Perfil | “El prestigio del Colón atrae a todo tipo de público”

Perfil |
REPORTAJE a Pedro Pablo Garcia Caffi  
“El prestigio del Colón atrae a todo tipo de público”
Director del Teatro Colón, adelanta lo que será la temporada de 2014, en la que se ha buscado un equilibrio entre modernidad y tradición. Destaca la importancia de las coproducciones con otros escenarios del mundo y reinvindica el poder de la educación como forma de asegurar la excelencia.
Por Magdalena Ruiz Guiñazú | 28/12/2013 |
Mientras la inclemencia de una sensación térmica de 42 grados se abate sobre Buenos Aires, en la penumbra de la gran sala del Teatro Colón anudamos una larga charla con su director, Pedro Pablo García Caffi, sobre la temporada que acaba de concluir y la expectativa que concita el 2014.

Innovacion. “Estamos incorporando a un público muy importante y nuevo para este teatro. Me refiero a gente que habitualmente no venía y hoy se acerca.” 
Innovacion. “Estamos incorporando a un público muy importante y nuevo para este teatro. Me refiero a gente que habitualmente no venía y hoy se acerca.” | Foto: Cedoc Perfil

—Un maravilloso “Lago de los cisnes” es el cierre magnífico para un año en el que hemos visto desfilar por este teatro un público multitudinario, recordamos. Incluso, el hecho de que estas últimas funciones tuvieran precios accesibles ha hecho que se acercaran a esta Casa gente que quizás antes nunca lo había hecho.
—Aquí se concitan varios elementos, explica García Caffi. Como el precio, en efecto, es accesible y al comienzo del 2014 va a serlo aún más porque vamos a utilizar cinco de las funciones de El lago de los cisnes para todo aquel público que aún no conozca el teatro y quiera hacerlo a través de una producción importante, los precios van a ser entonces mucho más bajos que los actuales. Este es uno de los factores. El otro es que El lago de los cisnes sigue siendo uno de los grandes títulos del ballet internacional y la compañía que dirige Lidia Segni está bailando con un nivel supremo tanto en lo profesional como en lo artístico. Esto hace que, cada vez más, las producciones de ballet tengan una mayor cantidad de público que, a la vez, va especializándose al ver la excelencia con que este ballet se desenvuelve. También ayuda el hecho de que suceda dentro del marco de un teatro como éste.
—El amor por el ballet viene acrecentándose entre nosotros.
—Bueno, Lidia Segni está ya en su quinto año como directora del ballet y ese es un período en el que se comienza a advertir la capacidad de conducción de una compañía y la selección de los artistas que van entrando por concurso y audiciones. Al mismo tiempo van formándose aquellos artistas que vinieron quizás del Instituto Superior de Arte y hoy día nos están representando en el mejor nivel. Creo entonces que todos estos factores han influido para que el éxito sea tan notable.
—Nos impresionó, mientras lo esperábamos con el fotógrafo, observar la cantidad impresionante de turistas que llegan para asistir a las visitas guiadas del Teatro. Es decir que el prestigio internacional del Teatro Colón atrae a todo tipo de público.
—Tenemos la suerte de ser visitados a diario, no sólo en las visitas guiadas, sino que, en los espectáculos contamos con una cantidad significativa de extranjeros. La realidad es que, también, estamos apareciendo con mucha frecuencia en las grandes revistas internacionales de ópera o del espectáculo y al recibirlas con frecuencia advertimos que nos dedican muchos artículos tanto acerca de la ópera alemana como de la ópera francesa o inglesa. También comentan las producciones del Colón como, por otra parte, las coproducciones que realizamos con otros países.
—¿Por ejemplo?
—La última fue la que hizo el Teatro Colón con la Opera de Sydney, La Monnaie de Bruselas, el Teatro de Opera de Oslo y produjo una serie de debates. Me refiero a Un ballo in maschera de Verdi que, por las características de la producción, generó discusiones muy interesantes. Hay ciudades que están más habituadas a innovar y a ver producciones operísticas que no tengan siempre el mismo carácter tradicional. Hay puestas que se han adaptado a nuestro tiempo y que recurren a hechos que nos pasan (de una u otra manera) y que muestran al público características universales. Quizás, también, este mismo debate haya ayudado a que estemos presentes en la prensa extranjera y es lo que, de una u otra manera, nos trae público extranjero.
—Nos gustó realmente la puesta de ‘Un ballo in maschera’ porque la idea de la Fura del Baus acerca de las máscaras (que parecen más bien venir de una historia de ciencia ficción) moderniza un clásico mostrando la duplicidad del ser humano en todas las épocas.
—Yo creo que ese aggiornamento que ha logrado Alex Ollé ha hecho también que me entusiasmara con esta versión. Yo la vi en Sydney y por eso la involucramos en la coproducción. En primer término porque hizo algo que a mí, personalmente, me interesó mucho: me refiero a lo que significa poner en escena lo que escribió Verdi. Recordemos que Un ballo… fue una de las óperas más censuradas de Verdi en la que los personajes iban cambiando. En cambio, Ollé rescató a los auténticos personajes sobre los que había escrito Verdi. Como le decía, ésta fue una de las cosas que me interesaron. Luego, el hecho de que todos tuvieran una máscara que los iguala, los masificó de una manera muy particular. También me interesó muchísimo la estructura que se construyó alrededor de la escenografía de esta obra. Es un trabajo realmente notable. Y si recurrimos a lo que se explica en el programa y manifiesta Ollé respecto de los elementos que se utilizaron, podemos encontrar algo que para mí es fascinante: creo que no se puede seguir haciendo ópera como doscientos años atrás. Debemos aprovechar la oportunidad de contar con gente creativa. De alguna manera la característica del teatro es innovar ¿no es cierto? Fíjese que La mujer sin sombra de Strauss también fue una innovación como, en su momento, el Edipo y la famosa muñeca de El gran macabro de Liggetti que también trajo Ollé.
—¿Cómo olvidar a esa muñeca gigantesca que ocupaba todo el escenario?
— Son puestas extraordinarias en el sentido del espectáculo que brindan pero también fascinantes en cuanto a creatividad y trabajo artístico. Y esto es algo que a mí, particularmente, me interesa. Me gustaría hacer un teatro más innovador considerando, claro, las cosas que siempre debemos considerar. Es decir, que se mantenga la esencia de la obra y no se la traicione. Por otra parte, también, encontramos que, con el Colón contemporáneo, estamos incorporando a un público muy importante y nuevo para este teatro. Me refiero a gente que habitualmente no venía al Teatro Colón y hoy se acerca para ver este tipo de producciones. Para mí esto, de alguna manera, le hace justicia al Teatro Colón porque su historia fue la de la innovación y la creación sin olvidar el estreno de obras contemporáneas.
—Usted señala que hay que hacerle justicia al Teatro.
—Sí, porque cuando se inauguró a principios del siglo XX en 1908, el 80% de lo que producía eran obras nuevas. Toda la programación de aquel entonces incluía o bien a nuevos autores argentinos o a las obras que se habían estrenado seis meses atrás en Italia o en otros países europeos. El Teatro Colón fue un teatro muy avanzado en la presentación de materiales contemporáneos y yo busco mantener un sano equilibrio entre la tradición y la modernidad.
—¿Cómo se arman actualmente estas coproducciones? ¿Ustedes ven la obra, hay un intercambio de documentación, discos, fotografías, videos?
—Actualmente, al estar posicionándose internacionalmente, son muchos los teatros que desean hacer coproducciones con el Teatro Colón. Acabo de recibir el llamado del director general del Teatro Real de Madrid. También se ha hecho presente La Monnaie para volver con otra producción.
—Naturalmente, usted viaja.
—Sí. Cuando estuve en Sydney hemos hablado de dos posibles coproducciones. Usted me preguntaba ¿cómo se hacen? Bueno, lo primordial es el interés de los teatros sobre un título. Luego, el equipo creativo que va a trabajar en ese título presenta su informe y, finalmente, vemos los diseños del trabajo creativo para tener una idea acerca de cuál es el camino a emprender.
—Me imagino la cantidad de intercambios que acompañan cada proyecto.
—Generalmente todo llega a través de mails y en lo que nosotros llamamos “Autocad”. Es un diseño en el que podemos ver, ya en escala y en dimensiones que lo permiten, todo el conjunto. De alguna manera, es hacer girar los diseños escenográficos para contemplarlos desde todo punto de vista. Este es un sistema que nos permite distintas visiones en 3D no sólo de la escenografía sino del vestuario, las ideas. Obviamente siempre está acompañado por un extenso escrito de quien luego realizará la puesta en escena. Y en ese escrito encontraremos también su ideología. Así comienza, en 2014, Calígula. He recibido un estudio total de la obra de quien va a adaptar esa obra de Albert Camus. A través de esto me atrapó como ya me había ocurrido con lo que Alex Ollé me había hecho llegar acerca de este hermoso Verdi de Un ballo in maschera del cual algunos dicen que no es Verdi. De esta manera me involucro en el proyecto y luego, cuando puedo, viajo y veo la obra en el momento de su estreno (si es que estrena antes que en Buenos Aires). Con Un ballo… se estrenó en Sydney, luego pasó por Buenos Aires, ahora va a La Monnaie y termina en Oslo. Cada uno hemos puesto un 25% del costo general de la producción y, en caso de alquilar la obra a otros teatros, también recibimos el 25%. Cosa que demuestra que es muy beneficioso realizar coproducciones porque nos permite poner en escena algo altamente costoso pero que, a nosotros, nos resulta más barato que montar una ópera hecha aquí.
—Cuando hicimos un especial para televisión sobre el funcionamiento del Teatro Colón nos llamó la atención la cantidad de gente que trabaja en el Teatro Colón.
—Exactamente 1.160 personas.
—Particularmente nos pareció muy interesante, cuando filmamos el interior de los talleres, observar que ustedes han vuelto a contratar a empleados jubilados para que transmitan su experiencia a la gente nueva.
—Una de los problemas que me preocupan (y por eso el maestro Guillermo Scarabino actualmente está como director del Instituto Superior de Arte) es lo mal que estamos en cuanto a enseñanza. Por eso la designación de Scarabino, maestro de maestros, rector de la Escuela de Ciencias Musicales de la UCA y en otras universidades. Nosotros hemos perdido los grandes maestros y no hemos sabido generar nuevos. Y la degradación general que ocurre en nuestra querida tierra con respecto a los profesores, lo mal que les pagamos etc. hace que tengamos hoy en día una educación muy disminuida y creo que esto es un elemento central. Si nosotros no recuperamos la formación de la educación y no reivindicamos el conocimiento nos seguirá yendo mal. La idea es que tenemos que recuperarnos a través de la educación. Y por eso el Instituto Superior de Arte o la Escuela de Artes y Oficios que pretendemos hacer este año junto con Hugo de Ana busca la recuperación de los profesores o de aquella gente que poseía el conocimiento. Para nosotros esto es esencial. Por eso hemos incorporado a muchos de aquellos jubilados que han hecho su carrera en el Teatro Colón y hoy, cuando en algunos sectores, nos quedamos sin esas personalidades tan especializadas en su profesión, buscamos recuperarlas para que enseñen a quienes han ingresado a través de los concursos.
—Y ya estamos con la próxima temporada.
—Efectivamente. Ya la hemos presentado y tenemos una venta fabulosa para los distintos abonos. Tanto en ópera como en ballet y conciertos éste será un año destacado porque ya he logrado un equilibrio entre la modernidad y la tradición. Fíjese que hay títulos trascendentes: comenzamos como le decía con Calígula, que es una obra del siglo XXI estrenada en 2006 y Réquiem para una monja, sobre libro de Faulkner, que también ha sido encomendada a un gran compositor argentino que vive en Europa como es Oscar Strasnoy. Con esta serán cinco las óperas del siglo XXI que habremos estrenado desde el 2010. Esto, de alguna manera demuestra el camino que deseamos transitar. También estarán presentes los grandes títulos tradicionales: El Barbero de Sevilla, por ejemplo. Idomeneo, de Mozart; Electra, de Richard Strauss y cerraremos la temporada con Madame Buttefly, de Puccini. O sea que tenemos un amplio panorama para todas las posibilidades. El maestro Baremboim dirigiendo su orquesta (El Diván West—Eastern Orchestra) y una versión extraordinaria de Tristan e Isolda, de Wagner que incluirá el preludio al Acto II y la muerte de amor de Isolda. También a partir de 2014 esta orquesta vendrá durante tres años en el mismo período del año. Es decir, desde el 25 de julio hasta el 14 de agosto.
—También hay una enorme expectativa por el regreso de Martha Argerich.
—Sí. Va a tocar junto con Baremboim y su orquesta. También tocará, a dos pianos, con Baremboim y Les Luthiers.
—Esta es una mezcla fascinante Hay muchísima expectativa. Les Luthiers han sido muy discretos sobre el tema. ¿Qué puede decirnos usted? ¿Qué van a tocar a dos pianos Martha y Baremboim?
—En realidad todavía no nos han pasado el programa pero yo los escuché en Berlín y no importa lo que toquen. Es extraordinario verlos juntos. Y Baremboim comentaba que cuando él ponía las manos sobre el teclado lo hacía exactamente de la misma manera que Martha porque tuvieron, de niños, los mismos profesores en Buenos Aires. No necesitan ni mirarse. Baremboim dice que, cuando tocan juntos, son uno la prolongación del otro. Como le decía, los escuché en Berlín después de un extraordinario concierto que hizo Martha con la Statts Opera tocando el concierto Nº1 de Beethoven. Luego hizo un bis exquisito: Schumann. Unos minutos después trajeron otra banqueta en la que se sentó Baremboim y allí tocaron a 4 manos un Schubert que fue extraordinario porque si uno cierra los ojos creería que allí había un solo pianista. Entre ellos no había ninguna diferencia ni en la interpretación ni en la concepción de la estructura de la obra. Por otra parte, era tal el sonido, que se hubiera podido también pensar que allí había 6 pianistas.
—¿Por la riqueza del sonido?
—Y por su voluptuosidad. Una densidad impresionante. Creo que, obviamente, éste va a ser uno de los hitos musicales del año porque ellos son dos personas (y se los dije) de una excelencia y de una calidad artística extraordinarias. Además, cuando vienen a la Argentina nos hacen pensar en otras cosas. Entre ellas que si los argentinos hubiéramos seguido un camino similar podríamos ser como ellos. Espero que la gente también se lo demuestre. Por otra parte, en su última visita Baremboim tuvo una ovación de 40 minutos con la gente de pie en la sala. Una especie de comunión del público agradeciéndole a un gran artista por haber logrado un gran proyecto que nosotros, en cambio, perdimos.
—El proyecto de quienes no piensan lo mismo (recordemos a los integrantes de la orquesta Divan) pero conviven en una misma misión.
—Absolutamente. Creo que tanto Martha como Baremboim son gente que ayuda a pensar a través de su talento. En el caso de Daniel también piensa reunirse con escritores y gente de la intelectualidad para que reflexionemos en conjunto sobre el arte, la cultura.
—¿Y cómo se insertan Les Luthiers?
—Yo tampoco puedo adelantar mucho pero sí puedo decir es que estarán allí en primer término porque me lo pidió Baremboim. También me comentó que había sido una idea de su mujer que conoce cuánto admira él a Les Luthiers. Y, finalmente, ha elegido dos obras como El carnaval de los animales, de Saint Säens y La historia del soldado, de Stravinsky porque permiten creatividad y ser interpretadas de diferentes maneras. Tanto en una como en la otra Baremboim me dijo: “en las dos obras lo que yo quiero realmente es la creatividad de Les Luthiers”. Esto nos habla de una apertura significativa. “Y sería fantástico que inventaran algun nuevo instrumento”, terminó confesando Baremboim con alegría. Sabemos que Les Luthiers es un grupo de excelencia y que su creatividad es infinita

“El prestigio del Colón atrae a todo tipo de público”

13 comentarios en “Perfil | “El prestigio del Colón atrae a todo tipo de público”

  1. ¡¡Que linda parejita!! el año que viene pueden hacer una opera de camara, lanata podría hacer del hijo adolescente de ellos que no se quiere ir de la casa grande, que sería el colón por supuesto, música de bauer, puesta en escena de carrasco, solo falta buscar un coproductor para inflar los gastos …
    podría dirigir ira levin si no está ocupado
    les tiro la idea,si les va,adelante

    Responder
  2. Estuve durante el dia de nuestro señor, hoy domingo 29 de diciembre queriendo realizar una visita a este tan celebrado teatro. Tras pagar una diferente tarifa por ser extranjeros me encontré con un lugar espantosamente cuidado, con un agobiante calor en el llamado salon Dorado y pasillos, a oscuras en la sala principal y otros lugares del recorrido. ME ESTAFARON pido que se me devuelva el importe, aproximadamente unos 14 dolares o 110 pesos argentinos y no me lo hicieron. Pregunto quien es el responsable de tal atropello y me dicen que es orden de un director por la restricion energetica. Un tal Ingeniero Lopez Castro dá una orden de apagar todo. Me hubieran informado antes de pagar cinco entradas para que con mi familia hubiesemos buscado otra alternativa de paseo. Me siento indignado, estafado. ¿ A quien debo recurrir?
    Perdon si no es el lugar para dejar este comentario, ya lo hice personalmente en el sector de Visitas Guiadas y en la web oficial del teatro , pero no obtuve respuesta.
    En el lugar el calor era insoportable, en el restaurante no se podia respirar y ¿quieren lucrar de este modo?. Mi más energico repudio a esa persona que nos trató tan mal sin dar la cara ante esta circunstancia. Me encargaré personalmente de hacerle llegar mis criticas al señor Jefe de gobierno de la Ciudad Autonoma de Buenos Aires Ingeniero Macri.

    Marcelo Luis Ebrard Casaubón

    Ex Jefe de Gobierno de Distrito Federal
    Mexico

    Responder
    • Sr. Casaubón

      Lamento su mala experiencia pero por otro lado me alegro de que se empiece a saber qué han hecho con nuestro teatro estos delincuentes.

      Para ellos el Teatro no es un teatro sino que es una máquina de hacer dinero estafando a los visitantes, a los abonados, a quienes van esporádicamente……

      No le mostraron los talleres porque los talleres no existen. Ellos los quitaron del teatro.
      No le mostraron la biblioteca porque la biblioteca no existe. Ellos la quitaron del teatro.
      El teatro Colón que nosotros los viejos asiduos concurrentes recordamos ya no existe.
      Todo ha sido tomado por esta mafia de comerciantes inescrupulosos. Ese López Castro hace negociados con todos los sectores de su área. Nadie va a contestar su reclamo porque no les importa, ya tienen su dinero y ahora ud. no existe.
      No puede reclamarle nada a esta gente, imagínese. En el video que está en esta página se puede ver al director del teatro hablar de la muerte de una persona bajo el escenario con total desprecio… “no es un compañero de la casa”, le faltó decir que era casi un ser humano.
      A Ud. lo estafaron con una visita ridícula, en el fondo se están riendo porque los tontos pagan y ellos se llevan la plata. Sepa también que las visitas guiadas no son realizadas por personal del teatro, las hacen unos guías de una empresa privada que nada conocen del teatro y su historia, apenas recitan un libreto mal hecho…
      Por último, le diría que tampoco espere que Macri le dé una respuesta. Este gobierno se caracteriza por nunca reconocer errores, nunca pedir disculpas, y por otra parte, si le habla a Macri de otra cosa que no sea futbol no creo que le entienda…

      Espero que esto le aclare el panorama. Ni siquiera nosotros podemos creer lo bajo que ha caído nuestra ciudad y nuestra cultura. Nadie dice nada porque la prensa comercial lo protege, el blindaje mediático de este gobierno es tal que el único lugar donde Ud. puede saber lo que pasa en el teatro Colón es este blog.

      Mil disculpas por el mal rato. Ayúdenos a difundir lo que está sucediendo, poruqe lo que se ha perdido se perdió para siempre.

      Responder
    • Estimado Sr. Ebrard Casaubón:
      Ud. ha sido estafado. No creo que nadie le dé explicaciones ni disculpas. La respuesta a otra de sus preguntas es sí, quieren lucrar de ese modo, ese es el objetivo: el lucro.
      Es una cuestión ideológica: estamos en Buenos Aires, una ciudad y «una sociedad corrompida por la dictadura del beneficio», como bien dijo Nuccio Ordine en un reportaje reciente.

      Responder
  3. Es muy atinada su nota, ese sujeto , lopez castro , es el testaferro de los negociados en el teatro, es , entre otras cosas, uno de los responsables de la seguridad laboral , ya que es el supuesto responsable de la empresa tercer izada de limpieza que mato al muchacho Ayala, imagínese que poco le importa a esta bestia , (por no poner un insulto aunque corresponde) , la comodidad o no de la gente. Deberia estar preso y procesado , todavía sigue en el Teatro…

    Responder
  4. Señor Ebrard, reciba las disculpas como ciudadano y ex Jefe de Gobierno de una ciudad y un país como México ,que recibió siempre generosamente a los exiliados poíticos de tantos lugares del mundo, entre ellos la Argentina.
    Nuestros artistas del Colón fueron recibidos en el DF de México con una puesta memorable de Turandot en el Auditorio Nacional , en el parque de Chapultepec, no puedo menos que lamentar que haya recibido este maltrato, que no representa el afecto que sentimos muchísimos porteños por su país.

    Responder
  5. Estimado Sr. Ebrard Casaubon: Como ciudadano argentino , me siento profundamente avergonzado por el maltrato y la falta de respeto sufrida por usted y su familia. Esta actitud deplorable de cobrarle una visita guiada por el Teatro Colon a oscuras y sin aire acondicionado en un dia de 40 grados constituye una estafa , un delito que de ninguna manera representa a la gran mayoria de los argentinos que admiramos y respetamos al pueblo mexicano y a su historia.
    Sr. Ebrard Casaubon, ojala pueda disfrutar los hermosos paisajes de nuestro pais, y por favor sepa disculpar este bochornoso incidente en nombre de los argentinos honestos

    Responder
  6. Excelente mensaje el de la señora Alicia. Nos interesa destacar su afirmación acerca de que “Nadie dice nada porque la prensa comercial lo protege, el blindaje mediático de este gobierno es tal que el único lugar donde Ud. puede saber lo que pasa en el teatro Colón es este blog”.

    Responder
  7. Sr. Ebrard Casaubon:
    Tal y cómo dicen los comentarios precedentes, no tenga dudas que Ud. ha sido estafado por una gestión que, inescrupulosomente, destruye, corrompe y desvirtúa absolutamente toda institución pública de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, desde el año 2007 hasta el presente. El Teatro Colón es un paradigma de esa decadencia, cuyo principal (de ninguna manera único) responsable el el Sr. Jefe de Gobierno Mauricio Macri.
    Lamento profundamente el maltrato que le ha sido dispensado por los funcionarios del Teatro, y sepa que es larga la lista de visitantes y artistas extranjeros que han sido víctimas de la impunidad, la grosería y la prepotencia de estos sujetos.
    Los trabajadores del Colón lidiamos diariamente contra esta ralea y sabemos perfectamente bien de lo que son capaces.
    Simplemente le sugiero, que si Ud. va a presentar su queja ante el Jefe de Gobierno, Macri, ( lo que dicho sea de paso creo que es lo que corresponde), tome el recaudo de hacer pública su crítica y su enfado, ya que muy probablemente traten de desvirtuar y de tergiversar lo que Ud. manifieste.
    Con la esperanza de que este infeliz e inmerecido suceso, no empañe el resto de su estadía en nuestra ciudad, le envío un fraternal saludo.
    Pd: No dude que ha realizado su comentario en el lugar más indicado posible.

    Responder
  8. Conosco a ese señor desde hace años, lo tuve como director escenotecnico . El fue el causante que muchos tecnicos se fueran, renuncien. pidan el traslado. Nos sacó las horas extras cuando el mismo insistia en hacerlas aprovechando que la situacion economica era favorable, muchos nos metimos en creditos para la vivienda y cuando estabamos enterrados hasta el cuello vino un dia y para congraciarse con un superior nos sacó todo. Mi mujer tuvo que salir a trabajar para pagar deudas contraidas por su insistencia. Yo sali a vender ART. Casi pierdo mi casa, muchos amigos nos ayudaron. Se cagó en todos, muchos se enfermaron. Otros renunciaron, otros nos dejaron. Este tipo es un personaje macabro, el gran macabro, amigo de nadie, un lobo solitario que aprovecha la situacion para comerte el corazon, se te hace amigo se te acerca para arrancarte informacion, para satisfacer su necesidad de carroña. Hace poco me enteré que hizo una de terror, se comenta en todos lados que se armó una empresa de mantenimiento. echó a la que estaba y se la quedó él. Un turro. hace unos dias buscaba a un amigo que trabajaba en mantenimiento, muchos de ustedes lo conocen, un personaje simpatico, el paraguayo Silvio, que siempre nos salvaba en medio de los quilombos sobre todo con los montacargas. No esta mas. Se cansó de Lopez Castro, renunció y se fue a vivir a Paraguay. Me hizo acordar a esas epocas en donde muchos de nuestro compañeros se fueron del mismo modo. Me acuerdo y me pongo a llorar. Como permitimos que este turro volviera a robar como lo hacía amparandose y escudandose en nuestro querido Teatro Colon. Basta de este infame , hagamos algo por favor!! Que renuncie ya!!!

    Responder
  9. Sabemos que Ruiz Guiñazú se mantiene siempre cerca del poder. En este caso no tiene problemas en regalar adjetivos en temas que evidentemente no conoce y que por esa razón debiera no darlos.
    Cualquier aficionado que frecuente las producciones de ballet académico sabe que las reposiciones inglesas tienen el sabor de lo mal copiado. Nunca sabremos si no quieren o no pueden pero lo cierto es que jamás respetan el estilo y, a veces, como en el caso de Bella Durmiente, suelen caer en el ridículo.
    Este Lago, que el Ballet Estable baila lo mejor que le permite su desordenada escuela y su escasa técnica, mantiene la línea opaca y desencantada que caracteriza el trabajo de sus coreógrafos, adjuntos a una compañía británica de poca monta.
    ¿Porque la señora Segni elige estos profesionales para la producción de Lago? Suspicacias aparte, la historia de los últimos años ha demostrado que Segni tiene especial debilidad por lo mediocre, por lo inauténtico. Ruiz Guiñazú, que en el reportaje a García Caffi se rebaja a ser una informante edulcorada de sus negocios, habla de “maravilloso” y “magnífico” con la solvencia del entendido. Esto da pié a que García Caffi nos suelte una catarata de mentiras, en algunos casos como cuando habla de recuperar maestros, mentiras obscenas, pues el ha hecho exactamente lo contrario de lo que propone.
    Lástima que el talante periodístico de Ruiz Guiñazú no dió para preguntar cual será el presupuesto que el Colon espera para el 2014, a través de quien se manejan las contrataciones, que empresa vende al teatro los pasajes aéreos de sus invitados y quien organiza y adjudica el alquiler de los hoteles/apartamentos donde vivirán los visitantes. Sería interesante saber que adjetivos usaría entonces.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s