Un tandilense abrirá el domingo la temporada del Teatro Colón | Sociales – El Eco

El Eco (Tandil) | 11.03.2015 | Sociales
Un tandilense abrirá el domingo la temporada del Teatro Colón
A partir del próximo domingo, y durante la semana venidera, el tandilense Darío Domínguez Xodo tendrá a su cargo la dirección musical del primer ballet de la presente temporada del Teatro Colón. Radicado hace varios años en Capital Federal y egresado del Conservatorio de Música de Tandil, el citado director de orquesta dialogó con El Eco de Tandil sobre este nuevo desafío.

 

-¿Qué representa este paso en su carrera?

-Es un acontecimiento de gran importancia. He tocado varias veces en el Colón como violinista de la Sinfónica Nacional, de la Orquesta de Cámara Mayo o cuando estaba en la Orquesta Académica del propio teatro. También tuve oportunidad de dirigir en el Salón Dorado y, en la misma sala, hacer un recital de violín y piano. Pero éste es un paso mayor, será mi debut como director en la sala principal del Teatro Colón y al frente de la Orquesta Filarmónica de Buenos Aires.

-¿Cómo se presentó esta oportunidad?

-De la mejor manera posible. El año pasado la orquesta organizó una audición a través de la cual seleccionaron a dos personas para trabajar como directores asistentes durante la presente temporada. Esto incluye, en mi caso, la dirección del primer ballet de temporada y dos conciertos. La tarea de asistente es, a su vez, muy interesante, ya que implica trabajar al lado de directores de nivel internacional como es el caso de Enrique Diemecke, titular de la orquesta, y con repertorio muy importante.

-Maximiliano Guerra es el nuevo director del ballet del Teatro Colón, ¿ha trabajado con él?

-Sí, para mí fue una muy buena noticia saber que se hacía cargo Maximiliano, ya que hemos trabajado juntos anteriormente con excelentes resultados. En el teatro Argentino de La Plata hicimos juntos “La Bayadera” con él como solista y, tiempo después, nos reencontramos en “Romeo y Julieta” de Prokofiev. En esa oportunidad, Maximiliano era el coreógrafo de la producción. Hubo una emergencia cuando el director musical debió abandonar súbitamente la función por un pico de presión. Yo estaba tocando en la orquesta y salí a dirigir. Conocía muy bien, tanto a la orquesta, como al ballet y esto, sumado a la enorme concentración de todos, hizo posible salir adelante con un excelente resultado. Esto me valió un gran reconocimiento de todo el medio musical.

El camino previo a la dirección

Llegar al Colón es sin duda un gran paso, tal vez un sueño de todo músico. Pero antes de esto hay un recorrido, tanto desde el estudio, como desde la experiencia profesional. Y Darío Domínguez Xodo lo transitó.

-¿Ha sido un camino de espinas?

-Yo diría que ha sido y sigue siendo un camino infinito de estudio y perfeccionamiento permanente. Como decía Picasso, la inspiración existe, pero es mejor que nos encuentre trabajando. Yo estudié desde muy chico el piano, el violín y luego llegó el interés por la dirección orquestal, pero sabía que faltaba un recorrido con el instrumento, que tenía objetivos como violinista y que, por otra parte, necesitaba estar adentro de la orquesta antes de poder dirigirla. Tuve los mejores maestros de violín y, cuando ya estaba ejerciendo una actividad profesional como violinista, comencé el estudio de la dirección orquestal. Entonces busqué también en esta especialidad a los mejores maestros posibles, hice cursos acá y en varios países y, poco a poco, tuve oportunidad de dirigir diferentes orquestas. Cuando se llega, como ahora, a trabajar con las mejores orquestas del país, el trabajo es seguir estudiando para crecer cada día e incorporar repertorio.

-¿Todo ese trabajo de preparación apunta al momento del concierto?

-El concierto es el resultado final de un proceso y es el momento único de transmitir, de ofrecer al público la expresión artística a través de una obra escogida. Es necesaria mucha concentración y si llega la inspiración, la magia es completa. Pero todo el proceso de incorporación de una obra es apasionante, si hay pasión por el estudio, creo que el camino hacia el momento mágico del concierto es más posible.

-¿Siempre dirigió orquestas argentinas?

-Me ha tocado trabajar con muchas de ellas, pero también con algunas de afuera. Y tanto con orquestas profesionales, como juveniles. Con la Orquesta Sinfónica Nacional he trabajado mucho desde mi debut con ellos en 2011. Con la del Teatro Argentino me ha tocado conducir diversidad de títulos de ballet, ópera y conciertos; también la Orquesta Académica del mismo teatro; las sinfónicas de Rosario, Paraná, Córdoba, Mar del Plata, Bahía Blanca, Olavarría, la juvenil Libertador San Martín. También este año voy a dirigir la Orquesta de la Universidad de Tucumán. Fui titular de la Orquesta de Berisso y, desde su formación en 2013, de la Orquesta Sinfónica Municipal de Florencio Varela. También me tocó trabajar en varias oportunidades con la Orquesta Sinfónica Nacional de Perú y la Sinfónica de Trujillo. En los cierres de diferentes cursos me tocó dirigir la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Concepción en Chile, la Sinfónica Municipal de Asunción en Paraguay, la orquesta del Conservatorio de Lucerna en Suiza, la del Festival de Campos do Jordao en Brasil; y como preparador, la Filarmónica de Montevideo en Uruguay.

Presente y futuro del director

-Se ha dedicado mucho también al trabajo de formación.

-Ininterrumpidamente, desde que comencé en Tandil con el proyecto que nos llevó a la formación de la Orquesta de Cuerdas con la que hicimos hermosas temporadas de conciertos. En Buenos Aires llevé adelante, durante muchos años, un proyecto de formación orquestal infantojuvenil en el Collegium Musicum. También trabajo con los programas de orquesta escuela desde que tomé durante 2011 y 2012 la titularidad de la orquesta juvenil de Florencio Varela. Tanto en Argentina como en Perú dirijo los talleres de orquesta de los festivales Suzuki y, en ese marco, soy director musical de la Orquesta Latinoamericana de Alumnos Suzuki que se reúne cada tres años en Lima y que tiene el proyecto de trasladarse a los diferentes países que la componen.

-¿Cómo será profesionalmente el 2015?

-Comienza con el ballet en el Colón y los conciertos con la Filarmónica, sigue en el teatro Argentino con “El Quijote”. Luego hay una interesante programación con la Orquesta de Florencio Varela, que incluye conciertos, ópera y ballet, conciertos en Tucumán, en octubre la Sinfónica Nacional.

-¿Qué podría señalar sobre el ballet en el Colón y los conciertos con la Filarmónica de Buenos Aires?

-El ballet pertenece a la serie de Trilogías Neoclásicas que el Colón viene presentando desde 2012. En esta oportunidad con coreografías de Mauro Bigonzetti, Eric Frederic y Mauricio Wainrot sobre música de Mozart, Prokofiev y Rachmaninov, respectivamente. Como solistas participarán los pianistas Fernanda Morello en Prokofiev (tercer concierto para piano) y Alexander Panizza en Rachmaninov (Rapsodia sobre tema de Paganini). Esto será los días 15 de marzo a las 17 y del 17 al 21 a las 20.

Los conciertos serán en la Usina del Arte el 11 y el 30 de abril, el primero con arias y dúos de “Romeo y Julieta” y “La Traviata” con Jaquelina Livieri y Santiago Ballerini como solistas. El segundo con la Sinfonía 29 de Mozart y la rapsodia sobre tema de Paganini, de Rachmaninov, con el pianista Marcelo Ayub como solista.

Un tandilense abrirá el domingo la temporada del Teatro Colón | Sociales – El Eco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s