de 2011. Se agrega un sumario que involucra a 17 trabajadores más. En total, suman 25 procesos de investigación que recaen sobre los empleados que participaron de medidas de fuerza. El conflicto se intensifica cuando el gobierno porteño decide descontar haberes de esos trabajadores. En algunos casos, directamente dejaron de percibir sus sueldos.

Febrero de 2011. El gobierno porteño entabla una demanda por 55 millones de pesos contra los ocho trabajadores sumariados en primera instancia, por las pérdidas originadas por la suspensión de la Temporada 2010 y por el eventual perjuicio económico que le hubiera acarreado al teatro la suspensión de la actual temporada.

Junio de 2011. Mauricio Macri desiste de seguir adelante con la demanda millonaria.

Agosto de 2011. Los ocho trabajadores, siete de ellos delegados, son cesanteados.

García Caffi, director del Colón: “No trabajo bajo presión ni por chantaje” | Tiempo Argentino

7 comentarios en “García Caffi, director del Colón: “No trabajo bajo presión ni por chantaje” | Tiempo Argentino

  1. Quisiera aclarar que nunca pero nunca me han llamado del Colon para volver y que sigo trabajando en Planta pero en el Hospital Durand.No estoy dando números, estoy en una oficina de archivos de historias clinicas. Para el que no me conoce soy Director de Teatro, Regisseur, Si se quieren contactar conmigo pueden escribirme a . Cosind@fibertel.com.ar y gustoso me pondré en contacto con quien sea.
    Saludos
    Diego Cosin

    Responder
  2. hola diego mis respetos y afectos, es cierto desde el duran parece que en el colon a nadie le importa , pero es la realidad de los trasladados que han vuelto a implementar….creo fervientemente que tu lugar de trabajo con todo respeto por el durand es el teatro colon a donde perteneciste y perteneces, un abrazo monti….

    Responder
  3. de la nota digo, garcia caffi , katia kabanova , en principio no la levantamos los trabajadores y falta a la total verdad de ese momento, donde estabamos en una asamblea demorando la funcion, y este sr. salio a decirle al publico que se habia levantado , coincidente con esta funcion habia un acto en la plaza lavalle con la participacion de HEBE DE BONAFINI que a su vez insulto a los jueces si mal no recuerdo, habia tanto publico que haber abrir el teatro le podia significar que el publico de la calle se filtrase al teatro, esa fue la verdad de la milanesa asi que no mienta…… 2do…no hace 15 años que estos mismos delegados mantienen este conflicto u otros con el teatro, otra verdadera mentira mas grande que pinocho, es verdad que maximo parpagnoli iba como director obrero en su momento junto a LUIS OTASO por el sutecba, todos sabemos que este ultimo no llegaba a los numeros y entonces el gremio decidio hacer un impasse y solidarizarse con el tema de los delegados otra mentira atroz, maximo hubiese ganado y entonces el director obrero se postergo por seis (6) meses a su nueva eleccion, maquiavelica maniobra de la direccion, junto a este gremio que ya paso mas de un largo año y todavia no hay eleccion, la unica diferencia es que hay otra mano negra que digita quien entra, sale o triunfa dentro del teatro, quien es jefe o que categoria le ponen verdad…….. cane……. todos conocemos el apellido….. 3ro, el directorio sabemos que esta violando la ley de autarquia, entonces CAFFI nada de lo hecho hasta ahora no tiene legalidad verdad o no …..si es cierto que CAFFI disolvio 7 secciones tecnicas, una suerte de privatizacion encubierta, tercerizo la boleteria y la mayordomia, ademas los acomodadores que con una venda en los ojos ubicaban al publico, hoy parecen acomodadores de cine o no ………los trabajadores convocados a jubilarse no fueron un error, no solo tiran la red y ven cuantos bagres recogen, en fin, todo lo hemos dicho publicamente, la verdad como siempre tarde pero saldra a la luz, macri finalizo la matanza luego que todos los que cuando uno le pregunta …nadie lo voto pero es asi….. ahora seran otros cuatro años de agonia hasta el final de lo que quede del teatro…… hoy habiendo un impasse firmado ante autoridades, trabajadores y gobierno, vuelve la matanza……VA A ESTAR BUENO BUENOS AIRES…….

    Responder
  4. Lo mismo digo, me adhiero a la solidaridad con el compañero Cosin y con todos los demás compañeros trasladados, los reclamos son por que vuelvan todos los trasladados al Teatro, pero algo que no nos sorprende son las alevosas mentiras de este personaje payasesco en la nota periodística, nada es cierto, nunca fuimos los delegados de ATE a ver al director sin un mandato de una asamblea general, el episodio que nombra fue por los compañeros de escenario que no cobraban las horas extras desde el día de la reapertura oficial, que ya cansados lo fueron a ver, y nunca decretamos un paro por eso, todo el resto del conflicto se desarrolló por la carrera que no tenemos hasta hoy y por un ajuste a cuenta de ésta misma..
    Miente cuando afirma que producimos un gasto los trabajadores, se sobreentiende que cuando uno hace uso de su derecho de huelga deja de producir el bien, por lo tanto, el supuesto daño está contemplado en el derecho, solo por esto desestiman un juicio que se perdía seguro.
    Miente con el tema de la administración, los compañeros volvieron a trabajar por un amparo presentado, y porque entre otras cosas la empresa privada que se había contratado para suplantar a la administración no tenía ni idea del trabajo específico que se realiza (contratación de empresas editoriales de música, artistas, instrumentos , accesorios etc.), los tuvieron que volver a llamar para salvar los desastres, (como el primer concierto de abono, que no sabían como ni donde alquilar una partitura de una sinfonía…)
    Miente cuando dice que el muestra su trabajo, hoy el teatro no tiene mas presupuesto y es por los gastos que no van precisamente a nuestro bolsillo, siendo que el trabajo lo muestran los trabajadores en el escenario, los músicos que tocan, los que bailan , los que cantan, los que preparan el escenario, etc. (casualmente los que reclaman) todo lo demás (doscientos para-policías , un ejército de empresas tercerizadas de todo tipo…) solo nos molesta y encima produce gastos innecesarios que ni controlamos.
    Y podría seguir escribiendo doscientas páginas con todo lo que se despacha acá. pero para muestra sobra un botón …

    Responder
  5. Mi absoluta solidaridad con Diego Cosin, mi respeto por su trayectoria y formacion, ignoradas y subvaluadas por gente
    que no tiene ni su talento ni su creatividad simplemente porque la madre naturaleza ni siquiera los vio al pasar. Carlos Fernandez

    Responder
  6. Diego,mi amigo….te llamo en estos dias…pero desde ya te digo: el talento pareceria que es una cualidad peligrosa para algunos….causa miedo…de ahi que vos no estes en el teatro.

    Responder

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s