En el Colón, una velada difícil de olvidar – 22.08.2014 – lanacion.com

lanacion.com | Espectáculos | Viernes 22 de agosto de 2014 | Publicado en edición impresa
Ballet
En el Colón, una velada difícil de olvidar
El cuerpo estable del teatro compartió escenario junto a estrellas de los ballets de Río y Hamburgo y la compañía Alvin Ailey
Por Néstor Tirri | Para LA NACION
Hace unos días, nomás, en Buenos Aires y café por medio, Mikhail Baryshnikov contaba acerca de su aterrizaje en las compañías de Nueva York y de sus ganas de convertirse en un bailarín neoclásico. No era un viraje sencillo. Pues bien, las sutilezas y dificultades de esa técnica tan especial pudieron apreciarse el sábado, en la nueva y muy atinada Gala Internacional del Teatro Colón, cuando una pareja del Ballet de Hamburgo, Hélène Bouchet y Carsten Jung, acometieron un dúo de la Third Symphony coreografiada por el director de esa compañía, el notable John Neumeier. Lo sublime de Mahler y la invención virtuosa del coreógrafo canalizaron en la ejecución impecable de la pareja: fue uno de los momentos más logrados de la primera parte del programa gestado por Lidia Segni, directora del Ballet de la casa.

La segunda parte de la velada se cerró con el fresco que ofreció, precisamente, la compañía anfitriona. Mejor dicho, el que desplegaron cinco parejas del cuerpo estable con una coreografía del venezolano Vicente Nebrada, Nuestros valses, apoyada en composiciones de su compatriota Teresa Carreño y ejecutadas en vivo por Iván Rutkauskas. A la probada complicidad artística de Federico Fernández con su compañera Nadia Muzyca se sumaron las de otras parejas; muy aplaudidos, los pas de deux de Macarena Giménez con Pablo Ledo, así como -entre otros- los de Luciana Barrirero con los firmes portés aéreos de su partenaire Edgardo Trabalón, todos ellos entregados al ligero fluir de los valses que conforman esta encantadora suite.

Equilibrada calidad

Del desfile internacional del segmento inicial del programa hay que señalar la equilibrada calidad -en algunos casos, óptima- de las distintas parejas, provenientes de prestigiosos Ballets del mundo. La del Teatro Municipal de Río de Janeiro mostró corrección con un trazado convencional de Petipa (La Esmeralda), pero después apostó a diferenciarse con una rara propuesta del belga (residente en Río) Eric Frédéric, Precipitación: rechazos, choques y abrazos de una pareja en short y musculosa que, en lo técnico, no desecha portés neoclásicos pero que una y otra vez roza lo contemporáneo. También Tectum, un solo de Jurgita Dronina (Ballet Nacional de Holanda), se perfila con rasgos actuales: un sagaz coreógrafo, Juanjo Arques, para una intérprete de excepción.

El toque de color (literalmente) lo aportaron Linda Celeste Sims y Kirven Douthit-Boyd, quienes esgrimieron su ductilidad física, moldeada en la cultura negra, para interpretar ese cruce de afro-jazz con modern dance y neoclásico que rige la estética de Alvin Ailey, de cuya legendaria compañía proceden. Primero fue un alegre Pas de Duke, montado con mucho swing (admirable el manejo de brazos y caderas de ella) sobre distintas composiciones de Ellington, y después Unfold, una deleitante peripecia romántica à deux con formas contemporáneas (pero sobre un aria cantada por la soprano negra Leontyne Price) urdidas por el coreógrafo Robert Battle.

The Bench cerró el capítulo internacional con una escenificación, el encuentro de una pareja en un banco de plaza (de ahí el título), pero de nuevo con el lenguaje neoclásico de ese maestro que sigue siendo Neumeier. Y de nuevo con la impecable interpretación de Hélène Bouchet y Carsten Jung. Alrededor de la firmeza de carácter del notable partenaire que es él y de la elongación elegante de la refinada Hélène, circula un estimulante lirismo parisino sustentado en los acordes de Michel Legrand, un digno marco al delicioso circunloquio (casi dialogado, pero sin necesidad de texto) que sostiene esta pareja excepcional.

Presencias y elecciones, en fin, que configuraron la que acaso se convirtió en la mejor de las galas anuales que viene programando el Colón.

Este fin de semana, gala

Para los balletómanos, este agosto es algo así como la Navidad: esta noche y mañana, a las 20.30, se realizarán las dos funciones de la gala internacional del Teatro Coliseo (Marcelo T. de Alvear 1125). El mayor atractivo es ver bailar a Herman Cornejo, reciente ganador del premio Benois de la danse. Pero también actuarán Joaquín de Luz y Lauren Lovette, del New York City Ballet; Maria Kochetkova, del San Francisco Ballet; los argentinos Carolina Agüero y Darío Franconi, del Hamburg Ballet; Jason Reilly y Alicia Amatriain, del Stuttgart Ballet; Nicole Loizides y Steven Marshall, del Momix, y siguen las estrellas..

En el Colón, una velada difícil de olvidar – 22.08.2014 – lanacion.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s