Perfil.com | Edición Impresa | "El rock no atrae nuevos públicos al Colón"

Perfil.com
Reportaje a Pedro Pablo García Caffi
"El rock no atrae nuevos públicos al Colón"
Director artístico del principal coliseo del país, habla con entusiasmo de la programación para 2012, en la que se destacan grandes nombres del arte mundial. Subraya que es conveniente la formación de los futuros cuadros artísticos, enfatiza la importancia de que un complejo sea estatal y dice que hay que atraer nuevos espectadores pero no apelando a ritmos populares como el rock, sino con los códigos del Colón.
Por Magdalena Ruiz Guiñazú
07/01/12 – 09:22
Imposible olvidar esta tarde en la que, frente al maravilloso teatro vacío, nos dejamos envolver en la magia que ha acompañado tantas veces nuestras vidas. Porque un teatro vacío puede ser melancólico, cargado de añoranzas. Y esto es, precisamente, lo que no ocurre con nuestro Colón. Algunos grupos de turistas participan de las clásicas visitas guiadas pero la luz cálida de sus cortinados nos ubica inmediatamente en la vivencia de esas tardes y noches en las que nos ha inundado el prodigio de la música.

Formación. "Nuestra intención es revalorizar la educación. Es un tema central para nosotros con el objetivo de formar cuadros que entren al Teatro Colón para dignificar la música cuando se sumen a nuestros cuerpos".

Pedro Pablo García Caffi, como director, explica que los cuerpos artísticos del Teatro regresan de sus vacaciones el 14 de febrero y, muy pocos días después, en la primera semana de marzo, comienza la temporada con el ciclo de Abono de la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires.

Nos instalamos en la platea vacía y él explica:

—Inmediatamente después comienza el ciclo de abono de Opera y, en este caso, me siento muy feliz de poder traer La Pasión según San Marcos de nuestro compatriota Osvaldo Golijov, que es una obra absolutamente peculiar, diferente a todas y que le fue encargada por la Academia Bach con motivo de la recordación de los 250 años que han transcurrido desde la muerte de Juan Sebastián Bach.
—Es un desafío gigantesco, si recordamos las pasiones según Juan y Mateo con que Bach nos ha deslumbrado a través de los siglos.
—Golijov ha tomado esta obra imaginando estas Pasiones hechas con músicas latinoamericanas, explica García Caffi. Aquí hay algo muy interesante también y es que ha utilizado instrumentos especialmente elegidos para que la música latinoamericana tenga una presencia singular. Por otro lado, Golijov es un compositor que ya nos ha dado muestras de tener una capacidad inmensa para ampliar los repertorios musicales con disciplinas tradicionales y escolásticas junto a disciplinas populares. Creo realmente que esta obra va a causar un impacto singular.
—¿Pero, por ejemplo, cuando en la “Pasión según San Mateo”, la contraalto entona el maravilloso “Perdóname, Señor…” quiere decir que en esta versión lo escucharemos en tiempo de milonga?

Con mucho humor, García Caffi entona (con aquella perfecta afinación del Cuarteto Zupay) algo como “… y el Señor nos ha dicho…” en un ritmo danzarín que nos hace entrever pañuelos y quebradas. Y mientras nos reímos, él explica.

—En realidad, tiene fragmentos y partes profundamente clásicas pero también una profusión de elementos de percusión y de diversidad de ritmos, de células rítmicas que, por lo diferentes, marcan realmente un hito muy interesante en el campo de la música y especialmente el estilo de este compositor nuestro que, en este momento, es disputado en varias partes del mundo por la calidad de sus obras. El Teatro Colón todavía no había estrenado una obra grande de él.
—¿No es entonces el estilo de Ariel Ramírez en “La Misa Criolla”?
—No, no. En absoluto. Por otra parte, habíamos estrenado varias de sus obras pero para orquesta o para música de cámara. Obviamente, en la programación operística habría muchas cosas para destacar pero, en primer término, quiero decirle que lo que estamos buscando en el Teatro Colón es recuperar la innovación a través de programaciones innovativas y que también tengan una trascendencia tanto nacional como internacional. Queremos volver a ser el Colón que éramos. El Colón que era no solamente orgullo de los porteños sino también uno de los grandes símbolos de la ópera argentina en el mundo. Y esto lo vamos a lograr porque estamos empeñados en utilizar la mayor diversidad; en pensar no solamente en la música escolástica y tradicional sino también en aquella de nuestros días. También pensar en revisar un poquito la historia del Teatro Colón y ver lo que esta casa le debe a su público. Entre otras cosas, todavía le debe obras importantísimas de la segunda parte del siglo XX.
—¿Por ejemplo?
—Bueno, ahora vamos a estrenar el Edipo, de George Enescu, así como a principios de este año 2011, estrenamos El gran macabro de Ligetti.
—¿Cómo olvidar a ese monstruo fascinante?
—También, y aunque parezca increíble, vamos a ahondar en grandes obras de la música universal que, por diversas razones, el Colón todavía no ha estrenado. Podríamos hablar del Rinaldo, de Händel, que también se estrenará en esta temporada 2012 en una versión de concierto con un director extraordinario: Martín Haselboeck, el gran maestro del revisionismo histórico. Martín es un hombre especializado en la música barroca. Ha indagado en ella y viene a trabajar especialmente y a mostrarnos un Rinaldo como lo planteó originalmente Händel.
—Llama la atención que nunca se haya dado aquí.
—Es verdad. Está basado en el libro de Torquato Tasso Jerusalén liberada y es una obra bellísima con una historia muy hermosa. También, dentro de los estrenos, destacaría Hagith, una obra de Szymanowski que nunca se ha estrenado en nuestro teatro. Y no puedo dejar de mencionar que, después de 59 años, vamos a presentar una obra de Arnold Schönberg Erwartung (que significa “expectativa”) estrenada en 1924 y que se ejecutó en el Colón una sola vez hace casi sesenta años. Recordemos que ésta ha sido una ópera que realmente provocó una transformación en el lenguaje de la ópera universal. Tampoco puedo dejar de mencionar, en este caso un estreno, de la ópera de Mercadante I due Figaro, que es una recuperación de la ópera napolitana que se estrenó en 1836 y que dirigirá Riccardo Muti.
—Se lo nota muy orgulloso con la visita de Muti.
—Bueno, es la primera vez que va a dirigir ópera en Colón. Ya ha estado aquí dirigiendo conciertos pero esto significa toda una primera vez. Por otra parte, también, si pensamos en lo tradicional, como Rinaldo, también podemos hacerlo con La forza del destino, que vuelve al Teatro después de tanto tiempo. O también en La Cenerentola, donde volvemos a contar con Sergio Renán en la puesta, Emilio Basaldúa en la escenografía y también con una innovación singular que me brinda mucha felicidad: Gino Bogani estará a cargo del vestuario.
—Esta sí que es una noticia inesperada…
—En el caso de La Cenerentola, vamos a tener también, pese a ser una obra tan conocida, la conjunción de tres personajes como Renán, Basaldúa y Bogani, que sabrán interactuar y darle un carácter muy personal. Y, finalmente, no puedo dejar de sentirme muy feliz de haber podido realizar  la producción de El Colón Ring, que es una condensación de la Tetralogía de Wagner. Tiene un sentido extraordinario de lo que es una verdadera condensación musical a través de la adaptación musical de Cord Garben y también tendremos otra visita.
—Claro, un personaje con nombre de leyenda: Katharina Wagner, la bisnieta de Richard.
—Efectivamente. La puesta en escena va a ser hecha por ella.
—¿Qué tipo de persona es?
—Es una mujer de una calidad intelectual muy importante. Tiene 33 años y con una fuerza increíble. Está transformando el Festival de Bayreuth. Allí sí que tiene verdaderos problemas con los tradicionalistas.
—Creo que cantan “Parsifal” en traje de calle.
—Ella es muy innovadora en sus puestas y creo que le va a hacer muy bien a Wagner y al festival. El arreglo que hemos hecho con Katharina (vuelve dentro de una semana) es trabajar durante unos días para ver todos los diseños escenográficos y de vestuario. A fines de diciembre, se comenzó el montaje de esa escenografía. Va a ser muy singular porque aun cuando la Tetralogía haya sido reducida a siete horas, no hay que olvidar que contiene cuatro óperas.
—¿La presentación va a ser en una función?
—En realidad, son cuatro bloques de una hora y media cada uno. Empezará a las 14.30. Una hora y media más tarde, haremos un intervalo de media hora en el que se sirven bebidas.
—Bueno, el maravilloso espectáculo que trajo Ariane Mouchkine al Centro de Exposiciones duraba ocho horas y a nadie se le hizo largo.
—Desde ya. Y, por otro lado, también esto es muy habitual en ciertos festivales europeos. También en el mismo Bayreuth. Lo que yo busco es que también podamos traer algunas buenas costumbres. Nuestro público verá entonces si le interesa o no. Pero, por lo que observo en la venta de los abonos, está súper interesado. Tanto el Gran Abono como el Abono del Bicentenario se están vendiendo muchísimo. Fíjese que por primera vez, tanto Angela Gheorghiu como Roberto Alagna van a cantar juntos. Vendrá Renée Fleming.
—Nada menos. Una voz inolvidable.
—Además, quería destacar en el Abono del Bicentenario a cuatro de los más grandes pianistas que tiene el mundo en este momento. Me refiero al chino Lang Lang que, entre otras cosas, tocará los 12 estudios Op. 25 de Chopin; András Schiff; Arcadi Volados y el joven ruso Evgueni Kissin. Repito que son pianistas extraordinarios que harán un suceso de sus conciertos. En ese mismo abono, está Helmuth Rilling con la Academia Bach y al Trío Guarnieri de Praga que viene por primera vez. Y así sucesivamente. En ballet nos pasa lo mismo. No hay más que observar el programa general que hemos puesto a disposición del público, pero lo que me gustaría realmente subrayar es que no improvisamos. Que nos preocupa mucho pensar en el Teatro Colón, no sólo en su historia sino en lo que debería ser de aquí en más. Es decir, Colón en el siglo XXI y sentir también que es un teatro estatal. No es privado y por lo tanto su programación debe tener una diversidad que abarque muy distintas épocas y muy distintos estilos. Compositores que han formado diferentes escuelas. Hemos aplicado el mismo criterio en la danza, en los conciertos o en las óperas. Y también estamos muy inclinados hacia esta escuela maravillosa, como yo creo que es la del Teatro Colón y que se llama Instituto Superior de Arte, donde hemos transformado los planes de educación agregando varias carreras. Tenemos la Academia Orquestal con la Orquesta Académica que da muestras de los niveles superiores a los que se puede llegar artísticamente y nuestra intención es revalorizar la educación. Es un tema central para nosotros con el objetivo de formar cuadros que entren al Teatro Colón para dignificar la música una vez que entren a nuestros cuerpos. Pensamos exactamente lo mismo con respecto al CTC (Centro de Experimentación del Teatro) que funciona en nuestras salas del subsuelo.
—Justamente, a fin de año ustedes presentaron allí la ópera sobre Ada Falcón. Una experiencia muy interesante acerca de esta gran voz del tango.
—Exactamente. Ha sido un éxito y, a partir de la dirección de Miguel Galperín, hemos planificado un 2012 que nos llena de alegría porque estamos haciendo una muestra de aquellos músicos argentinos trascendentes que superan la experimentación para llegar a materia artística plena. En general, estamos muy felices que esta programación 2012 muestre el camino hacia dónde vamos. Ni hablemos de la de 2013 sobre la que todavía no puedo decir nada aunque ya elegimos los títulos y la base central de lo que será ese año.
—Y de Piazzolla, ¿no tenemos nada?
—Por supuesto que sí. Hay varias cosas en distintos momentos de la programación musical que le pertenecen.  No sé si usted recuerda que cuando el mes pasado Mauricio Macri juró en la Legislatura, vinieron luego al Teatro Colón y escucharon un concierto de la Camerata Bariloche cuyo programa (entre otras obras, Las estaciones porteñas) estaba íntegramente compuesto por música de Piazzola.
—Sería muy lindo poner “María de Buenos Aires” en el CTC.
—Se está adelantando. Es una obra muy bella y hay que conservar escénicamente la atmósfera que Piazzolla le puso musicalmente. Sobre el texto de Ferrer, Piazzolla le agregó una atmósfera singular de ese porteñismo envuelto de melancolía por la tradición y, sin embargo, tan moderno por su desarrollo.
—Es también toda una época de nuestra vida.
—Absolutamente… Me recuerdo con mi grupo (El Cuarteto Zupay), actuando todas las noches en el viejo Michelangelo, luego en el nuevo y, antes, en el Tucumán 676 donde Astor tocaba su música y recibía cartas de tangueros tradicionalistas que lo insultaban. Fue una época muy particular… Inolvidable.
—Volviendo al presente, pensaba qué difícil, como director del Colón, tantear el gusto del público porque muchas de las cosas de la temporada que usted acaba de mencionar son muy audaces.
—Bueno, uno de los elementos centrales de la función que debo cumplir como director artístico es pensar en todo y en todos. Y si bien la programación  2012 es innovativa, yo sé lo que va a gustarle a la gente porque, aún siendo innovativa y con seis estrenos universales, nosotros estamos haciendo también obras del barroco como Rinaldo y la gran obra operística verdiana como La forza del destino o La Cenerentola. Al mismo tiempo, tenemos que intentar que lleguen nuevos públicos al Teatro pero con los códigos del Teatro Colón. Yo no creo que el rock o algo así atraiga nuevos públicos a este teatro. Me refiero a nuevos públicos atraídos con programaciones inteligentes y con formación. Esto tanto en el Instituto Superior de Arte como en las escuelas primarias y secundarias. La posibilidad de que la gente escuche que hay otro lenguaje traerá nuevos públicos. Lo que estamos buscando también es que en la programación haya muchas cosas presentes aunque no se nos escapa que, en un año, todo no se puede programar. La programación se debe pensar recordando el año anterior y previendo el año que le va a seguir. Debe pensar en las deudas que tiene el teatro con una cantidad significativa de compositores y obras de diversas épocas y también debe pensar en que la gran tradición operística debe estar presente porque básicamente es lo que sostuvo este teatro desde siempre.

Perfil.com | Edición Impresa | "El rock no atrae nuevos públicos al Colón"

About these ads

5 comentarios el “Perfil.com | Edición Impresa | "El rock no atrae nuevos públicos al Colón"

  1. PARA UN GRASA NO HAY NADA MEJOR QUE OTRO GRASA

    MAGDALENA Y CAFFI UN SOLO CORAZON!! EL ROMANCE DEL VERANO
    un bruto que se las da de regisseur con una bruta que se las da de periodista

    LA GRASITUD CHORREA POR LAS PAGINAS DE PERFIL

    en serio creen que engañan a alguien con las grasadas que dicen?

    • me sumo , podriamos dar LA PASION SEGUN LOS TRABAJADORES,que nivel , llenariamos el teatro,………ya sufrimos bastante para tener otros cuatro años mas de dictadura y tortura psicologica…….,

  2. Momentito…. para dignificar la música una vez que entren a nuestros cuerpos QUÉ SIGNIFICA?? Que los que forman parte ahora de los cuerpos estables NO DIGNIFICAN LA MÜSICA??? EH????
    Por eso sacan a la Estable de uno de los títulos de la temporada lírica para poner una ORQUESTA JUVENIL EXTRANJERA?

    Magdalena es de la peor clase de grasa: esos que se creen cultos.
    Afinación perfecta? Qué sabe de afinación?

    Estos lo unico que saben es

    • Nunca tan bien elegido un video, genial! (lamentablemente).

      Si no se fuera habitué del TC y no se estuviera al tanto – gracias a los trabajadores del mismo – de ciertos “entretelones”, leyendo esta ¿entrevista? – autobombo, propaganda – se creería que todo es una maravilla… Qué tupé!

      ¿Por qué habrá aclarado el zupay que el Teatro ‘no es privado’? Y claro que era un orgullo… antes de la ruin gestión pro.
      Para colmo, la ultra gorilona hablando como crítica musical… y refiriendo a la afinación, justamente! de ese grupo…

      Si a mí me indignó esta nota, me imagino a Uds. Mi solidaridad, como siempre.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s