Todos los chicos, a estudiar… ¡Al Colón! | Revol

Revol – Revista de Danza
Todos los chicos, a estudiar… ¡Al Colón!
31 enero, 2014 · Por María José Lavandera – Tw: @majolavandera
A finales del año 2013, esta cronista recibió una convocatoria a asistir a uno de los ensayos generales de “El Lago de los Cisnes” en el Teatro Colón. Más allá del sí automático que esta invitación pudo generar en ella, más interesante –y novedosa- le resultó la iniciativa que enmarcaba semejante propuesta. Eran los primeros pasos del incipiente proyecto “¡Al Colón!”, un programa de divulgación de las actividades artísticas del Teatro Colón, orientado para niños y jóvenes, según indica el dossier redactado por su gestora, Eugenia Schvartzman, quien es coreógrafa, docente y bailarina, además de una de las principales promotoras de la Ley Nacional de Danza, miembro del partido político Proyecto Sur y, desde mayo de 2013, miembro vocal del Directorio del Ente Autárquico Teatro Colón.

El objetivo de “¡Al Colón!”, que se lanzará oficialmente el próximo marzo de 2014 con las funciones de “El Lago de los Cisnes” que abren la temporada –“un Ballet que nadie puede dejar de ver, recomendable para todas las edades”, aclara Eugenia-, es acercar a las producciones del Primer Coliseo a los estudiantes primarios, secundarios y terciarios de instituciones educativas públicas, como parte orgánica y sistemática de la currícula de aprendizaje. “Este proyecto no es una idea nueva. Es algo que se lleva a cabo en los grandes teatros líricos del mundo, con una importante diversidad en cuanto a la implementación. En el pasado, nuestro Teatro Colón ha tenido programas de acercamiento e incentivo para los más jóvenes, y se trata, en cierta medida, de volver a encontrarnos con esas experiencias. Muchas veces no se puede hacer todo al mismo tiempo. Recordemos que el Colón fue reabierto en 2010 luego de la remodelación; ahora, es esencial que fomentemos la incorporación de nuevos públicos, incentivando el acercamiento a las expresiones artísticas, y qué mejor que el mayor coliseo de la Argentina para hacerlo. No sólo me refiero a la experiencia estética de asistir a un espectáculo de envergadura, sino a la experiencia vivencial de visitar el teatro. Todo aquel que haya estado allí, sabe la sensación que causa… Por eso queremos que todos puedan sentir que el teatro es un lugar familiar, donde concurrir con regularidad y disfrutar de su programación”, explica Eugenia.

El fundamento principal del proyecto es la consideración del arte y la cultura como un derecho humano: implican un espacio privilegiado para la creación de sentido, un espacio de comunicación desde la creatividad impostergable en el desarrollo holístico de todo ser humano. Y se trata de un derecho que representa acceso, además de posibilidad de producción propia. Eugenia comenta al respecto: “Es sumamente importante entender la cultura y el arte como parte de nuestra vida en sociedad. Hablamos de todos los ciudadanos, pero fundamentalmente en el caso de los más jóvenes, tienen el derecho y, el Estado, la obligación de facilitar y promover el acceso a los bienes culturales. Generando este tipo de programas promovemos una visión más amplia y compleja, propiciamos la posibilidad infinita de comparar y discernir, de apreciar manifestaciones estéticas del presente o históricas mucho más aprehensibles que a través de un texto. Es un complemento clave en cuanto a su formación como ciudadanos de pleno derecho. Y además, los niños son un excelente canal. Muchos programas basan su éxito en la inserción que se genera en la familia a través de los niños. Los niños pueden concurrir con su grupo escolar, pero si la experiencia les ha gustado, pedirán a sus padres volver a vivirla. El costo de las entradas por cierto es una limitación. Pero muchas veces la limitación es también cultural. Se genera un ‘inconsciente colectivo’ para el que ir al Colón resulta impensado, o peor aún, ni siquiera está dentro de las opciones lejanas. Hay que poder romper con esa barrera cultural, pero sin modificar la esencia del producto artístico. Es decir, si modificamos abruptamente la programación eso hará que la gente concurra, pero cuando retomemos la programación habitual, ese público no asistirá. Por eso es indispensable un programa estratégico y sostenido en el tiempo”.

1x1.trans Todos los chicos, a estudiar… ¡Al Colón!

La variación del Cisne Negro, en “El Lago de los Cisnes”, a cargo de Federico Fernández y Carla Vincelli en una de las presentaciones del final de temporada 2013. Foto: Máximo Parpagnoli.

¿Cómo se organiza la tarea para concretar el proyecto? Se trabajará en dos etapas: inicialmente, el proyecto se llevará adelante junto a instituciones públicas que tengan puntualmente orientación artística, y luego, con todo tipo de colegios. “Es una manera de ir generando los espacios  y aceitando los mecanismos con instituciones que están vinculadas al arte. Iremos expandiendo de a poco los márgenes, para que puedan asistir la mayor cantidad de niños posible, con el compromiso mutuo de un seguimiento riguroso de la experiencia. Lo ideal es que este tipo de programas puedan ser incluidos en la currícula escolar, lo cual es también una manera de mantenerlos”, comenta Eugenia.

Su organizadora planifica, junto a ciertos docentes en cada colegio, una serie de visitas a los ensayos generales de distintas obras que se estén preparando en el teatro y consideren adecuadas, en ballet, ópera, conciertos con la orquesta. Previamente a la visita, se entrega a los maestros un cuadernillo guía para que elaboren en clase junto a los alumnos, de modo que se anticipen y conozcan la obra que verán. Luego de ver la obra, los chicos podrán entrevistarse con alguno de los artistas o un miembro del equipo de trabajo de la obra presentada. La idea es que puedan analizar, desagregar y pensar el arte del que están siendo parte como espectadores activos. Eugenia cuenta que con los docentes “hay muy buena recepción” y agrega que ya “es algo que muchos docentes interpretan como parte de la currícula. Estamos abocados a la puesta en marcha de la convocatoria oficial para que las escuelas puedan inscribirse y confirmar su asistencia con facilidad”

Explica también que la visita a los “ensayos generales” y no a las funciones es crucial en la intención pedagógica del proyecto: “Muchas veces resulta mágico conocer cómo es el proceso y cómo se llega a crear una obra artística. Es muy bueno que se perciba que nadie nació sabiéndolo todo y que para producir un espectáculo intervienen muchísimas personas,  de diferentes y variadas disciplinas. La asistencia a ensayos es enriquecedora porque vemos un poco “la cocina” del teatro, si bien estamos pensando en ensayos generales, o pre-generales, donde la cosa está muy avanzada-.

Para ella es un logro haber generado un consenso tan unánime de apoyo al interior del teatro y en el marco del propio directorio que integra: “Hay muy buena predisposición con el proyecto. Venimos charlando desde hace tiempo  con Pedro Pablo García Caffi, director general y artístico del teatro, y con el Directorio. Creo que hay una expectativa positiva. Por supuesto, hay que implementarlo responsablemente para no desilusionar a nadie. Hay muchos trabajadores del teatro que manifiestan su adhesión a este tipo de programas. Es muy bueno destacar que Guillermo Scarabino, director del Instituto Superior de Arte, ya ha marcado una agenda para este año con capacitación a docentes y asistencia de niños en este mismo sentido. Ojalá generemos un proyecto que perdure…”

El Lago de los Cisnes

Foto: Arnaldo Colombaroli / Prensa Teatro Colón.

Todos los chicos, a estudiar… ¡Al Colón! | Revol – Revista de Danza

3 comentarios en “Todos los chicos, a estudiar… ¡Al Colón! | Revol

  1. Este es un ejemplo clásico de como se reparten cargos para lograr apoyo político buscando ejecutar medidas administrativas que han llevado al Teatro Colon a su actual estado de destrucción. No se trata de que el proyecto de Eugenia Schvartzman sea o no viable. Nadie debiera de poner dudas sobre su buena voluntad aunque le desconocemos antecedentes profesionales de ninguna naturaleza. Después de todo no es grave; García Caffi !monta operas del repertorio alemán! y hasta Mauricio Wainrot ensayará sus pininos con el Barbero que este año ofrecerá nuestro primer (?) coliseo.
    Lo grave de este caso es el trasfondo político. Ni a Pino Solanas ni a Raffo les tiembla el pulso frente al ofrecimiento de un espacio a ocupar. Incluso sin respetar algo tan poco respetable como la ley de autarquía que indica claramente que no pueden elegirse directores a dedo como fue el caso, por ejemplo, de Pedro Pablo García Caffi. No le arriendo las ganancias a los líderes de proyecto sur, convalidando con la presencia de un director responsable, la triste, destructiva y corrupta gestión de un equipo de funcionarios que sin duda alguna dejarán a su partida un desagradable recuerdo. Si la señorita Schvartzman quisiera hacer honor al cargo político que ocupa debiera, previa consulta con sus jefes, alinearse junto al sector de trabajadores del teatro cuya ideología es afín al partido al que pertenecen. De no ser así tenemos el derecho de pensar que la beligerancia y el empuje crítico de Solanas se agotan con unos pocos fuegos artificiales y que su alejamiento de su propio pasado adquiere carácter irreversible.

    Responder
  2. Quién es Schwartzman para ser Directora del Teatro Colón?
    Una protegida de Pino Solanas que hacía «danza independiente». Si su campo es lo independiente qué hace en un teatro oficial de danza clásica?
    Como dice Ernesto es parte del pacto reparte cargos de Macri para neutralizar la oposición: callate la boca y nombro a tus amigos, los dos quedamos como democráticos y dialoguistas.
    La falta de idoneidad de esta chica se suma a su soberbia: presenta como propio un proyecto que hace años se hacía en el teatro, le cambia el nombre y listo. No nos olvidemos del curro que también hizo Ihidoype cuando estaba en el Instituto con el ciclo Mi primer Concierto, Mi primer Ballet, Mi Primera Opera con un español muy trucho Victor Neuman se llamaba? Cuánta plata se habrá llevado ese chanta, seguro que es amigo del hermano de Caffi que vive en España y seguro que el otro ligó su cometa también.
    Al Colón se llamaba el programa de TV en canal 7, uno de los «logros» del macrismo fue levantarlo y echar a todo el personal del Colón que trabajaba en eso. Claro que Schwartzman no lo sabe porque no sabe nada, lo único que sabe es cobrar su sueldo de Directora y hacer que trabaja «creando» actividades didácticas. No hace olas, Macri contento y Pino también, todos cobran, nosotros pagamos.
    Encima si se prendió Scarabino es porque hay algún retorno, como los departamentos que él y su mujer len alquila a los cantantes extranjeros y paga el teatro en dólares…
    Un asco.

    Responder

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s