EL COLON ESTRENA OPERA ARGENTINA "BEBE DOM O LA CIUDAD PLANETA" – Terra Argentina

Terra Argentina | 19 de octubre de 2013
EL COLON ESTRENA OPERA ARGENTINA “BEBE DOM O LA CIUDAD PLANETA”
La ópera “Bebe Dom o La Ciudad Planeta”, con composición y dirección del argentino Mario Perusso y libreto del uruguayo Horacio Ferrer, será estrenada mañana en el Teatro Colón.
La obra, producida por el teatro, tendrá su primera función mañana a las 17 y luego continuará el martes 22, vienes 25 y martes 29 a las 20.30.

Peruso, compositor residente del Teatro Colón en 2010 y, recibió el encargo de realizar una composición original para temporada lírica 2013, luego de haber estrenado la obra para orquesta y voces titulada “Una Sinfonía Lírica”, en la temporada de la reapertura, y “Fedra”, en 2011.
Esta ópera, “Bebe Dom o La Ciudad Planeta” pretende representar una utopía que imagina al mundo convertido en una ciudad.
Los principales roles del reparto estarán a cargo de Gustavo López Manzitti (Bebe Dom), Florencia Machado (Gea), Víctor Torres (Fargas), Victoria Gaeta (Lili) y Myriam Toker (Alma Ciudad).
Télam
EL COLON ESTRENA OPERA ARGENTINA “BEBE DOM O LA CIUDAD PLANETA” – Terra Argentina

19 comentarios en “EL COLON ESTRENA OPERA ARGENTINA "BEBE DOM O LA CIUDAD PLANETA" – Terra Argentina

  1. Estuve ayer en el estreno Solo pude resistir 40 minutos y me retire . Realmente felicitaciones a los escenografos pero todo lo demas muy lamentable. Era una buena historia, pero mala la letra , mala las actuaciones , mala la puesta . El colmo de mi toleracia fue cuando se provoco una suerte de discusion en el bar y amenazaron a la chica con “quemarla” Ahi derraparon mal …lamento haber perdido tiempo

    Responder
    • Patricia, yo me quedé hasta el final y todavía no logro reponerme. Entre la escena en que rocían a una mujer con alcohol y prenden encendedores alrededor y la burla a los discapacitados que necesitan del lenguaje de señas no sé qué es peor. Te perdiste el final con la narradora nachaguevaresca y su ramillete de globos de colores. Un espanto. Ya ampliaremos.

      Responder
  2. En mi caso me quede hasta el final. Le pido disculpas a todos los que trabajaron y dedican tiempo y esfuerzo en ella, pero sinceramente nunca vi una obra tan mal. No comprendo como no la filtraron antes las autoridades del Colón.

    Responder
  3. Lo de los globos fue brillante, digno para terminar con semejante atrocidad. Es la segunda vez que veo gente yéndose antes del Colón y abucheando al director. Comparto el comentario de Pablo, ¿cómo puede ser posible que se haya aprobado la obra?

    Responder
  4. Voy a dar mi humildísima e ignorante opinión. Si bien la música no puede ser del agrado de muchos, la temática es absolutamente actual, o en la sociedad no vemos los atropellos a diario, a los discapacitados, a las mujeres, a los niños, y nos preguntamos donde está la justicia? No vemos coimeros, gente de poder haciendo componendas con una pseudomoral.? Gente viviendo en plazas, y beatas que arden de deseos y no se dan la libertad de ser individuales y vivir su realidad. A mi la escenografía, me fascinó, La iluminación también y el vestuario fue adecuado. Ýo entiendo que la ópera es música, con respecto a la cual, me parece que estamos todos de acuerdo, pero también es actuación, argumento, temática, diálogos, acción, y sobretodo denuncia. Ahora si queremos ver lo superrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrtrillado de las óperas clásicas, también es bueno, aunque yo vi en Alemania una Aida, que como trofeo de guerra, no llevaban armas ni riquezas, sino miembros humanos de yeso. Saludos.

    Responder
      • Creo Kaartucho que nunca pasaste caminando del otro lado de la Gral. Paz. Te invitaría para que vieras una realidad tal cual la ópera presenta y pensándolo bien, agrego que la música tiene que ver con el caos planetario creado por el hombre. Pero no hay mejor ciego que el que no quiere ver. No tengo ideología política, porque mi trabajo lo hago con el alma y no me interesa el color del que está arriba. Me encantaron los 7 deditos. Gracias.

        Responder
  5. Me parece que hay gente que se perdió varias temporadas del Colón. No vieron ni El Emperador de la Atlántida, ni Mahagonny, ni The Rake’s Progress, ni Ubu Rex, ni Jonny spielt auf, ni La vida con un idiota (para mencionar algunas obras con temáticas no tradicionales que se dieron en los últimos veinte años). Tampoco las óperas de autores argentinos que realmente valen la pena, como La Ciudad Ausente o Fuego en Casabindo.
    Decirle surrealista a este engendro es un insulto a Heliogábalo. En vez de gastar plata en malas copias de lenguajes de principios del siglo pasado, deberían haber estrenado una obra de un compositor argentino del siglo veintiuno, o tal vez poner obras surrealistas de verdad como Las lágrimas del cuchillo o Julietta de Martinu o Los pechos de Tiresias de Poulenc, o Four Saints in Three Acts de Virgil Thomson, que todavía no vimos.

    Responder
    • Queridos, me pueden explicar porque me pusieron 3 deditos para abajo, cuando lo que puse es realmente fidedigno de mis sentimientos? Soy una sra. que está aprendiendo y te bajan el pulgar!. Estoy por creer que este lugar no es para mi sencillez. Ademas nadie se interesó en saber quien es la que pone este comentario. Si lo hubieran hecho se hubiera dado cuenta que lo que pongo es autentico. Saludos.

      Responder
    • No es suerte.
      Es el resultado de muchos años de aprendizaje y también de posibilidades de acceso a la cultura. No es suerte que yo haya podido ver, por ejemplo, a Antonio Tauriello dirigir Bomarzo después de la prohibición, sino que fue el resultado de una política cultural que permitía que un estudiante fuera al Paraíso a todas las funciones (gastaba más en el colectivo de ida y vuelta que en la entrada), gracias a Cecilio Madanes que tenía una verdadera visión artística y social del rol del Teatro Colón. De tanto ir y de poder escuchar a grandes artistas, con la guía de los habitués mayores y de maestros como Ernesto Epstein, Mario García Acevedo o Julio Palacio se termina aprendiendo algo. Después es muy difícil que a uno le vendan bananas verdes, se desarrolla una especie de radar para la chantada. Lamentablemente las cosas han cambiado y los chantas se venden muy bien con la ayuda del periodismo a sueldo. En el Paraíso ya no están los habitués de antes sino turistas, y si uno quiere ir a todas las funciones el costo es altísimo.
      Por suerte existe la Internet con muchísima información para quien la quiera encontrar. Además, los libros no muerden. Es como un viaje, o un trabajo muy gratificante, no es suerte.

      Responder
  6. Preguntas sobre el estreno de Bebe Dom, al espectador de la función de Gran Abono, que abandono la sala en un 70 % al finalizar el primer acto, no le van las nuevas operas ?
    Por que ese desprecio a las nuevas operas, sera que tenemos que seguir sin cambiar viendo los clásicos de los siglos pasados, excluyendo el siglo 20 y 21 ?
    Es verdad que la música atonal no es muy digerible a primera escucha, pero si queremos evolucionar debemos por lo menos ver y escuchar la obra completa.
    No soy un experto en opera pero disfruto de ese magnifico espectáculo y por respeto a los que trabajaron en esta producción, por lo menos habría que haberse quedado hasta el final.
    En el 2006 descubrí, a la que yo llamo opera moderna, Jonny spielt auf, me impacto y quede asombrado de que se puede hacer una opera distinta ( a las clásicas) sin perder la esencia del espectáculo lírico.
    En fin, quizás mi comentario sea solo para valorar el esfuerzo de los artistas, técnicos y demás.
    Mientras, sigo aquí leyendo a los que saben, para aprender a ver y escuchar operas.

    Responder
  7. Estimados. Soy uno de los pocos que se quedo hasta el final de este bodrio que pretende llamarse opera. Ya a los diez minutos del primer acto sentí el impulso de irme, pero mi curiosidad y un grado estoicismo me hicieron quedar hasta el final. De lo que escuche se puede decir que no existe en el canto melodia alguna y es solo un recitado constante donde los cantantes no tienen posibilidad de lucimiento ni siquiera de poner de relieve sus dotes como tales. Lo unico que rescato son ciertos pasajes musicales que acompañan los momentos dramaticos de la obra. En resumen un engendro con algunas buenas intenciones en lo musical, ninguna en el canto y el libreto una confuncion general.

    Responder
  8. Los cantantes estuvieron muy bien. Por lo demás, quiero recordar que también hay óperas argentinas muy importantes que merecen reponerse. Es el caso de varias, pero quiero nombrar a “Bodas de sangre” de Juan José Castro que hace mucho no se representa, la última vez con fue con Nati Mistral, lo cual, por entonces, en 1979, también fue una apuesta interesante de cruce de géneros en un momento que no estaba en boga. “La zapatera prodigiosa” del mismo, se representó hace menos tiempo…

    Responder
  9. Difícil evaluar esta “ópera”, lamentó tener que disentir tanto con el argumento como la musicalidad , no así con la escenografía y vestimenta que me parecieron muy buenos. Me llamó la atención el déficit en la dicción que de no haber títulos no se entendían, así como la orquesta tapaba las voces de los solistas. En fin destaco el enorme esfuerzo de todos sobretodo tratando de acompasar una nueva era de óperas, que no parecen tales.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s