Música en vivo: la rebelión de los oyentes – 10.12.2012 – lanacion.com

La Nación | Lunes 10 de diciembre de 2012 | Publicado en edición impresa
Polémica
Música en vivo: la rebelión de los oyentes
¿Irse o no irse de un concierto?, esa es la cuestión
Por Jorge Aráoz Badí | Para LA NACION
La tragedia del oyente de música es el oído. Por ser el único aparato receptor no le deja al usuario ninguna alternativa para defenderse de cualquier ataque porque se trata de un embudo abierto a todo, incapaz de cerrarse a nada. La selectividad y las decisiones propias le están vedadas. Una vez que se ha ubicado en una sala de conciertos, quien escucha no puede optar ni disponer qué quiere o no escuchar, porque está allí para escucharlo todo: es el mismo oyente quien ha firmado su sentencia.

Para muchísima gente, resulta muy difícil aceptar que ha pagado una buena cantidad de dinero por tragarse algo que, finalmente, le ha disgustado. Es confesar una elección errada, admitir que uno ha sido engañado en su buena fe. Sólo los críticos musicales tienen la posibilidad de condenar esa impunidad, pero con un inconveniente: al contrario de (por ejemplo) los críticos literarios, no pueden recomendar algo, sino sólo juzgar un hecho que ha sucedido, cuando ya es tarde para impedirlo o al menos advertirlo.

Por eso tanta gente aplaude, a veces incomprensiblemente. No es fácil reconocer un fracaso. También por eso mismo cuando se producen abucheos de algunos disconformes, son acallados con visible molestia por la mayoría del público. Sería innecesario que a la entrada de las salas de conciertos se exhibiera una leyenda que dijera: "Aquí sólo se viene a aplaudir". Para gran parte del público eso está sobreentendido. Aplaudir es una satisfacción; abuchear es una amargura. ¿Qué prefiere la gente?

Triste destino el del oyente de música. Prácticamente no dispone de recursos para protegerse y defenderse. Ni siquiera hay leyes que castiguen las malas interpretaciones musicales como a la mala práctica en la medicina. Y sin embargo, se trata de atentados contra la salud cultural de la gente. Sólo existe una manera contundente de condenar este tipo de delito: irse de la sala, retirarse y, si es posible, decirlo, para que cunda el ejemplo. Que es precisamente lo que hizo este comentarista musical en un reciente espectáculo, al que, por supuesto, había concurrido en calidad de espectador, no para ejercer su actividad como crítico..

Música en vivo: la rebelión de los oyentes – 10.12.2012 – lanacion.com

Un comentario en “Música en vivo: la rebelión de los oyentes – 10.12.2012 – lanacion.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s