Clarín | La anunciación del arte

Clarín | Espectáculos
La anunciación del arte
La obra de Martín Bauer y Beatriz Sarlo subió en el Centro de Experimentación del Colón.
06.07.2013  Por Federico Monjeau
Muchos motivos confluyen oportunamente en V.O., la pieza con música de Martín Bauer y libreto de Beatriz Sarlo que acaba de subir en el CETC. Comenzando por la evocación de La consagración de la primavera de Stravinski a los 100 años de su estreno en París, cuyo impacto en Victoria Ocampo es, en cierta forma, el tema de esta obra.

V.O. Es la exploración de un hechizo artístico, hechizo que se resume en dos líneas de un libreto impecable de punta a punta: “La música era un animal y yo otro. Nada más había en ese teatro.” Pero también V.O. lleva a un plano artístico un motivo central de la biografía intelectual de Beatriz Sarlo, el tema “Victoria Ocampo” que ya había desarrollado e un brillante capítulo de La máquina cultural; o de la biografía a secas: aun evitando la profusión de paralelos, es innegable que Ocampo y Sarlo comparten, además del significativo hecho de haber dirigido Sur y Punto de vista, una parecida fijación vanguardista.

Todo esto le da a V.O. un primer efecto de verdad. Es una obra sobre la iniciación. La forma no es lineal, pero no por ello es dispersa: los fragmentos giran concéntricamente en torno del hechizo operado por La consagración sobre Victoria; allí se representa claramente la preparación de esa iniciación, casi como se tratara de una anunciación religiosa. La actuación de Analía Couceyro en las distintas edades de Victoria no podría ser más expresiva en ese sentido, especialmente en su contrapunto con la institutriz, admirablemente representada (con cómica severidad) por María Inés Aldaburu; y la breve y maravillosa contorsión de Florencia Vecino se mueve en la dirección de algo “inminente”. Ya la aparición de Margarita Fernández en su doble carácter de mucama-pianista es otra hermosa página biográfica que forma una pieza dentro de otra.

En la preparación iniciática hay una inquietud y hay un suspenso, como la música lo subraya desde la primera escena con la progresión de la percusión, los glissandi de la cuerda y las imperativas líneas del texto que se replican en los distintos puntos de la sala por actores y músicos: un sexteto de cuerdas (Grace Medina, Carlos Britez, Mariano Malamud, Juan Castellanos, Diego Fainguersch y Martín Devoto), percusión (Bruno Lo Bianco) y piano (Silvia Dabul), además de la cantante Selene Lara, dirigidos con seguridad por Pablo Drucker.

La consagración proporciona el texto central de la música de Bauer, aunque también aparecen citas de Debussy, Feldman y otros. Bauer las distorsiona con maestría y belleza, pero además consigue crear música y climas propios que complementan la representación eficazmente.

Expresivo contrapunto Victoria (Couceyro) y su institutriz (Aldaburu).

Expresivo contrapunto Victoria (Couceyro) y su institutriz (Aldaburu).

La anunciación del arte

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s