El gran año de la clásica – 30.12.2014 – lanacion.com

lanacion.com | Espectáculos | Martes 30 de diciembre de 2014 | Publicado en edición impresa
Balance
El gran año de la clásica
Hubo muchas y muy buenas propuestas en este período que estuvo marcado por la presencia de Daniel Barenboim y Martha Argerich
Por Pablo Kohan | Para LA NACION
Nuevamente, cuando el 31 de diciembre se asoma tan final como festivo, es el momento de mirar hacia atrás y dirigir la mirada hacia lo acontecido. En el campo de la música clásica, ciertamente que la tarea es dificultosa porque 2014 se aparece como profuso e inconmensurable, casi imposible de ser abarcado en toda su multiplicidad y su desmesurada actividad.

Después de todo, la agenda diaria de la música académica, desde marzo a mediados de diciembre fue apabullante, con infinidad de propuestas, desde los eventos con entrada gratuita hasta los más selectos y exclusivos. En ese sentido, tal vez sería necesario remarcar el silencioso y generoso trabajo de gestores culturales y artistas que hacen de Buenos Aires y alrededores una región absolutamente fascinante, democrática y descomunal en su oferta musical, como pocas urbes en el mundo.

De este panorama general es necesario destacar aquello que ha sobresalido y que le ha dado a este año una significación diferente. Y con esta premisa, no hay manera de no comenzar con la tremenda conmoción social que provocaron Martha Argerich y Daniel Barenboim, un hecho que excedió, largamente, al ámbito de la música clásica.

Daniel Barenboim es un músico excepcional, notable tanto por sus diferentes capacidades musicales e intelectuales como por la soltura con la que se mueve en el campo de los medios de comunicación. Exactamente lo opuesto a Martha Argerich, con sus eternos recelos a cuestas, que la hacen pasar casi inadvertida para el gran público. Sin embargo, cuando de apreciar los sonidos, las ideas, los talentos y las posibilidades expresivas se trata, ella es, definitivamente, inigualable.

El recital a dos pianos que ofreció con su amigo y nuevo compinche de aventuras fue irrepetible, inolvidable. Esos mismos calificativos cabrían, además, para su intervención como solista en el primer concierto para piano y orquesta de Beethoven junto a la Orquesta del Diván, por supuesto, dirigida por Barenboim. El retorno de Martha al Colón, después de aquel perverso destrato al que fue sometida en tiempos de su ya lejanísimo Festival Martha Argerich, fue, sin lugar a dudas, el acontecimiento del año. A fuer de redundantes, Martha sigue siendo increíble, una de las músicas más fascinantes y sorprendentes del planeta. Para hacer justicia, a Barenboim -que no es un “mero” acompañante de su amiga- habría que sumarle otra escarapela, una extra: la que le correspondería por haber hecho posible el retorno al Colón de la gran artista.

Desde Baviera

Por fuera de las emociones y la inocultable subjetividad que tiñeron la valoración del fenómeno Argerich-Barenboim, hubo también algunos eventos de altísima calidad musical, pero que no alcanzaron ese nivel de vibración colectiva que despertaron esos dos enormísimos músicos argentinos en escena.

La formidable y ya legendaria Mitsuko Uchida estuvo en el Teatro Colón junto a la Orquesta Sinfónica de la Radio de Baviera, dirigida por Mariss Jansons, en lo que fue un verdadero acontecimiento, no sólo por la tremenda personalidad de la gran pianista japonesa, sino también porque esta orquesta fue la más impactante de todas las que tocaron este año en nuestro país, incluida la muy valorada y cada vez más asentada Orquesta del Diván.

Y hubo otros milagros. Joyce DiDonato, la mezzo estadounidense, con el pianista David Zobel, volvió a asombrar con su ductilidad y sus muchas certezas para el canto de cámara. Philippe Jaroussky, el contratenor francés, con su propio ensamble historicista, Artaserse, paseó todo su arte a través de las muchas facetas de la música vocal de Vivaldi. Nelson Goerner, que, obstinadamente, regresa para tocar una y otra vez por todo el territorio argentino, ofreció un contundente recital de piano solo en el Colón que, lamentablemente, no tuvo la misma repercusión que el de Lang Lang, tan promocionado como pirotécnico, vacío y caprichoso. Para completar el panorama de los conciertos más admirables del año, no podemos olvidar a Sol Gabetta, que encontró un partenaire lujoso en Giovanni Antonini al frente de la Orquesta de Cámara de Basilea.

Panorama lírico

Del panorama de la lírica hay que mencionar la tremenda personalidad vocal, musical y teatral de Ambrogio Maestri, en la construcción de un Falstaff que permanecerá indeleble y, una vez más, una puesta de Marcelo Lombardero, esta vez, con un Don Giovanni tan remozado y perfectamente amoldado a nuestro tiempo como conflictivo, exactamente lo que debería hacer un regisseur para salir de los letargos y las reediciones siempre muy parecidas a sí mismas.

Por último, continuaron sus actividades off-Colón las sociedades privadas de ópera y de conciertos, la Filarmónica de Buenos Aires alcanzó, como siempre, un nivel destacadísimo cuando la dirige Enrique Arturo Diemecke, y la Estable del Colón, dejando largos tiempos de achatamiento, comenzó a denotar una saludable renovación.

Y para demostrar que todo es posible en nuestra ciudad, de repente, tuvieron lugar tres espectáculos sorprendentes de música contemporánea en los que se pudieron admirar, en muy buen nivel, obras paradigmáticas de Helmut Lachenmann, Steve Reich y Luciano Berio. Pero no hay que olvidar, nuevamente, que por fuera de los eventos más extraordinarios, hubo infinitos conciertos, recitales, presentaciones y transmisiones radiales que inundaron los aires de la ciudad con una música que, mejor o no tan mejor interpretada, no deja de latir y de sonar siempre atrapante..

Foto: LA NACION 

El gran año de la clásica – 30.12.2014 – lanacion.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s