Arcadi Volodos, un poeta del piano – 04.09.2012 – lanacion.com

La Nación | Martes 04 de septiembre de 2012 | Publicado en edición impresa
Colón
Arcadi Volodos, un poeta del piano
El músico ruso se presenta por primera vez en la Argentina
Por Cecilia Scalisi | LA NACION
A fines de los años noventa, el nombre de Arcadi Volodos saltó a la fama con una espectacularidad poco frecuente. Desde su debut discográfico (un álbum que contiene transcripciones para piano compuestas por él mismo), y un posterior concierto en el Carnegie Hall de Nueva York que hizo leyenda, Volodos conquistó la cima del mundo musical, ganándose el título de uno de los más originales y completos genios pianísticos de nuestros tiempos, esto no sólo por su impactante virtuosismo técnico sino, sobre todo, por el refinamiento de su gusto musical, por la madurez y un especial sentido para expresar sutilezas impensadas en los colores y las dinámicas que hacen de él un verdadero artista del teclado.

Como dijo el famoso Paul Badura-Skoda: lo sorprendente en este joven de inusual talento es su capacidad de ser, a la vez, tan imponente con Liszt, como dulce y lírico con Schumann. Llamativo su caso también porque, habiéndose rehusado a competir en los concursos de piano para hacerse de uno de esos celebrados trofeos que aseguran una vidriera de renombre y que hoy en día son divisa casi ineludible para entrar en las grandes ligas internacionales, haya sin embargo alcanzado esa codiciada cumbre en la que instaló su nombre hace ya casi dos décadas.

Desde entonces no ha dejado de cosechar prestigiosas distinciones con sus registros discográficos y un éxito sensacional en sus conciertos con las orquestas más destacadas del mundo (Filarmónica de Berlín, de Nueva York y de Londres, Orquesta de Concertgebouw, entre otras). Pero lejos de toda pose de genio, Volodos considera la música no como una profesión sino como una religión, casi una filosofía de vida.

De hecho, afirma que genios son los compositores cuya música él sólo interpreta, y que de cien conciertos, diría que, según sus parámetros de calidad, apenas en dos o tres de ellos logra su perfección deseada.

Su mejor consejo para los jóvenes que se embarcan en la aventura de una carrera pianística es preguntarse "¿puedo vivir sin la música? Si la respuesta es sí, pues entonces abandónala de inmediato". En su caso, si bien esa pregunta llegó un tanto tardíamente (había estudiado canto y dirección pero recién a los 15 decidió convertirse en pianista, siendo más tarde discípulo de Dmitri Bashkirov, padre de Elena Bashkirova y suegro de Daniel Barenboim), sus excepcionales aptitudes y dedicación no demoraron en rendir sus frutos.

Hoy, este pianista brillante nacido en San Petersburgo hace cuarenta años llega por primera vez a la Argentina a presentarse en el Teatro Colón con un recital único en el marco del Abono del Bicentenario, interpretando un programa ideal para lucir sus extraordinarias capacidades de ejecutante del romanticismo musical: la Sonata D 784 de Schubert, los Intermezzi Op. 117 de Brahms y la Sonata en Si menor de Liszt, una de las piezas más dificultosas de todo el repertorio pianístico, en la cual Arcadi Volodos, con su extensa paleta de matices, deberá dar prueba de cómo un titán puede tan mágica y dulcemente convertirse en un poeta del piano.

EL PERFIL

  • Arcadi Volodos
    Abono Bicentenario
    Hoy, a las 20.30. Desde $ 43.
    Teatro Colón, Libertad 621.

Foto: Archivo

Arcadi Volodos, un poeta del piano – 04.09.2012 – lanacion.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s