Clarín | Edipo desarmado

Clarín | 01/06/12
Edipo desarmado
La Fura del Baus invade el Colón; sobre la enigmática imagen de Artigas; y… sobre el fetichismo y La novicia rebelde.
POR Diego Erlan
Más de sesenta personas no dejan de escuchar al sujeto vestido de esmoking que habla desde una mesa al fondo del salón dorado del Teatro Colón. El del esmoking es Diego Fischerman, crítico de música y escritor, y está encantando al auditorio en esta disertación sobre George Enescu, el compositor rumano autor de la ópera Edipo, que esta noche de martes se estrena en un montaje de La Fura dels Baus. Uno a uno, Fischerman comienza a desmontar mitos con preguntas y cuestionamientos: por qué seguimos llamando música contemporánea a la compuesta hace casi un siglo; por qué la época actual es mucho más lenta, a diferencia de lo que se piensa, que épocas pasadas. Son algunas.

También dice que es una mentira que antes no hubiera mercado porque mercado de la música hubo siempre. Porque toda lección ilumina como casco de minero, el crítico habla de tensiones y distensiones en la música; de estéticas que clausuran otras porque todo artista quiere decir algo nuevo; de la triple B: de Beethoven, Bach y Brahms o de las tensiones insostenibles que propuso Schönberg y de cómo después de él nada fue igual. Habla. Hasta llegar a la ópera que nos convoca. De la precocidad de Enescu, violinista virtuoso y compositor marginal, porque no era alemán y se educó en París junto a Debussy y Ravel. Acompañado de fragmentos de la obra, el crítico da cuenta de la dramaticidad del sonido de Enescu (más cercano a Wagner que a Bartók), del color orquestal, del trabajo obsesivo para desarmar la orquesta y armarla de otra forma en una obra que le llevó diez años de trabajo obsesivo en la composición. Porque –Fischerman se preocupa en recordarlo– la tragedia de Sófocles es una de las obras que menos relecturas tuvo en la historia, quizás por su tema (el incesto), hasta que llegó Freud para catapultarla a frase hecha. Fischerman también quiere desarmar los prejuicios de aquellos que suelen decir “yo no sé nada de música”. Piensa que eso se debe a que los críticos suelen hablar de cuestiones técnicas que no les interesan ni siquiera a los compositores. Aboga por el disfrute y se disfruta aquello que uno entiende. Por eso también, al final de la charla, Valentina Carrasco, una de las directoras de La Fura, explica la búsqueda estética que hicieron en cada uno de los cuadros de la obra. Hubo quien, fascinado por la música de Enescu y por la lucidez de Fischerman, salió de la conferencia directo a la boletería. Por localidades agotadas en el Paraíso a cuarenta y cinco pesos, le quedaban sólo algunas plateas a novecientos. Hubo quien, indudablemente, se quedó con las ganas.

La ópera Edipo, del grupo La Fura dels Baus, durante su estreno, en el Teatro Colón de Buenos Aires. (EFE)
La ópera Edipo, del grupo La Fura dels Baus, durante su estreno, en el Teatro Colón de Buenos Aires. (EFE)
Edipo desarmado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s