LUN.COM | “Billy Budd”: Un barco dentro del Municipal

LUN.COM 
"Billy Budd": Un barco dentro del Municipal
Mario Cordova
N o sólo Verdi y Wagner celebran cumpleaños redondos en 2013. Al bicentenario de ambos se añade el centenario de Benjamin Britten, el más grande músico inglés del siglo 20, cuyo valioso legado de óperas es uno de los tantos pilares que sustentan su legado.
En menos de una década, el Teatro Municipal nos ha puesto muy al día con el Britten operístico: a “Peter Grimes” (2004) y “La vuelta de tuerca” (2006) agrega ahora “Billy Budd” homenajeando esos cien años.
Su presentación, ofrecida como estreno latinoamericano, es definitivamente colosal y pasa a escribir no sólo un capítulo dorado de nuestra historia operística sino también de las artes en general.

Si pese a las malas caras del público más conservador la lírica sigloveintera ha ganado cada vez un mayor espacio en nuestros escenarios, este montaje viene a sellar a fuego esa presencia con una obra capital del repertorio y, lo más importante, con una puesta en escena de una calidad musical y teatral que rompe las barreras de la excelencia. Muchos teatros del mundo debieran solicitarla para sus próximas temporadas…con un “Made in Chile” que se note muy bien.

Esta obra de 1951, de marinos y de confrontaciones extremas entre el bien y el mal, se desarrolla por completo en un barco de guerra, con interpretación exclusiva de hombres, un coro de gran calado y muchos personajes, siendo tres los que llevan la pesada carga dramática de la obra: Billy Budd, John Claggart y el Capitán Vere. Encarnando a esta terna están el barítono Graig Verm, el bajo Andreas Bauer y el tenor Roger Honeywell, respectivamente, en cometidos ejemplares, a los que se suman, con desempeño notable, decena y media de cantantes extranjeros y chilenos.

Con su plantel masculino reforzado en número, el Coro del Teatro Municipal, dirigido por Jorge Klastornick, cumple un rol fundamental, llegando en la gran escena de la batalla a un momento que marca un hito en nuestra interpretación escénico-coral. La dirección de David Syrus frente a una potentísima Orquesta Filarmónica es magistral.

En lo visual este “Billy Budd” impacta muy hondamente. El equipo de producción encabezado por el argentino Marcelo Lombardero se anota un diez, optando por un acabado hiperrealismo en escenografía y vestuario. Es a todo dar. El barco “Indomable” se puede ver desde diferentes ángulos en cada escena, siempre con proyecciones que simulan su perfecta navegación e imponen la permanente presencia del mar. La opulencia de aquella escena bélica tiene como contrapunto momentos de emocionante desolación en los cuadros finales, arrancando lágrimas del público. Este “Billy Budd” es un acontecimiento artístico imperdible

 

LUN.COM Mobile

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s