Una despedida con altura

Clarin.com | Extra Show | 06/10/14
Una despedida con altura
Paloma Herrera, con un correcto trabajo de composición, le dice adiós al Teatro Colón y al público porteño. Ovación.
Laura Falcoff
El reestreno de Giselle, con Paloma Herrera como protagonista de esta producción del Ballet del Teatro Colón, fue un cambio bastante reciente respecto del anunciado Romeo y Julieta de Kenneth Mac Millan, que hubiera tenido también a la estrella argentina como figura invitada. Sin embargo, el reemplazo de una obra por otra no impidió a Paloma Herrera tener a su disposición un personaje igualmente pleno, tal como la Julieta de Shakesperare, de matices interpretativos.

Vale recordar el argumento de Giselle: en una aldea alemana, una joven de salud frágil pero apasionada por bailar, se enamora de Albrecht y es correspondida. Albrecht, aparentemente un plebeyo como ella, en realidad es un duque, ya comprometido con una dama de su propia clase social. Desilusión, locura y muerte de Giselle, que en el segundo acto aparece en un reino de ultratumba, el de las vengativas “wilis”, jóvenes que como ella han muerto por desilusiones amorosas.

Así, este personaje cabalmente romántico, que atraviesa tantos estados y emociones, es un maravilloso vehículo para una bailarina. Y en ese sentido Paloma Herrera hizo un bello trabajo de composición de rol: desde la inocencia y frescura de la Giselle del primer acto, que concluye con la locura –no exagerada, afortunadamente- de su última escena, a la distante pero no inconmovible “wilis” en la que se transforma. Fue una hermosa posibilidad seguir ese recorrido de la artista.

Juan Pablo Ledo, primer bailarín del Colón, fue Albrecht, un papel difícil sobre el que Mijail Barishnikov escribió cosas muy interesantes luego de bailarlo por primera vez en 1974: “Al comenzar a elaborar el rol, decidí que Albrecht realmente ama a Giselle, tanto que no quiere amenazar ese amor revelándole su identidad”. Hay otras interpretaciones posibles –Albrecht es un conquistador cínico que luego se arrepiente- pero la de Barishnikov parece un punto de partida valioso para acercarse al rol. En cuanto a Ledo, no queda claro cuáles son sus sentimientos, excepto por sus manifestaciones exteriores que no siempre coinciden con lo que está ocurriendo.

Giselle es una obra muy bella y parece una buena coincidencia que sea una forma de la despedida de Paloma Herrera del público porteño. Esta versión de Lidia Segni, directora del Ballet del Colón, sigue las líneas conocidas de este ballet que ha sido miles de veces repuesto en todo el mundo. Excelente el trabajo de Vagram Ambartsoumian como el guardabosque Hilarión y en general el de los solistas y cuerpo de baile.

Por el aire Paloma Herrera desplegó su talento con un clásico del ballet.

Por el aire Paloma Herrera desplegó su talento con un clásico del ballet.

Una despedida con altura

4 comentarios en “Una despedida con altura

  1. Después del cambio de programa sin aviso a quienes habían comprado entradas para ver “Romeo y Julieta” con la bailarina invitada “Paloma Herrera” y que sorpresivamente tuvimos “Giselle” (y si queríamos ver este ballet con ella teníamos que cambiar la entrada y pagar un precio mayor) quedando el resto de las funciones a cargo de bailarinas del cuerpo estable del Colon, opino que estas funciones y sus bailarines también “merecen comentarios” sobre sus actuaciones y no quedar demostrado de esta manera que se los considera poco y nada.

    Responder
  2. No entiendo como es que alguien llegó a comprar entradas para ver “Romeo y Julieta” con la bailarina invitada “Paloma Herrera”. En todo caso se adelantaron demasiado, o fueron corriendo a comprar sin leer. O en última instancia averiguar bien, tratándose de este teatro. Es cierto que estuvieron dos funciones de RyJ a la venta en la fecha que al principio supuestamente iba a bailar Paloma… pero SIN bailarina invitada confirmada alguna. Hay que leer!
    Yo por eso no compré… porque no había confirmación alguna… Luego creí que se habías suspendido… Luego vi el anuncio de Giselle y no entendía nada.

    Responder
  3. Que Albrecht es un conquistador circunstancial responde al relato original de la historia en su estreno en el año 1841. El personaje que propone Baryshnikov pasó por el tamiz eslavo y así fue conocido en la reposición de 1910. Con diferentes matices hoy se adopta esta última mirada, más propia del sentimiento oriental que del europeo.
    Lamenté mucho no viajar desde San Luis donde resido, para disfrutar la interpretación de Paloma Herrera y conocer que carácter da a la resolución de su personaje. A mis 84 no me resulta fácil largarme por esos caminos.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s