Opera Club: Y EL VIAJE SE DETUVO EN DOLORES

Opera Club: UNA CREACION DE ROBERTO BLANCO VILLALBA
sábado, 31 de mayo de 2014
Y EL VIAJE SE DETUVO EN DOLORES
Concierto de la Orquesta Filarmónica de Buenos aires Solista y Director: Philippe Entremont. Programa: Mozart: Obertura de la Opera “La Flauta Mágica”, Concierto para Piano y Orquesta Nº 20 en Re menor, K. 466. Prokofieff: Sinfonía Nº 5 en Si bemol mayor Op. 100. 
Amigo lector, créame que no me volví loco ni nada que se le asemeje. La sensación con la que me retiré de la sala del Colón el pasado Jueves, fue esa.

Como un viaje en micro a Mar del Plata ,en el cuál el motor de la unidad comienza a “ratear”, se detiene, y uno comienza a preguntarse si se debe a que la unidad es “antigua”,  o bien,  que no vaya a ser que no se haya quedado “sin Nafta”. Entonces trataré en estas líneas de comprender, trasladando al campo de la música estos conceptos, que fue lo que el Jueves sucedió en el Concierto de la Filarmónica. Respeto muchísimo la trayectoria y la figura de Philippe Entremont y no me atrevo a emitir un juicio de valor terminante sobre su modo actual de encarar los conciertos. Ya está rayando los 80 años y su forma de ver las cosas hoy, es evidentemente mas “light”, respecto al artista que conociéramos años atrás. Con todo, no ha dejado de ser para el Colón un acontecimiento. La sala rebasaba de público, ¡bienvenido sea!, y del que entiende,  ¡A Dios gracias!, entonces fue una noche esencialmente “Colonera”, parafraseando a mi amigo Ricardo Mandel y su página de Facebook.  Razonable expectativa, que comenzó a verse en parte defraudada, por una versión “superficial” de la Obertura de “La Flauta Mágica”, vertida en una lectura anodina y carente de matices. No hubo juego de timbres, energía, chispa. Uno pensaba que las cosas cambiarían luego con el Concierto Nº 20, especialidad del invitado y, para sorpresa mía, los dos primeros movimientos fueron sencillamente para el bostezo, pesantes, sin vuelo. Solo en parte, tuvimos recompensa en el tercero y último,  donde las cosas se aproximaron bastante al “punto justo” en la interpretación y ahí, la lógica reacción fue el buen aplauso a la venerable figura. La pregunta que flotaba en el ambiente era, si esto fue así, ¿Cómo será Prokofieff?. Lamentablemente, mas de lo mismo. Orquesta prolija sí, pero que se limitó solo a lo que Entremont marcó y volvieron a aparecer las mismas cavilaciones, falta de chispa, matices, juegos tímbricos, versión pesante y anodina y ya en esto fue demasiado para mí. Con todos los condimentos necesarios para el lucimiento, con una página brillante en los atriles, nos quedamos a mitad de camino en un trabajo “discretito” y prolijo y por eso Uds. entenderán ahora el título de mi comentario. Ahora la respuesta al por que. Evidentemente fue un mix de las dos razones, faltó combustible y los años no vienen solos……..

Donato Decina

Publicado por operaclub

Opera Club: Y EL VIAJE SE DETUVO EN DOLORES

2 comentarios en “Opera Club: Y EL VIAJE SE DETUVO EN DOLORES

  1. . . . y alaba la gestion de actual director del Teatro . . . pertenecer tiene su precio . . .” hacete amigo del juez, no le des de que quejarse “

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s