Página/12 :: “Quise hacer una puesta muy argentina”

Página/12 :: Martes, 27 de noviembre de 2012
MUSICA › VALENTINA CARRASCO DIRIGIRA EN EL COLON UNA VERSION REDUCIDA DE EL ANILLO DEL NIBELUNGO
“Quise hacer una puesta muy argentina”
La directora de escena fue llamada a último momento para ocupar el lugar de Katharina Wagner, bisnieta del compositor. La adaptación fue bautizada como Colón-Ring. “La obra, cortada o no cortada, sigue siendo una cosa impresionante de hacer”, sostiene Carrasco.
Por Diego Fischerman
“No soy ingenua; sé que éste es un proyecto muy discutido”, dice Valentina Carrasco. La directora de escena argentina, integrante del grupo catalán La Fura dels Baus y colaboradora en las puestas de El gran macabro, de György Ligeti, y Edipo, de Enescu, que se vieron en el Teatro Colón, fue llamada por este teatro hace un mes para hacerse cargo de la puesta de la versión reducida de El anillo del nibelungo, de Richard Wagner, que se estrenará hoy a las 14.30 y se presentará también el viernes 30. El motivo de esta convocatoria fue la partida de quien iba a ser la régisseuse, Katharina Wagner, bisnieta del compositor y actual directora del Festival de Bayreuth. “En algún aspecto me pasó lo mismo que cuando por un conflicto sindical importante con los músicos, que nos había tomado de rehenes, vimos que no podría presentarse la obra de Ligeti”, cuenta Carrasco. “Sentí que había muchísimo esfuerzo de muchísima gente, maquinistas, utileros, gente de video, de luces, que se desperdiciaría y que podía ayudar para que eso no sucediera.”

En esa ocasión, La Fura presentó la obra sin orquesta, en una reducción para dos pianos, percusión y teclado electrónico, que incorporaba la grabación discográfica de una de las escenas. “Fue lo mismo, ver que todo podía tirarse por la ventana”, resume la directora. Según ella, “todo fue un poco surrealista y por suerte, cuando me llamaron, tenía un período en blanco en la obra que estaba montando en Lyon. Al principio no sabía si era en serio o en broma. ‘No se nos ocurre nadie más’, me dijo Pedro Pablo García Caffi –el director del Colón– y como conocía la obra, porque la habíamos hecho con La Fura, y conocía el teatro, y tengo un poco esa cosa de improvisadora, pues había que contestar rápido, entonces dije que sí”.

Entre las cosas que Carrasco agradece está el elenco con el que se encontró. El conjunto de cantantes reunidos para esta adaptación bautizada como Colón-Ring es verdaderamente portentoso, empezando por Jukka Rasilainen en el papel de Wotan, Linda Watson como Brunnhilde y Leonid Zakgozhaev en el papel de Siegfried. La dirección musical será de Roberto Paternostro y la adaptación de la música original, que lleva las cuatro óperas de Wagner a una sola, de unas siete horas de duración (alrededor de nueve contando los tres intervalos en que se servirá champagne y entremeses), es de Cord Garben, aunque su proyecto fue transformado sobre la marcha. Y es que Garben cambiaba el orden de algunas escenas mientras que, en este caso, se optó por respetar las cuatro partes –El oro del Rhin, La walquiria, Sigfried y La caída de los dioses– aun cuando en cada una de ellas se realizaran los cortes de lo que Garben caracterizó como “largas discusiones y repeticiones de estrofas o fragmentos filosóficos”.

Ante las modificaciones forzadas por la defección de Katharina Wagner, el equipo técnico quedó conformado por Carles Berga, quien presenta su diseño de escenografía “basado en una idea original de Frank Schloessmann”, y el notable Peter van Praet, que firma el diseño de iluminación. “La obra, cortada o no cortada, sigue siendo una cosa impresionante de hacer. Y tampoco te tocan en la vida tantas oportunidades. No sé cómo me ha pasado esto, pero no he hecho ningún Verdi y ya voy por la segunda Tetralogía”, bromea Carrasco. “En la anterior, que era, en rigor, de Carlos Padrissa y de La Fura, yo, en realidad, apenas colaboré. Esta es totalmente independiente de aquélla, más allá de algunas ideas y de algo de la dramaturgia que se había trabajado en esa ocasión y que yo pudiera tenerlo en cuenta. Por más que esté cortado, esto es un regalo. Siempre se puede mirar todo lo que no está, pero también lo que sí. Y yo no soy una persona de tener mucho miedo. O, por lo menos, de dejar que el miedo me paralice.”

Carrasco cuenta que “empecé a mirar la escenografía que ya estaba hecha y no a reconstruir lo que pudiera haber estado en el plan de Katharina Wagner sino a ver qué me inspiraba, o me daba ideas o me parecía que podía utilizar en mi propia visión de la obra. En principio había unas paredes azulejadas, que me hacían acordar a la facultad en la época en que yo estudié Letras. Era un edificio que antes había sido algo como una morgue o una escuela de enfermería, o algo así, y yo lo asociaba con los lugares donde se torturaba. Para mí era claro que el oro del libreto no era simplemente un anillo, que era algo más, algo que nacía, algo robado. Y vi entonces que el oro es un bebé. Un bebé robado. Mi idea fue hacer una puesta muy argentina. Vi, por supuesto, la que Marcelo Lombardero hizo de El oro del Rhin en el Argentino de La Plata, que me pareció extraordinaria. No pensé en argentinizarla de esa manera, por supuesto (allí, el submundo del Rhin se situaba en el Riachuelo y el Dock, y el Walhala era una altísima torre en Puerto Madero); pero sí en tomar elementos que situaran la historia aquí”.

En la versión de Carrasco, Wotan es, por ejemplo, alguien con reminiscencias de Perón. “No es exactamente él; no me interesaba exactamente él, como personaje, sino la referencia al poder”, explica. “Y entiendo que hacer la adaptación de una obra tiene aspectos discutibles. No soy tonta. Pero encuentro motivos para que esto se haga. En principio me parece que el hecho de que toda la Tetralogía –o esto, que no es la obra de Wagner, pero que está basado en ella– pueda hacerse en un solo día, que se posibilite esa inmersión total en el mundo de esa obra, me parece muy interesante. Es la experiencia de haber conocido estos personajes, y estos temas musicales, en una atmósfera wagneriana, digámoslo así, a lo largo de todo un día.”

Ensayo de la obra que hoy subirá a escena en el máximo coliseo argentino.

Página/12 :: espectaculos

11 comentarios en “Página/12 :: “Quise hacer una puesta muy argentina”

  1. “que nos había tomado de rehenes”
    …ESTA NIÑA ES UNA IRRESPETUOSA, NUNCA SE PREGUNTO PORQUE HABIA PASADO ESO?
    NO…NO LE IMPORTO. SENSIBILIDAD CERO.

    ‘”No se nos ocurre nadie más’….CON TODOS LOS REGISTAS QUE HAY EN ARGENTINA!!!! PERO CLARO…. “tengo un poco esa cosa de improvisadora” SE NOTA… LO ATAMOS CON ALAMBRE… PERO ELLA SABE… Y LO SABE MUY BIEN, QUE LOS EQUIPOS QUE VA A ENCONTRAR EN EL COLON SON DE UNA GRAN CALIDAD DE REALIZACION… ENTONCES SUPLE LA “IMPROVISACION” CON EL PROFESIONALISMO QUE VA A ENCONTRAR Y ZAFA.
    TRISTE,MUY TRISTE, PORQUE DE NUEVO PASA QUE LA GENTE QUE ESTUDIO, SE PREPARO CON SERIEDAD NO TIENE LUGAR EN UN AMBITO TAN IMPORTANTE COMO ES EL COLON, Y LLEGA ESTA NIÑA”IMPROVISADA” EN OPERA, QUE NO SE SI LEE MUSICA, Y LES QUITA TRABAJO A LOS QUE SI HAN SUDADO PREPARANDOSE Y ENCIMA LE PAGAMOS (SI, NOSOTROS, LOS CIUDADANOS) UNA PELOTA DE GUITA QUE LOS REGISSEURS EGRESADOS DE LA CARRERA EN SU VIDA LO GANAN. ESTO SE HARIA EN BAYREUTH??
    “No pensé en argentinizarla de esa manera, por supuesto (allí, el submundo del Rhin se situaba en el Riachuelo y el Dock, y el Walhala era una altísima torre en Puerto Madero); pero sí en tomar elementos que situaran la historia aquí”.
    ENTONCES EN REALIDAD QUEDA UN PASTICHE FATAL EN DONDE SIGFRIDO TERMINA SIENDO…. KELPER!!!
    ENTONCES, UNIENDO MAS LA LOGICA DEL RELATO, EL HEROE ES… INGLES!!!
    ENTONCES… COMO SE UNEN WOTAN-PERON-VIDELA, CON LA BRUNILDA GURKA? Y A ESTA ALTURA DEL PARTIDO… QUE PASO CON LOS NIÑOS? Y CON LOS DESAPARECIDOS? Y EN EL MEDIO DE TANTO DRAMA NOS SALE ESE YETI VERDE… MEZCLA DE RANA RENE, EL COME GALLETAS Y GRINCH….UN VERDADERO DISPARATE, Y NOS CORTA EL ESTILO EN QUE TODO SE IBA DESARROLLANDO
    ENTONCES. .. UNO PUEDE HACER FICCION, PERO LA COHERENCIA INTERNA DEBE ESTAR MUY BIEN HECHA PORQUE SINO EL RELATO FLAQUEA Y NO ES CREIBLE (AUNQUE SE TRATE DE UNA FANTASIA) QUE ES LO QUE PASA EN EL COLON RING, PERO ENCIMA SE ANCLA EL RELATO EN SUCESOS DEMASIADO PREGNANTES, CASI EMBLEMATICOS DE LA REALIDAD ARGENTINA… Y SALE EL GRINCH! Y LA ESPADA!!!…. LA ORQUESTA, ESO SI, SUENA MUY BIEN, TENIENDO EN CUENTA QUE LA PREPARACION Y LA EJECUCION DE ESTO FUE TITANICO… ENTONCES LO QUE HICE FUE: CERRAR LOS OJOS, IMAGINARME MIS PROPIOS PAISAJES FANTASTICOS, Y ESCUCHAR. PUNTO. SE QUE ME VAN A PONER DEDITOS PARA ABAJO… NO ME IMPORTA

    Responder
  2. A mí me parece que no es precisamente Sara la que vive en un termo y se tragó un buzón.
    Con una amiga con la que asistimos al Anillito hablábamos de que esta puesta no es ni antigua, ni moderna, es superficial e inconexa. Ella me decía que le falta, como diría Bachelard, vigilancia epistemológica sobre el significado fundante de la obra.
    Wagner tardó 25 años para escribirla, esta chica en menos de un mes «la resignificó». Precisamente en esta nota descubre su sistema de trabajo, que se puede resumir en «me hace acordar a». No puedo evitar reírme.

    Dice: «vi entonces que el oro es un bebé»; lo vio mucho antes, porque en la puesta de la Fura el oro es un bebé (por otro lado, esa puesta tiene una estética contemporánea y es coherente).
    Ah, «le hizo acordar a» la puesta de la Fura…
    Durante toda la obra, las alusiones a la estética de los ochenta es bastante evidente (menos para el que no la conoce). La escenografía original de Katharina y Schloessmann era como un laboratorio, ella lo ensució. Claro, «le hizo acordar al» Parakultural, Nave Jungla y el taller de Marcia en el Abasto…
    Después, en el final, un conjunto bastante numeroso de gente se planta en el escenario…
    Ah, «le hizo acordar al» final del Ocaso de Patrice Chéreau, en el que judíos, alemanes, niños, viejos miran al espectador; pero ella en un alarde de creatividad los hace mirar al costado.
    Nos está pidiendo que miremos al costado y no reconozcamos sus afanos. En un mes, saca un poco de esto y un poco de aquello y aunque no tenga cohesión ni coherencia, como «parece» moderno se alegra de que la abucheen los abonados carcamanes.

    Para hacer una puesta, es necesario un conocimiento claro y preciso de la obra del compositor y sus intenciones. El semiólogo de la música Jean-Jacques Nattiez en sus Ensayos sobre la infidelidad, después de analizar todos los signos de la Tetralogía y las «infidelidades» de sus lecturas sostiene que es un sistema abierto, todo es incierto. Para Carrasco es todo más fácil, solo tiene que simular modernidad y simular originalidad, como en la simulación en la lucha por la vida.

    Wim Wenders renunció al proyecto del Anillo del bicentenario de Wagner porque no tenía suficiente tiempo para preparar al mismo tiempo una película en 3-D como Pina. Lars von Trier no se animó. Espero ansiosa la puesta de Frank Castorf. Aunque los críticos alemanes ya lo consideran agotado y passé, nunca fue lineal ni lógico: veremos qué hace con el tema de la Redención. Seguramente será revulsivo, pero creativo y original, algo que Carrasco difícilmente logre en el resto de su vida.

    Para finalizar, quiero expresar mi REPUDIO por las graves acusaciones que formula a los músicos, cuando dice que la tuvieron de rehén, los está imputando de un delito. Me parece muy grave, además de constituir una tremenda falta de respeto a los verdaderos artistas que luchan por la dignidad de su trabajo.

    Responder
    • Adhiero al repudio total, si hubiera que hacer otra denuncia pública mas y
      está registrado en los recortes improvisados hechos a la partitura original, otro trabajo extra que tuvieron los músicos en descifrar el entramado de recortes , que constan en varias fotos publicadas a modo de broma solo por lo increíble y poco profesional, que solo fue sorteado por la experiencia de los artistas.

      Responder
  3. ´Valentina Carrasco, el mejor premio que pudiste obtener a tanta “improvisación”, “falta de miedo”, “inspiración”, etc, fueron esos abucheos del martes 27. Si de verdad no sos ingenua, ni tonta, como decís en el reportaje, vas a entender, más tarde o más temprano, el circo ridículo, e ideológicamente berreta, en el que convertiste a una obra monumental de la música. Eso, o sos tan increíblemente soberbia e ignorante, que creas que fue algo innovador, y culturalmente rescatable… La realidad es que sentí que fue una falta total de respeto tanto al genio de Wagner, como a nuestra dolorosa historia. La vida da segundas oportunidades, asi que tal vez, en el futuro, escuchemos tu pedido de disculpas, por reducir veinticinco años de esfuerzo colosal, en una fantochada inaguantable. Por suerte, orquesta, dirección y cantantes respondieron más que con creces esta adaptación, casi se diría, innecesaria… Una pena total.

    Responder
  4. FRACASOS MILLONARIOS
    Hay una pelicula de Mel Brooks que cuenta la historia de dos productores de Broadway: uno con experiencia Max Bialystock y otro un contador Leo Bloom, devenido productor ante su patética vida Y tienen una gran idea: producir la peor obra musical de la historia de Broadway, juntar dos millones de dólares de inversionistas -viejitas seducidas por Max-gastar sólo una pequeña parte, fracasar y así quedarse con todo el dinero.
    Para ello consiguen -luego de descartar varios textos, entre ellos “La metamorfosis” de Kafka-”Primavera para Hitler” un musical de un militante del partido nazi que ama al fuhrer y a las palomas, luego un director gay con todo su séquito, y ya tienen el negocio cerrado.
    En el Colon Ring se puso mucho dinero, se busco a la “unica” que podria haber hecho la version, se produjo mal entonces hubo que gastar mas platita para que se sostenga la gran mentira wagneriana del siglo XXI, nosotros los contribuyentes de la ciudad fuimos las viejitas de Mel brooks que aportamos de nuestros impuestos para que se produzca el peor fracaso de la historia del teatro Colón.
    Al que produjo semejante bodrio, ya tenía su curriculum en el teatro Argentino de la plata años anteriores, pero ahora fue por más, dejo caer o boicotear la produccion de la tataranieta de Wagner y se puso de acuerdo con una joven mediocre e inexperta como parte de su plan. Fue tal el fracaso que nadie compro entradas, la platea estaba llena de invitados “gratis” que en los intervalos se abalanzaban sobre la comida como si fueran vietnamitas desnutridos, Errores conceptuales, ideas ambiciosas (el anillo es un niño) los cortes arbitrarios, la puesta argentina, etc fueron todos los manotones de ahogado que según sus responsables habran hecho un éxito de un fracaso, al reves de lo que diria Freud refiriendose a Macbeth como los que cuando triunfan, fracasan.
    En la pelicula de Mel Brooks en sus dos versiones. Bialistok y Bloom van a la carcel y terminan representando una comedia musical con los presos.
    Quizas a pesar del fracaso artistico, ya ojala sean los ultimos dias de esta horrible, y como diria Valentina Carrasco de esta “buñuelesca” gestion. La diferencia es que haciendose la piola con el surrealismo “argentino” se embolso unos buenos morlacos con los cuales el gobierno de la ciudad hubiera podido aprovechar para arreglar colegios inundaciones, y no malgastarlo en “fenomenos” artisticos mediocres.
    Si bien los cantantes fueron muy buenos esta chica de la fura dejo vahos indelebles en la mente de muchos espectadores.
    Iran a la carcel como Bialistok y Bloom?

    Responder
  5. Excelente el comentario de Gerónimo y su recordatorio de “Los productores”, una divertidísima comedia sobre esos dos personajes que buscaban con ansias un fracaso rotundo que les dejara una buena ganancia con la plata “recaudada”. Personalmente, me hace sentir mal la confirmación de que los contribuyentes de la ciudad de Buenos Aires hicimos el mismo triste papel de las “viejitas inversionistas” en el proyecto de Max. Me lo sospechaba. Pero Gerónimo me lo ratifica. Además, en la película de Mel Brooks los “productores” van a la cárcel y terminan representando una comedia musical con los presos. En el caso del Colón no hay señales de que los responsables del Colón-Ring terminen del mismo modo, a pesar de los antecedentes del director García Caffi en su paso por el Argentino de La Plata.
    Y no puedo dejar de señalar que, después de ese fracaso millonario, hoy, después de la nube tóxica que se produjo a primera hora en el puerto y ya al mediodía, en medio de un diluvio de los que últimamente castigan sin piedad a Bs. As, el ministro de cultura Lombardi se hizo presente en la entrada del teatro Gran Rex para inaugurar una estatua de Sandro. Y después somos capaces de decir que el Gobierno de la Ciudad no se ocupa de los temas importantes. ¡Cuánta ingratitud la nuestra!

    Responder
  6. Lástima que nadie se acuerde nunca, en sus notas, de la verdadera responsable de que García Caffi haya “comprado” este proyecto tan impropio de una sala del prestigio del Colón: la Sra. Cecilia Scalisi,
    “ex diplomática consorte devenida periodista” según la magistral definición de un conocido crítico musical de larga trayectoria. A esta Sra., además de pagarle suculentos honorarios vaya uno a saber por qué tareas, ahora se le concede el Salón Dorado para presentar su nuevo libro.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s