Cervera: “El sueño de Alicia deja jugar con las músicas” – Ambito.com

Ambito.com | Espectáculos    Jueves 18 de Julio de 2013
Coreógrafo del ballet que se verá en el Teatro Colón
Cervera: “El sueño de Alicia deja jugar con las músicas”
Por: Margarita Pollini
Desde mañana a las 12 (con más funciones el 23, 26 y 28 a la misma hora) el Ballet Estable del Teatro Colón se suma a la oferta de espectáculos destinados a los chicos en las vacaciones de invierno con una nueva propuesta: "Alicia en el País de las Maravillas", obra de Alejandro Cervera sobre el texto de Lewis Carroll. Con la participación de Roberto Carnaghi como relator, el elenco está encabezado por Luciana Barrirero y Natalia Pelayo (Alicia), Silvina Juárez, Dalmiro Astesiano, Igor Vallone, Fabrizio Coppo, Cecilia Lucero, Paula Cassano y Vagram Ambartsoumian, entre otros.

Las bailarinas Luciana Barrirero y Natalia Pelayo (que alternarán en el protagónico de Alicia) con el coreógrafo Alejandro Cervera.

Dialogamos con Cervera:
Periodista: ¿Cómo surge eta colaboración con el Ballet del Colón?
Alejandro Cervera: Es una invitación de Lidia Segni, muy inesperada. Ella me preguntó si tenía una "Alicia" y yo me sorprendí de su memoria, porque la versión que se hizo con el Ballet Contemporáneo del San Martín fue en 1998, pero la original se había hecho en 1994 con el Ballet del Sur en Bahía Blanca. Ese fue el origen del concepto, la adaptación del texto, el orden de las escenas, la idea de tener un narrador, etcétera. La versión que estamos presentando con el Ballet del Colón es nueva en lo musical y lo coreográfico.
P.: ¿En qué aspecto?
A. C.: Respeté la estructura, el texto, que es su mayor parte el original de Lewis Carroll del que seleccioné los fragmentos que me parecieron importantes para hacer de nexo entre las escenas, y el vestuario es un trabajo que hizo Mini Zuccheri sobre los originales de Horacio Pigozzi (nota: fallecido en el 2008) para la producción del 94 y 98. La escenografía en este caso es mía.
P.:¿Es un ballet para chicos o un ballet accesible a los chicos?
A. C.: Es casi la misma pregunta que uno se hace cuando lee el libro. Si bien el libro está escrito en particular para una chica, Alice Liddell, hay en él mucha especulación sobre muchos temas, mucha ironía y muchos sentidos diversos en la obra, y es además la descripción de un sueño que tiene elementos que pueden resultar cómicos, criaturas particulares y situaciones que son un poco una crítica a la época, a la autoridad, a la reina Victoria, a procesos y procedimientos de la época que tenían que ver con la ciencia y las especulaciones de ese momento. Él también toma frases como "loco como un sombrerero loco" y tiene que ver con cómo era el trabajo de los sombrereros en aquella época, con materiales químicos tóxicos que les alteraban su psiquis. La Liebre de Marzo se llama así porque en ese mes las liebres entran en celo, el Conejo tiene el tema de la velocidad y la ternura, que Carroll toma. Estos elementos pueden divertir a los chicos pero también tienen un trasfondo especulativo importante: Carroll era un matemático, un intelectual, un profesor, un hombre interesado por la religión y con una gran inclinación por la fotografía.
P.: Están las famosas fotografías que le tomó a Alice Liddell.
A. C.: Sus fotografías de niñas son por lo menos inquietantes. Las de Alice son increíbles. La más famosa es una en que está como mendiga, descalza, contra una pared. La obra tiene en lo literario un atractivo y una fluidez que me hicieron no dudar en que se pudiera transformar en un paisaje coreográfico. Con respecto a la música me tomé una gran libertad y me divertí haciendo la edición musical porque van desde lo folklórico africano hasta las campanas tibetanas pasando por Mozart, Lutoslawski, Purcell… hay de todo. Me pareció que en esa idea del sueño, de su arbitrariedad, era interesante arriesgarme a una mezcla de ese tipo.
P.: ¿Cómo es el lenguaje coreográfico?
A. C.: También tiene una gran diversidad. Hay secciones que son en puntas, otras con zapatos, otras con media punta. Esa diversidad, repito, me pareció apta para "Alicia".
P.: ¿Tuvo contacto con otras versiones bailadas de esta obra?
A. C.: Hay una de Oscar Aráiz, otra que estuvo dando vueltas últimamente, del Royal Ballet de Londres. Traté de no verlas porque no me gusta ver nada vinculado cuando hago algo. Y también están las películas, que son centrales en el imaginario de la gente: la de Walt Disney, la de Tim Burton, y otra muda que me encantó. Yo trabajé sobre lo que me impactó del cuento. Roberto Carnaghi es una especie de relator que podría ser Carroll. Roberto es un enorme actor y tiene una gran conexión con el humor, así que nos divertimos mucho. Creo que le da una unión y le da un punto que lo hace atractivo para los niños porque es como un abuelo entrañable al que es muy fácil querer.
P.: ¿Cuál fue la razón para la elección de Natalia Pelayo y Luciana Barrirero como protagonistas?
A. C.: Las dos tienen que dar un aspecto de niñas, no se me ocurriría de otra manera. Ambas tienen algo muy espontáneo, ambas aportaron mucho a la construcción del personaje, son grandes bailarinas y extraordinarias artistas en su capacidad de escuchar y pasar al cuerpo, la gestualidad y la expresión el mundo de esta niña que está perdida en este sueño. Ellas dos me impresionaron mucho un poco por el "physique du rôle" y también porque me parecieron artistas muy potentes.

Entrevista de Margarita Pollini

Cervera: “El sueño de Alicia deja jugar con las músicas” – Ambito.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s