Carta de lectores – 30.12.2013 – lanacion.com

lanacion.com | Opinión | Lunes 30 de diciembre de 2013 | Publicado en edición impresa
Carta de lectores
Puesta en el Colón
La reciente puesta en escena por La Fura dels Baus de la ópera Un Ballo in Maschera, de Verdi, en el Teatro Colón, debe ser apreciada dentro de una tradición. Dicha tradición se ha formado a partir de la puesta integral que el cineasta Patrice Chereau hizo del Anillo del Nibelungo, de Wagner, en 1976. Esta versión, en el centenario del teatro de los Festivales de Bayreuth, produjo un alto impacto por su innovación en la escenografía y vestuarios, en la marcación de cantantes y porque trasladó al siglo XIX la acción que la partitura de Wagner ubicaba en el mítico Walhalla de la mitología sajona.

A partir de allí muchos directores de teatro y régisseurs de ópera siguieron esta tendencia, entre ellos, Harry Kupfer, Peter Sellars, el ya referido Chereau, Jean Pierre Ponelle, y muchos otros más modernos. Ha habido excesos, que deben ser reprobados, pero no han frenado una tendencia que ya puede considerarse tradición y que goza de buena salud. El Colón probablemente ofrecerá nuevas puestas de este tipo en el futuro, como lo hace la mayoría de los teatros del mundo y otros de nuestro medio (Avenida y Argentino de La Plata, por citar sólo dos ejemplos).

En este contexto debe juzgarse la reciente puesta del grupo catalán en el Colón y resulta evidente que no merecía la repulsa de parte del público. La versión tuvo coherencia, ideas, buena escenografía, sentido estético, sin recursos de mal gusto (que a veces asoman en estos casos), por lo que debe ser apreciada y aplaudida por los melómanos.

Carlos J. García Díaz
DNI 7.604.853.

Carta de lectores – 30.12.2013 – lanacion.com

8 comentarios en “Carta de lectores – 30.12.2013 – lanacion.com

  1. Uh ,señor… no me puede comparar a la puesta de Chereau con esto de la Fura… ABURRIDISIMA! Y PASADA DE MODA!!! Lo de Chereau TENIA UN SOLIDO FUNDAMENTO TANTO EN LO MUSICAL COMO EN LO ESCENICO Y EN LO DRAMATICO. Esto de la Fura NO TENIA FUNDAMENTO EN NADA. Era algo sumamente superficial, la escenografia se podia usar para otras obras, el texto no estaba unido a la accion dramatica y la musica no tenia NADA QUE VER CON LO QUE UNO ESTABA MIRANDO…
    LO DE CHEREAU PASO A LA HISTORIA PORQUE EL ERA MUY TALENTOSO. Recomiendo su actuacion en Danton… Lo que siempre digo La Fura que HAGA SUS ESPECTACULOS PROPIOS… QUE NO HAGA MAS OPERA… NO SABEN HACERLA PORQUE NO ES LO PROPIO DE ELLOS.

    Responder
  2. Dice Gerard Mortier:

    Por otra parte, la falta de conocimiento musical en muchos teatros de ópera es escandalosa. No sólo los régisseurs, sino también los directores. Ellos no pueden presentar con la suficiente experiencia operística y no están preparados para trabajar. Cantantes, vean el registro en el que Herbert von Karajan entrena a un bajo que interpreta a Wotan: él sabía de memoria cada palabra.

    Muchos régisseurs no deberían estar trabajando en ópera. No saben nada de música, pero se aparecen con una idea para empezar. Hagamos el Anillo de Wagner en una estación de esquí: no es tan difícil. Pero ¿qué nos brindan? Convertir una ópera a nuestros tiempos es más que cambiar el vestuario. Es necesario saber exactamente qué es lo que se desea traducir al hoy.

    Dice Valentina Carrasco:
    «Ay, eso me hace acordar a…» y «eso me hace acordar a…»
    Documental Colón Ring

    Responder
    • Estimada Saratonazzi. Por lo pronto no he comparado a La Fura con Patrice Cherau, por el contrario, lo que digo es que Chereau comenzó una tradición que significa re-escribir el libreto. Él no lo hizo completamente (aunque si parcialmente al convertir a Wotan en un rico empresario renano, por ejemplo) pero es obvio que esa tradición iba a culminar en esta realidad. Hoy los registas re-escriben totalmente el libreto, llegando a hacerlo literalmente como ocurrió el año 2012 en el Teatro Avenida (Buenos Aires Lírica) con la puesta de «Rapto en el Serrallo»: los diálogos no cantados fueron re-escritos completamente para reflejar un aeropuerto tomado por terroristas árabes (las arias, afortunadamente, fueron cantadas en el original). Y ni hablar de la puesta de Calixto Bieito para la «Pepita Jimènez» en el Argentino, el año 2012. Lo de la Fura es opinable, a mi no me pareció tan malo, pero creo que no es para escandalizarse.

      Responder
    • Estimada Mariángeles. Está bien el comentario de Mortier, pero hay que tener en cuenta que se trata de alguien sumamente polémico que revolucionó Salzburgo, primero, y luego los demás teatros de los que fue director general, con títulos, puestas y elencos verdaderamente innovadores, que causaron siempre polémica. De modo tal que no creo que sea un ejemplo de «conservadurismo» en este tema de las puestas en escena de óperas.

      Responder
    • Justamente me pareció atinado citar a Mortier porque él es un especialista en patear el tablero, y por eso puede diferenciar la experimentación de la chantada. No nos olvidemos que contrató a la Fura en el Real, después terminaron muy muy peleados, y las declaraciones de Mortier que cito parecen explicar por qué…
      A mí me interesan las puestas tradicionales y también las no tradicionales, no me gustan las chantadas y la berretada (hay de eso en ambas corrientes). Lo único que exijo de una régie es que haya un discurso escénico coherente y cohesionado. En el caso de este Ballo, no encontré esa coherencia ni siquiera en el manejo de la espacialidad, tampoco en la marcación actoral, ni en el concepto visual. La Fura ya no escandaliza a nadie, se ha convertido en una mueca alto presupuesto de lo que fue en sus comienzos, dejó de ser vanguardia hace ya mucho tiempo… pero encontraron un filón -la ópera mueve mucho más dinero que el teatro independiente/experimental- y algunos se siguen tragando esa pose de transgresión inexistente.

      Responder
    • Por cierto, esta tradición de puestas en escena que re-escriben los libretos (que ha llegado hasta el mismísimo Met de Nueva York, pensar en la puesta reciente del «Rigoletto» trasladado al Chicago de la década del ’60), tiene en algunos casos algo de «epater le bourgeois», es decir, escandalizar para adquirir nombradía y, obviamente, buenos cachets. Yo no digo que todo lo que se hace siguiendo esta tradición esté bien, lo que me parece es que la puesta por la Fura del «Ballo in Maschera» no merecía ser abucheada la noche de la premiere. Que es opinable, desde luego, pensar que ellos tomaron un elemento accesorio de la partitura (como es el conflicto político) y lo convirtieron en el tema clave, dejando en segundo plano el triángulo sentimental soprano-tenor-barítono, que es lo central en la obra de Verdi.

      Responder

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s