Carta abierta del Mtro. Karl Burnett (con traducción)

Carta abierta del Mtro. Karl Burnett
(con traducción)

It’s a shame to start things off in such a negative manner and so early into the New Year too but, I was truly shocked to read the Teatro Colon’s recent announcement, concerning the 3D projection of my production of The Sleeping Beauty, and I feel compelled to say something openly.
Many people will already know that I have been fortunate to work and ultimately build an excellent relationship with the Ballet Estable over the last few years [staging Sir Kenneth MacMillan’s ballet Manon twice, creating a brand new version of The Sleeping Beauty for the company, plus working as ballet master on both the Onegin and Corsaire productions]. It was far from evident at times and despite a few up’s and down’s along the way, due to internal issues, we still managed to forge a strong rapport.

Ironically this relationship stems from my initial belief in and consequent desire to help, the one person who has since become the main focus for my present disappointment, the Ballet Estable’s director Ms.Lidia Segni. Even with the present situation, I don’t feel the need to air everything in public that has happened between us to date but, suffice to say our initial good relations have long since disintegrated.
I have recently reviewed my Sleeping Beauty contract and found that I was simply not diligent enough with my negotiations and legally, have no leg to stand on. Basically this means the theatre can do whatever it likes with my work and in this case, Sleeping Beauty, with impunity. So, my only recourse is a moral one…
I should say straight away that money here is not the issue, as the main theme of this open letter is in regards to professional etiquette and general artistic respect – of which I’m sorry to say there’s none at all presently on show by the Teatro Colon management and most especially, its ballet director. People are always at pains to say that the Teatro Colon is one of the top five theatres in the world – which in some senses it truly is – however, when it comes to certain individuals working within its management, I’d say they comport themselves more like some two-bit amateur outfit, rather than an International Opera House!
Last August I walked into the theatre’s auditorium to be confronted by an array of cameras. It was a surprise for me and when I queried their presence, I was informed they were trying out filming in the new 3D format. I figured it was for archive purposes and asked to at least have a copy of the end result.
Well, not only was I never given a copy of the filming [seems they still don’t know my home address, even after all these years!] but I was certainly never informed they intended to project it to a paying audience! Even so, the one detail that really sticks in my throat is that it is credited as having been “edited” by Ms.Segni – the one person who in my opinion should have absolutely nothing to do with mine or anyone else’s productions.
That she does her own creations and messes about with them is her own affair but, by what right or authority does she touch another’s work? It’s very clear she has no respect for me or my ballet and sadly this has now left me no other option than to state quite categorically she is a person not to be trusted. It appears the company were unaware of its projection as well so, it truly is a case of disrespect all round!
As I mentioned before, I can take no legal stance on this matter however, I shall of course be making sure that the maximum number of people in the International dance community will hear of my experiences and ultimately, my warning to them to be extra vigilant when dealing with the person in question.
Yours Sincerely
Karl Burnett
Initial copies sent to:
Teatro Colon / Habitués del Teatro Colón / Laura Falcoff – Clarin / Margarita Pollini – Ámbito Financiero / Nestor Tirri – La Nacion / Balletin Dance

***

Es lamentable comenzar de una manera tan negativa a tan poco tiempo del año nuevo, pero he sido verdaderamente shockeado al leer el reciente anuncio del Teatro Colón respecto de la proyección en 3D de mi producción de La bella durmiente y me siento impulsado a decir algo abiertamente.

Mucha gente ya sabe que he tenido la fortuna de trabajar y en consecuencia construir una excelente relación con el Ballet Estable en los últimos años [al reponer dos veces el ballet Manon de Sir Kenneth MacMillan, crear una nueva versión de La bella durmiente para la compañía, además de trabajar como maestro de ballet en las producciones de Onieguin y Corsario]. A veces no se notaba en absoluto, y a pesar de algunos altibajos durante el camino, debidos a cuestiones internas, logramos forjar una relación sólida.

Irónicamente, esta relación se origina en mi inicial credibilidad y consecuente deseo de ayudar a la única persona que desde entonces se ha convertido en el foco principal de mi presente desencanto, la directora del Ballet Estable Sra. Lidia Segni. Aun en la presente situación, no necesito revelar públicamente todo lo que ha sucedido entre nosotros hasta hoy, pero es suficiente decir que nuestras buenas relaciones iniciales hace bastante se han ido desintegrando.

Hace poco tiempo revisé mi contrato de La bella durmiente y me di cuenta de que no había sido lo suficientemente diligente en mis negociaciones y que legalmente no tengo de dónde agarrarme. Básicamente, esto significa que el teatro puede hacer lo que quiera con mi trabajo y en este caso, con La bella durmiente, con total impunidad. Por ello, mi único recurso es moral…

Debo decir abiertamente que el dinero no es la cuestión, ya que el tema principal de esta carta abierta gira alrededor de las reglas de conducta profesional y el respeto artístico general –el cual, lamento decir, no está presente en absoluto ni demostrado por la dirección del Teatro Colón, y más específicamente, por la directora del ballet–. La gente siempre se empecina en decir que el Teatro Colón es uno de los cinco teatros más importantes del mundo –en algunos sentidos, en realidad lo es– pero sin embargo, en lo que respecta a ciertos individuos que trabajan en su dirección, yo diría que se comportan ¡más como un grupito amateur de dos centavos que como un Teatro de Ópera internacional!

En agosto pasado, cuando entré a la sala principal del teatro me enfrenté con numerosas cámaras. Fue una sorpresa para mí y cuando pregunté por su presencia, me informaron que estaban intentando filmar en el nuevo formato en 3D.  Me imaginé que era con intenciones de archivo y pedí al menos tener una copia del resultado final.

Bueno, no solo nunca me entregaron una copia de la filmación [parece que todavía no saben mi dirección particular, a pesar de los años transcurridos!] sino que ¡tampoco nunca me informaron fehacientemente de que tenían la intención de proyectarla ante un público que pagara una entrada! Aun así, el único detalle que se me queda atragantado es que se me menciona como «editado» por la Sra. Segni –justamente la persona que, en mi opinión, no debería tener nada que ver con mis producciones o las producciones de cualquier otra persona.

El hecho de que ella haga sus propias creaciones y se meta a modificarlas es un asunto suyo pero, ¿con qué derecho o autoridad se mete a tocar el trabajo de otro? Es muy evidente que no tiene ningún respeto por mí o por mi ballet, y tristemente esto no me deja otra opción que declarar muy categóricamente que no es una persona en la que se pueda confiar. Parece que tampoco la compañía estaba al tanto de esta proyección, por lo tanto, ¡es realmente un caso de falta de respeto hacia todos!

Como mencioné antes, no puedo tomar acciones legales en este tema; sin embargo, por supuesto me voy a asegurar de que la máxima cantidad de personas de la comunidad internacional de la danza conozcan mis experiencias y, en definitiva, mi advertencia para que estén muy atentos cuando hagan tratativas con la persona en cuestión.

Sinceramente suyo.

Karl Burnett

Copias iniciales enviadas a:

Teatro Colon / Habitués del Teatro Colón / Laura Falcoff – Clarin / Margarita Pollini – Ámbito Financiero / Nestor Tirri – La Nacion / Balletin Dance

Anuncios

8 comentarios en “Carta abierta del Mtro. Karl Burnett (con traducción)

  1. KAREMIA MORENO

    ALETH FRANCILLON

    KARL BURNETT

    La historia se repite: FALTA DE RESPETO de parte de los mediocres hacia los grandes artistas.

    Responder
  2. La carta del mestro Burnett, nos llena de verguenza e indignación. Vemos cómo impunemente otro artista internacional es maltratado y defraudado por los “funcionarios” de esta gestión que cómo bien define el maestro Burnett son una horda de amateurs de dos centavos, a quiénes no sólo el Colón les queda grande, sino que los verdaderos artistas de nuestro Primer Coliseo los ponen a la altura de su propia mediocridad y falta de talento. Es por ello que, desde que se hcieron cargo en esta nefasta administración (Macri-Caffi), destruyeron todo lo que tocaron sin reparar en daños: gente, patrimonio mueble, edificio, prestigio histórico…TODO. La comunidad no tiene idea que tan profundo es el daño infligido o, mejor dicho, no qiere tenerla y sigue mirando para otro lado. No nos sorprendamos, ni nos rajemos las vestiduras cuando veamos notas, entrevistas y comentarios de artistas y realizadores extranjeros denunciando estas barabridades y aconsejando cuidado y precaución al establecer vínculos comerciales con el Colón. Antes de que nos domine la remanida ira xenófoba argentina, aquella que tiene su origen en la piolada, en el zafar permanente y en la “viveza criolla”, sepamos que nuestro desprestigio tiene sus fundamentos y que pagarán muchos justos por unos miserables pecadores. Sepamos, sin duda, que ¡MACRI Y CAFFI LO HICIERON! Volver de ello será bastante difícil. Una forma de empezar a reparar el daño es que los porteños se fijen bien en lo que van a votar este 2013, a la hora de renovar los legisladores de la Ciudad Autónoma. Si con nuestro voto disminuimos la presencia legislativa del Pro habremos dado un paso fundamental en pos de recuperar nuestra Ciudad, su Educación, su Salud, su Cultura y su Seguridad de lo que es y ha sido la peor gestión de gobierno desde 1996.

    Responder
  3. Totalmente de acuerdo con los comentarios precedentes.
    Si yo, como simple “habitué” siento una mezcla de rabia, verguenza, indignación, impotencia, puedo imaginar -además de esos sentimientos- el dolor que pueden sentir los artistas y trabajadores que aman DE VERDAD al Teatro Colón.
    Ojalá los porteños tengan presente las aberraciones cometidas para no repetir en este año los errores del pasado. Tropezar 2, 3 o más veces con la misma piedra revela, además de una enorme inconciencia, un profundo desprecio por la cultura.

    Responder
  4. Bien:es penoso, como todo en elpro
    pero a no esperar nada de los porteños, no valen tres cerros de aca
    comparto ntonces esta trite canción con ustedes

    no queda nada
    nadita de nada
    de aquel amor que vivmos una vez,
    de aquel amor que sentimos una vez,
    desesperadamente.

    Responder
  5. Apelar al respeto, la conducta y la moral de las autoridades del Teatro, resulta de una gran ingenuidad cuando no han dudado en cometer abiertos delitos, amparados en la impunidad que le garantizan sus socios políticos, legislativos y judiciales.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s