Amores quijotescos por una gran compañía, un éxito rotundo – Espectáculos | diariouno.com.ar

diariouno.com.ar | Martes, 10 de junio de 2014
Amores quijotescos por una gran compañía, un éxito rotundo
Concluyó el paso por Mendoza de la Compañía de Ballet del Teatro Colón dirigida por Lidia Segni. El Teatro Independencia fue, por dos noches, la sede de Don Quijote, con entradas agotadas. Galería de fotos.
Por Cristina Alfonso Especial para UNO
Concluyó el paso por Mendoza de la Compañía de Ballet del Teatro Colón dirigida por Lidia Segni. El Teatro Independencia fue este fin de semana la sede de Don Quijote, con entradas agotadas. La delegación estuvo compuesta por 52 personas: 38 bailarines y 14 técnicos. El diseño de luces y el manejo del sonido estuvieron perfectamente sincronizados.

La escenografía, color almagre, resultó agradable y ópticamente liviana para las dimensiones del escenario. Ésta y los matices del vestuario ayudaron a recrear la estampa cervantina.

El espíritu de Don Quijote, con sus libros de caballería, los molinos de viento y su amor por Dulcinea, se movió entre la realidad y la fantasía: entre la algarabía de gitanos y toreros, por un lado, y el mundo onírico de las dríades y Cupido, por otro.

La obra basada en el segundo libro de “El ingenioso hidalgo Don Quijote de La Mancha”, de Miguel de Cervantes Saavedra y musicalizada por Leon Minkus, fue coreografiada por Marius Petipa, originariamente en cuatro actos y presentada aquí en su versión abreviada -tres actos- por Lidia Segni, con dos horas de duración y la misma producción de Buenos Aires.

Segni, que acaba de llegar de Moscú donde se desempeñó como jurado del importantísimo Certamen Benois de la Danse 2014, presentó un cuerpo de baile con buenas líneas, buen uso del escenario y excelente cohesión grupal. Todos los solistas actuaron con solvencia, entre ellos Vagram Ambartsoumian, en el rol del Torero y la mendocina Daiana Ruiz en el Bolero junto con Fabrizio Coppo.

Emilia Peredo Aguirre fue la revelación con un carismático Cupido. Su técnica, cuidadosamente trabajada, le permitió desplazamientos gráciles por el escenario, irradiando la chispa propia del personaje. Peredo es muy joven, ágil y envolvente y su interpretación no dejó espacios vacíos ya que, en lo que a musicalidad se refiere, ella va más allá de los sonidos.

Hubo dos repartos de Kitri y Basilio. Las primeras figuras del sábado fueron Nadia Muzyca y Federico Fernández y las del domingo, Carla Vincelli y Edgardo Trabalón. La espectacularidad y el virtuosismo llegaron la segunda noche, donde el público vibró con cada acto. Hubo asombrosa precisión técnica y entendimiento en la pareja principal, además de simpatía. Los solistas principales lograron armonizar calidad con cantidad y el dominio de escena fue absoluto. Los fouettes de Kitri fueron deslumbrantes. ¡Bravo Vincelli! ¡Bravo Trabalón! Así se baila.

Finalmente, como era de esperar, triunfó el amor y mientras Kitri (Vincelli) y Basilio (Trabalón) festejaron con sus invitados, Don Quijote (Néstor Asaff) y Sancho Panza (Marcelo Antelo) se despidieron en busca de nuevas aventuras, continuando la gira por nuevos escenarios… El público ovacionó con bravos y de pie, y trasladó al hall del teatro su adhesión fervorosa. Todo estuvo a la altura de una gran compañía.

Amores quijotescos por una gran compañía, un éxito rotundo – Espectáculos | diariouno.com.ar

NOTA DEL BLOG: El artículo omite mencionar que la gira del Ballet Estable se realizó sin orquesta, por lo tanto fue una producción reducida.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s