CRÓNICAS CAÑETINAS: QUÉ DIFÍCIL ES NO TENTARSE A SER DARÍO LOPÉRFIDO! | LOVEARTNOTPEOPLE

LOVEARTNOTPEOPLE
CRÓNICAS CAÑETINAS: QUÉ DIFÍCIL ES NO TENTARSE A SER DARÍO LOPÉRFIDO!
Written by rodrigocanete
Finalmente, decidí quedarme diez días más para asegurarme que, tras mi partida, mi mamá estará plenamente recuperada tras su operación de cáncer. Tanto ella como yo estamos felices por el reencuentro tras la separación tanto literal (física y geográfica) y psicológica (durante mi adicción). Sin embargo, como toda relación humana, la nuestra está minada de ansiedades e inseguridades. En este caso, esta sensación se extiende como metástasis a los otros ámbitos de mi vida. Al buscar trabajo es muy difícil justificar los últimos tres años de recuperación al consumo de drogas duras. La adicción es una enfermedad que no genera comprensión sino prejuicio y condena social (como el HIV, si se quiere).

10959461_10205986266356971_2424069227695104194_n

Si bien lo peor de mis enfermedades varias ya pasó, las ansiedades y miedos reprimidos emergen a la superficie con la fuerza de burbujas y cuando lo hacen destrozan un equilibrio que siempre parece ser muy precario. Ayer mi mamá tuvo un berrinche que no fue más que un gesto y una mirada tras que la mandara a bañarse justo después de comer porque ya eran las nueve y media de la noche y me quería ir a descansar pero también quería estar en la otra habitación mientras ella se bañaba por si pasaba algo. El altercado fue digno de un sketch de Antonio Gasalla en donde todas las costuras de nuestro precario acuerdo de paz y supervivencia quedaron a la vista. Ella rapidamente exageró el daño y me acusó de no quererla lo suficiente y yo hice lo que uno a esta edad debe hacer con padres mayores de edad que es ignorarla volviéndome distante y tratándola como un infante.  Lo cierto es que cuando volví a la casa donde me estoy quedando, en lugar de mirar los Oscars, lloré por primera vez en semanas.

prensa08ENRIQUE_SCHEINSOMN_ALICIA_DE_ARTEAGA_DANIEL_MAMAN

Tras unas horas de sueño y en medio de una noche particularmente humedad y calurosa, me conecté para ver los resultados de los Oscars y vi que tenia un pedido de amistad en Facebook. La persona en cuestión es una compañero de los grupos de recuperación a los que asisto en Londres. El muchacho en cuestión es ruso, gay, billonario, muy lindo, tiene un jet propio, etc. Tranquilamente podría protagonizar una película como ’50 Tonos de Grey’ pero en una versión un tanto más colorinche, con ropa aún más cara y camp. Podría llamarse ’50 Shades of Gay’. Tras aceptar su amistad me puse a mirar las fotos en su perfil que son una muy rusa cornucopia de las riquezas más inaccesibles y delirantes que se puedan poner en público con tarjetas American Express negras, ángulos varios de su jet privado, evidencia visual de su progreso en el gimnasio con su personal trailer y dieta a base de proteínas. Finalmente, sus amigos. Todos lindos y en todos todo parece ser alegría. El problema con las redes sociales es que uno tiende a comparar su interior (casi siempre gris) con el exterior de los otros (casi siempre escenificado como impresionantemente bello, cool y divertido). Uno no sabe lo que pasa en la vida de las personas pero si hay tanto esfuerzo en demostrar que uno es maravilloso es porque en el fondo uno esta solo de insistir en no creerselo. Sin embargo, tras tres semanas de viejas, cánceres y hospitales varios, no hace falta mucho para convencerme de que mi vida ya pasó o, al menos, lo mejor de ella.

1515-24-patinir-landscape-with-charon-crossing-the-styx

Con esos pensamientos en ‘tonos de gris’ me quedé dormido hasta que una alerta de mi I-Phone me volvió a despertar. Era un tweet de @alicearte (Alicia de Arteaga, Jefa de la Sección de Arte del diario La Nación y más conocida en este blog como ‘La Chorra Paqueta’ por su clínica y no tratada, clepto-piromanía). El tweet decía lo siguiente: ‘Muy buena la entrevista a Lopérfido de Jorge Araoz Badi hoy en LN. Los sueños y los planes de quien hace rato “dirige el Colón”. Lo cierto es que yo a de Arteaga la conozco hace casi dos décadas y fue ella misma la que me informó que Darío Lopérfido ni siquiera había completado el  secundario. Sin embargo, por esas vueltas del destino, Lopérfido terminó casándose con una Mitre y, hoy, de Arteaga se ve en una posición que no le es extraña, que es la de chuparle las medias a su eventual nuevo ‘jefe’ o, mejor dicho, al nuevo pariente de su jefe. Ninguna sorpresa en este cambio mercenario y panquequeril de actitud. Sin embargo y siendo fiel a mi costumbre de hacerme daño a mí mismo, decidí proseguir y leer la entrevista en su totalidad que, como sabemos, está publicada en el diario del suegro del flamante funcionario.

Jorge Araoz Abadi, el periodista que hace la entrevista la prologa de la siguiente manera: ‘La primera impresión que se tiene de Darío Lopérfido, cuando se lo entrevista, es que se trata de un fanático. La gente podrá juzgar si eso es bueno o malo a medida que se desarrolle su actividad como director del Teatro Colón, cargo para el que ha sido recientemente designado. Pero hablar con él deja la sensación de un fundamentalista que abraza apasionadamente todo lo que tenga que ver con el espectáculo escénico, algo que, como se sabe, no es común que produzca un tipo de fascinación tan arrebatadora’. Hay algo perverso en el uso de la palabra fanático para elogiar a alguien que no tiene secundario completo ya que el fanatismo suele ser consecuencia de la ignorancia militante.

Sin embargo, esto no me preparaba para lo que seguía que era la construcción de un relato en primera persona en donde la idoneidad para el cargo es reemplazada y hasta justificada por los sueños de nieto de inmigrante de un Lopérfido que parece no saber más que ser encantador, caeteris paribus y con el contexto arreglado por sus nuevos parientes. En sus propias palabras: ‘Hace muchos años que soy director del Colón. Nadie lo sabe; sólo yo. Desde que empecé a escuchar conciertos y ver ópera, a los 18 años, mi cabeza está aquí, en el armado de temporadas, la elección de cantantes, directores y obras; el reclamo por más ensayos, el deseo de captar y entender todas las reacciones del público, la necesidad de movilizar una institución como ésta, para que no se parezca a una estatua. Soñaba con dirigir este teatro. Se trata de cosas que nunca le conté a nadie, por temor a que se me viera como un alienado. Pero hace años que me preparo secretamente para esto. Únicamente faltaba que me nombraran. Y sucedió’. De más está decir que tras haberse comprometido con este blogger a tener una conversación sobre su idoneidad y proyectos para el Teatro Colón,  Lopérfido desapareció para cobardemente refugiarse en el seno de su nueva familia.

Hoy una amiga me invitó a la pileta de su edificio y es uno de esos días en los que la depresión me puede. La recuperación de las drogas exige un cambio espiritual. Para no volver a tomar uno tiene que creer en que ser una buena persona y seguir el camino de la virtud son fundamentales para tener una vida plena. Dicho de otro modo, ser como Lopérfido a mí me podría lanzar en el camino de la adicción y posiblemente la muerte.

Joaquín Patimir en su maravillosa pintura ‘Charon cruzando el rio Stynx’ (1512) muestra el momento de la dura decisión entre la difícil vida de la virtud y el facilísimo de lo oscuro. Como podemos ver, hacia la derecha hay una bahía de entrada fácil y sin rocas. Hacia la izquierda, en cambio, la entrada es rocosa y angosta. Sin embargo es hacia la izquierda que todo se hace más plácido y llevadero una vez que se sortean las dificultades iniciales. Por su parte, esa entrada libre de obtaculos de la derecha es solo un engaño ya que muy cerca los fuegos del infierno parecen enseñar una lección endemoniada. Yo sé que como Charon (o Hercules) en tal caso, uno tiene que elegir el difícil y rocoso camino del bien y la verdad evitando la oscuridad de la corrupción y los compromisos espurios. Recordemos que es esta misma gente la que se rasga la vestiduras con la Marcha del 18F (me refiero a ambos jefes de Lopérido: La Nación y Mauricio Macri). Pero también es cierto que Macri esta subiendo en las encuestas. Como vemos en el cuadro de Patimir el camino de la virtud es largo, penoso y rocoso pero, según dicen, vale la pena. Lástima que ya ni la cultura esté al resguardo de los demonios de la derecha del cuadro. J A T

CRÓNICAS CAÑETINAS: QUÉ DIFÍCIL ES NO TENTARSE A SER DARÍO LOPÉRFIDO! | LOVEARTNOTPEOPLE

Un comentario en “CRÓNICAS CAÑETINAS: QUÉ DIFÍCIL ES NO TENTARSE A SER DARÍO LOPÉRFIDO! | LOVEARTNOTPEOPLE

  1. Todo bien con Cañete y su reseña personal. Lo felicito por su recuperaciòn y le deseo lo mejor para su nueva vida sin adicciones. Pero que dificil la planteò cuando la enlazò con Loperfido! Estoy de acuerdo en muchas cosas: Mitre, Macri ,Colon,pero no podrìamos dejarlo un tiempito a ver como marcha la cosa? Hubo cada bicho raro al frente del Colon!! A lo sumo se va el 10 de diciembre y listo. Veremos ,veremos…..!!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s