Un Colón con menos estrellas para el año próximo – 13.12.2012 – lanacion.com

La Nación | Jueves 13 de diciembre de 2012 | Publicado en edición impresa
2013
Un Colón con menos estrellas para el año próximo
El teatro apuesta a una programación más humilde, aunque con puntos fuertes
Por Pablo Kohan | Para LA NACION
Hasta hace aproximadamente una década, el Colón informaba sobre lo que habría de ser su próxima temporada cuando se asomaba la primavera. Los tiempos, las certezas y las previsibilidades han cambiado y ahora, el anuncio llega a mediados del último mes del año. Y al verlo, así, recién salido del horno, lo primero que llama la atención son las diferencias notables entre lo que fue 2012 y lo que habrá de venir. No nos referimos a los títulos y a los contenidos, que no son, precisamente, poca cosa, sino a la desaparición casi absoluta de esos nombres de prestigio inconmensurable y de calidad infinita que, este año, le dieron al Colón un toque de magia y de brillo que, podríamos suponer, no se correspondieron con las recaudaciones que se pudieron haber intuido.

Sólo contabilizando a los artistas que fueron contratados directamente por el teatro para actuar en la temporada lírica, con la Filarmónica o en el Abono Bicentenario, en 2012 estuvieron pianistas como András Schiff, Lang Lang y Arcadi Volodos, violinistas como Maxim Vengerov, Nadia Salerno Sonnenberg, Hilary Hahn, Ilya Gringolts, Akiko Suwanai y Sarah Chang, los chelistas ingleses Natalie Clein y Julian Lloyd Weber y cantantes tan maravillosos como Frederica von Stade, Renée Fleming, Angela Gheorghiu y Roberto Alagna. Además, dejaron su impronta la Bach Akademie Stuttgart, con Helmuth Rilling, el Trío Guarneri de Praga y la Orchestra Giovanile Luigi Cherubini, ni más ni menos que con Riccardo Muti. Un verdadero seleccionado de lo mejor que se puede encontrar en el hemisferio norte. Sin menoscabar los valores de ninguno de los futuros artistas que llegarán al Colón, sólo algunos, muy pocos, podrían integrarse a este grupo de élite. Si la dirección del Colón apostó a valorizar sus actividades a partir de la tracción, la fascinación y el poder que ejercen las grandes figuras internacionales, pues para 2013 habrá que buscar otra manera de posicionamiento porque aquellos nombres, definitivamente, no existen más.

Otros horizontes

La temporada operística, y esto ya parece un molde que ha venido para quedarse, se reduce a sólo ocho jornadas. Si las programaciones líricas, habitualmente, no podían prescindir de sus cuatro célebres columnas, esto es Mozart, Wagner, Verdi y Puccini, pues la adhesión a aquel patrón haría que sólo quedaran cuatro títulos por fuera de ellos. Pero además, para que el horizonte se vea aún más complicado, dentro de esas ocho funciones, una estará dedicada a una obra sinfónico coral, el poderoso Réquiem de guerra, de Britten, cuya presencia no sería ningún desatino si el panorama general no fuera numéricamente tan escaso. Combinando óperas del repertorio con otras menos frecuentadas, desde abril a noviembre, la secuencia arranca con Carmen, de Bizet, y sigue con una doble velada, la de Aleko y Francesca da Rimini, dos óperas breves de Rachmaninov que dirigirá Ira Levin (quien tendrá a su cargo la batuta de otros títulos); La mujer sin sombra, de Richard Strauss; Otello, de Verdi, con el regreso de José Cura en su doble papel de cantante y regisseur; Las bodas de Figaro, de Mozart, con la dirección de Roberto Paternostro (el gran ovacionado del Colón Ring); Bebe Dom o la ciudad planeta, una nueva obra de Mario Perusso sobre libreto de Horacio Ferrer y, por último, otro título verdiano, Un ballo in maschera, en manos de la gente de La Fura dels Baus. El doblete de Verdi se corresponde con el bicentenario de su nacimiento en tanto que ninguna ópera recordará el mismo gran aniversario para Wagner. Con el reciente y conflictivo Colón Ring, el teatro parece haber cumplido su cuota wagneriana.

La Orquesta Filarmónica de Buenos Aires ofrecerá un total de diecinueve conciertos. Sabido es que la orquesta toca fantásticamente cuando la dirige Enrique Arturo Diemecke, su titular, que, en esta ocasión lo hará en una docena de oportunidades. Entre los solistas, la mitad de ellos, argentinos, los más destacados son los pianistas Barry Douglas, Pascal Rogé y Sergio Tiempo y el violinista Vadim Gluzman. Según lo acostumbrado, en estos tiempos de Diemecke, los repertorios serán amplios y variados, con un sano equilibrio entre lo más tradicional y lo más novedoso.

Con tres temporadas en su haber, ha desaparecido el Abono Bicentenario, un ciclo lujoso y de precios exorbitantes que se tradujo en la exótica combinación de figuras estelares sobre el escenario y claros abundosos en la platea y palcos. En su lugar, dentro del rubro Conciertos Extraordinarios, llegarán la Orquesta Filarmónica de Israel, con Zubin Mehta, y la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela, con su súper estrella, el director Gustavo Dudamel. Sin lugar a dudas, serán dos de las atracciones más intensas del año.

Seguirán con su historia el Centro de Experimentación (CETC) y los conciertos dominicales gratuitos con grandes músicos argentinos. Se les suma el Colón Contemporáneo, con la presencia de algunos ensambles prestigiosos como el Cuarteto Arditti, el Ensemble Modern y la London Sinfonietta, con la dirección de Baldur Brönnimann.

Si 2012 estaba centrado en grandes nombres y en situaciones puntuales de gran expectativa como La pasión según San Marcos, de Golijov; Edipo, de Enescu; o Rinaldo, de Haendel, 2013 viene con más misterios y menos fulgores. Será cuestión de ir tomando la lupa a cada instante para ver de qué se trata cada ópera y cada concierto. Los resplandores y los destellos de los fuegos de artificio ya no están más.

Nombres para armar una temporada

Algunos detalles para imaginar lo que vendrá

BALLET

  • Trilogía neoclásica
    Tercera edición de este ciclo con lo mejor del repertorio del siglo XX.
  • Carmen
    Vuelve la versión que Mauricio Wainrot creó para el Royal Winnipeg Ballet (Canadá).
  • Alicia en el país de las maravillas
    Alejandro Cervera, en un programa pensado para toda la familia.
  • Don Quijote
    La primera bailarina Silvina Perillo se despide con su inolvidable Kitri.
  • Gala internacional
    Encuentro con grandes figuras de la danza mundial.
  • La Cenicienta
    El cuento de Perrault permite el lucimiento de todo el cuerpo de baile.
  • El lago de los cisnes
    Nueva mirada de un clásico, con coreografía de Peter Wright.

CETC

  • Luzazul
    Ópera de Marcelo Delgado y Emilio García Wehbi.
  • Don Francisco y los enmascarados
    Ópera de estilo clásico del compositor contemporáneo Pablo Massa.
  • Otras consagraciones
    Avances de la película Ital Park, de Gastón Solnicki, por el centenario de La consagración de la primavera.
  • Proyecto Victoria Ocampo
    Ópera de la dupla Martín Bauer y Beatriz Sarlo.

Un Colón con menos estrellas para el año próximo – 13.12.2012 – lanacion.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s