Valentina Carrasco: “Nadie pude manipular al destino”

La Voz.com.ar
Valentina Carrasco: “Nadie pude manipular al destino”
Valentina Carrasco, directora de la ópera “Oedipus” por la Fura Dels Baus, dice que la soberbia puesta del grupo catalán es un alerta para quienes quieren controlar el devenir de las cosas.
Por Germán Arrascaeta 01/06/2012 00:00
La argentina Valentina Carrasco se afianza como directora del grupo catalán La Fura Dels Baus. A tres años de estrenar El gran macabro, del rumano György Ligeti, ahora afronta el reestreno de la ópera Oedipus, inspirada en la ópera homónima de George Enescu y en la saga de tragedias de Sófocles sobre Edipo. Junto a Alex Olle, Carrasco articula en la actual puesta del Teatro Colón un elenco numeroso y embarrado, la orquesta estable del coliseo porteño (que ejecuta una partitura entre clásica y contemporánea), dos coros (uno estable, otro de niños) y un texto que pretende alterar sobre las consecuencias (fatales) de querer imponerse a un destino inexorable. Como todo lo relacionado a La Fura, los resultados son abrumadores.

Carrasco tuvo la gentileza de atender a VOS el mismo día del estreno. Con toda la atención puesta en los detalles, le resultó imposible saber si hay planes para que Oedipus se represente en Córdoba (Marcela Reartes, directora del Libertador, dijo que no han acercado ninguna propuesta). Para explicar el sentido de Oedipus, Carrasco enfatiza el alcance de la siguiente línea de texto: ""¡Parricida! ¡Vosotros sois parricidas! ¡Yo soy inocente! Mi voluntad nunca estuvo con mis crímenes. ¡He vencido al destino!" ¿Por qué elegirá este diálogo en particular? Carrasco: "Es una reivindicación del destino como algo inexorable. La ópera cuenta toda la vida de Edipo, no sólo la tragedia. El diálogo pertenece al cuarto acto, cuando Edipo asegura no ser culpable de haber matado a su padre porque, al cabo, sólo buscó toda su vida evitar un destino que le estaba asignado".
"En realidad, Edipo enfrenta al destino, lo esquiva, lo desafía -añade-. Él se cree hijo de los reyes de Corinto, y cuando el oráculo le dice que él va a matar a su padre, no hace más que huir de allí, ignorando que lo habían intercambiado con otro bebé al momento de nacer. Por irse de Corinto, en el camino, se cruza con un carro, tiene un altercado y casi por accidente mata a los que iban en el carro, entre ellos a su padre biológico. Hay una especie de soberbia de querer ser más fuerte que el destino. La obra da ese diagnóstico. Pero hay que pensar en que no todos tenemos un destino tan horroroso como el Edipo. A todo nos toca algo, eso sí".

-Todos los personajes están embarrados. ¿Por qué?
-Por los disparadores de esta puesta. Te cuento. Un buen día estábamos trabajando en Hungría y se dio una catástrofe bastante particular. Una inundación hizo que rebalsaran unos piletones en los que se trataban tóxicos. Así que se desparramó ácido amoníaco por un territorio cercano a la ciudad en la que estábamos. Quedó cubierto de barro rojo. Una especie de arcilla. Era un color bonito reinando en una zona fantasma. Fue ahí que pensamos que el hombre contemporáneo cree que puede controlar absolutamente todo. Lanzamos naves para controlar el espacio aéreo, los astros, manipulamos la genética. Creemos que podemos afectar cierto devenir.

-Así que el barro es puro simbolismo.
-En ese barro estaba representado el fracaso de esa pretensión. Puse énfasis en esa línea de texto porque el crimen de Edipo no fue haberse casado con su madre y haber tenido hijos con ella, tampoco haber matado a su padre. Su crimen fue evitar su destino. Cuando se da cuenta de tal cosa, cae agua, se quita el barro y purifica toda pesadilla. Algo nos ha tocado, no lo podemos evitar. Nadie puede manipular el destino.

-El barro, el espíritu de electrochoque de La Fura Dels Baus. ¿No contrasta con la solemnidad perceptiva a la que invita el Colón?
-Ya hicimos El gran macabro allí, y dispusimos una mujer desnuda de varios metros arriba del escenario, y dueña de una vagina de látex. Ya habíamos hecho cosas más "antisolemnes" el año pasado. El Colón es espectacular para trabajar porque tiene un escenario muy grande, una visibilidad muy bonita. Como concepto… En Alemania y Holanda ya se instituyó esa cultura de que la ópera no es sólo para el público al que le gusta la música clásica. Puede haber puestas tradicionales en sus teatros, pero ya está mal visto que sea demasiado tradicional. Son países con una larga tradición y es normal que la ópera tenga un devenir similar al de la pintura. En el Colón, según puedo ver desde niña, hay un espíritu que hace dialogar en buenos términos a lo nuevo con lo contemporáneo.

 
Valentina Carrasco: “Nadie pude manipular al destino”

9 comentarios en “Valentina Carrasco: “Nadie pude manipular al destino”

  1. No no fue chistoso. Fue muy serio. Si esta señora o señorita dice que no se puede manipular el destino, me pregunto como hizo ella para llegar al Colon? Me pregunto como hizo Garcia Caffi para llegar al colon, Estudiaron Regie? Porque El director del Colon, paga criticos para que escriban bien, eso no es manipular de alguna manera el destino? Quizas Edipo no pueda manipular su destino, pero aqui en esta gestion siempre los mismos se manipulan el destino y Como,.,

    Responder
    • No tengo una respuesta para cada una de sus muchas preguntas. Solo creo que ninguno de sus planteamientos contra la gestión del Teatro justifica insultar públicamente a la corresponsable de una puesta, que por otra parte, y al criterio de la gran mayoría de los críticos y del público que colmó la sala en todas las funciones, fue de altísima calidad.

      Responder
      • ok calidad mata cuestionamiento.
        Fue un rapto de locura, una irrespetuosidad de mi parte, juro que no quise manipular el destino, lo juro y lo perjuro, perdon mil veces perdon Valentina eres la mas talentosa y la mas humilde artista y tus ideas las mejores las mejores del mundo. y yo y muchos de por aca los mas miserables, mediocres y futiles. enseñanos el camino del exito antes que nos suicidemos tirandonos del paraiso derrotados por el talento de esta inigulable gestion. a partir de hoy dejo de existir. no pude manipular el destino tenias razon.
        saludos
        Acido.

        Responder
  2. Ayer fui a ver Edipo. Le quitaron cinco minutos, la danza de pastores que hay en el pimer cuadro, música puramente instrumental. ¿En algún lado decía que no iba a estar completa? ¿Salió en algún comentario? Lástima, porque la música es muy bella, e incluso es el momento en el que el compositor jeuga un poquito con la melodía del oboe que abre el cuadro. ¿Quién habrá decidido el corte? Total, como no es conocida, nadie se da cuenta; pero es como que nos regalen un libro al que le falta una hoja.

    Responder
  3. A este libro se le cayeron muchas hojas hace varios otoños.
    Si la calidad de la puesta es evaluada por comentaristas que para describir un estilo hablan de «una partitura entre clásica y contemporánea»…

    Responder
  4. hace muchos años… tantos como los que tengo en el teatro, al ir a la biblioteca… desaparecida como el baile de pastores, me solazaba con «das kuntswerk» una revista alemana con lo ultimo de plastica, puestas teatrales y etc… una verdadera joya,
    lo de la Fura ES VIEJOOOOO….parece pedante mi comentario y pido perdon pero cuando uno esta al tanto de movimientos plasticos y etc…. por favor lo pido:no me inventen la polvora.
    fui a lo de Edipo…esa cosita fea y transgresora (aparentemente) esta pasada, hay que ver la nueva estetica de las peliculas y de las obras teatrales que tratan estos temas mitologicos…. magia,poesia, eso le falto a este espectaculo… lo unico que me gusto fue el chorro de agua que le tiran al pobrecito al final y la luz de la entrada en el otro mundo… un instante, lo demas era una mezcla de Mad max, J.Beuys con algo de Gilbert and George…. y algo de otras peliculas de los 80…. la musica me parecio bellisima, pero ese estatismo visual. bueno, es mi vision…. ahora….. al que se le van a caer mas que un baile de pastores es al pobre Wagner…. ya estoy sufriendo…. estare para esa epoca en el teatro? ya estoy sufriendo por muchos motivos…. y no me importa decirlo.

    Responder

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s