Madama Butterfly o cuando los cantantes invitados son inferiores a los propios

Opera, teatro, danza y cine… desde hoy | DEC 1
Madama Butterfly o cuando los cantantes invitados son inferiores a los propios
La versión ofrecida por el Teatro Colón no será memorable, al menos desde el punto de vista positivo. Con dos cantantes extranjeros invitados que no estuvieron a la altura de las exigencias ni de la categoría del Teatro. La puesta en escena de Hugo de Ana fue vistosa a la vez que pueril. El resto de los cantantes y la orquesta con la dirección de Ira Levin hicieron mucho mejor las cosas, aunque es difícil salvar una Butterfly sin una soprano capaz.

     La armenia Liana Aleksanyan posee una voz tan pequeña que no pudo cumplir con las exigencias de Puccini de empezar a cantar fuera del escenario su entrada ni de terminar la canción de cuna en el exterior del mismo en el último acto. Por lo demás, cantó con entrega el domingo hasta el punto de obtener algún reconocimiento después de su célebre aria del segundo acto. No pudimos ver a Mónica Ferracani que en el reparto nacional obtuvo una repercusión mucho mayor, algo que no nos extraña de acuerdo a sus conocidos antecedentes.

     El caso del tenor norteamericano James Valenti como Pinkerton es aún más grave, a una voz ínfima para las dimensiones del Colón, se sumó una fragilidad vocal que no pudo superar en toda la velada. Con esas condiciones, es extraño no fuese reemplazado por su cover Enrique Folger quien también fue celebrado en el “segundo” reparto. El paupérrimo rendimiento vocal de Valenti quedó en mayor evidencia en los dúos con el barítono Igor Golovatenko, quien como el cónsul, fue el único entre los invitados que tuvo una participación decorosa.

     Una vez más se lució Guadalupe Barrientos en la piel de Susuki como cantante-actríz. Discreto, Sergio Spina como Goro.

     La puesta en escena de Hugo de Ana logró sus mejores efectos con la iluminación y menor interés en la concepción general por arbitrariedades en la caracterización y vestuario de los personajes secundarios masculinos, al mismo tiempo que -en parte- tuvo una iconografía más propia del cine infantil.

    A la dirección musical de Ira Levin le cupo transmitir la carga emocional de la partitura con buen rendimiento de la Orquesta Estable y de los cantantes a cargo de los roles secundarios, lo mismo que la correcta participación del coro con la dirección de Miguel Martínez.

   Contrariamente a lo que según trascendió, pasó en la primera función donde el tenor recibió abucheo, hubo discretos aplausos para todos en la del domingo.

Mónica Ferracani

Madama Butterfly o cuando los cantantes invitados son inferiores a los propios

4 comentarios en “Madama Butterfly o cuando los cantantes invitados son inferiores a los propios

  1. Sobresaliente crítica. Muy sensato todo lo dicho e inclusive considero que el crítico fue muy educado y prudente. Sinceramente desde la escenografia, regis, pinkerton y cio cio san foraneos etc estaban para la literal “nostación” considerando las sumas pagadas y gastadas por el teatro y por quienes pagamos nuestras entradas: no puede ser que una platea en Colón para un espectáculo mediocre cueste más caro que la Bastille o el Garnier para eventos del mismo porte pero calidades diametralmente opuestas. Estuve en la premier de Gran Abono del Martes, presencié -e incluso postié aqui- el abucheo muy merecido para el Pinkerton foráneo. Volví el Viernes a la de Abono Nocturno y no cambió. Al contrario hubieron más furcios y cruces. Se ignora porqué seguimos siendo “malinchistas” y pagando fortunas para traer invitados extranjeros mediocres, de tercer nivel en lugar de fomentar al enorme talento argentino. Quedó nuevamente demostrado, aquí a través de Folger y Ferracani, el coro -digno- y la orquesta a plomo y nivel. Apostemos por el talento argentino, por favor.

    Responder
    • Exactamente asi fueron las contrataciones que el actual director del Teatro Colon hizo cuando dirigía el Teatro Argentino de La Plata. El motivo ?, fácil de imaginar . . .

      Responder
  2. Estoy en un todo de acuerdo con esta Crìtica. La actuaciòn de James Valentgi fue vergonzosa. Era inaudible y en la Funciòn de Gran Abono – yo estuve- fue abucheado.

    Responder
  3. Bumpy, yo imagino con tanta creatividad que veo nítidas las sumas que se pierden por debajo del escritorio. Habría que exigir la salida de los malvivientes que están destruyendo el Colón. El problema, claro, es el gobierno de la CABA que los ampara y la Legislatura de la Ciudad que no hace nada al respecto, excepto propaganda televisiva de sí misma invitando a conocer el espacio de Evita allí. Para colmo, Clarín y Nación, los blinda de cualquier crítica seria.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s