Opera Club

Opera Club | martes, 7 de abril de 2015
ACERCA DEL “WERTHER” EN EL COLÓN Y LA PASIVIDAD DE LOPÉRFIDO
Prácticamente al mismo tiempo que Darío Lopérfido asumía las direcciones del Teatro Colón, Ramón Vargas comenzaba a cancelar todas sus presentaciones para los meses siguientes (se habla desde una enfermedad seria hasta una operación de nódulos vocales). 
Lopérfido ha mostrado una serie de opiniones e ideas interesantes pero en este caso, cuando debería haber mostrado su capacidad de gestión, dejó mucho que desear y volvió a su vieja actitud de sushi-boy dejando que los acontecimientos le pasaran por encima sin hacer absolutamente nada.

 

Suponiendo que hubiera tomado vacaciones durante enero (algo absolutamente lógico, pero no muy inteligente cuando se acaba de aceptar semejante cargo) tuvo dos meses para encontrar un remplazo a uno de los más complejos roles de la lírica francesa. Nadie pretende que en tan poco tiempo se consiga un nombre al nivel de Vargas (que no son muchos: Meli, Osborne, Beczala,…) ni –como escuché y leí de parte de aficionados o de esa enorme cantidad de seudocríticos que llenan el ambiente con la única finalidad de entrar gratis a las funciones- pensar en Kaufmann o Alagna (hoy por hoy el más grande intérprte del papel). Primero, porque económicamente sería imposible acceder a ellos y, segundo, porque ambos tienen la agenda cubierta por mucho tiempo. Sin embargo, y con un cachet bastante más reducido que el de Vargas, existe una serie de muy interesantes tenores y sólidos profesionales que hacen el papel, fundamentalmente dentro de teatros de segunda línea y cantando varias veces en los de primera (en los que algunos de ellos son parte de los cuerpos estables) que podrían haber sido contratados para encabezar la apertura de la temporada sin estafar económicamente a oyentes que están pagando abonos a precios de funciones de primerísimo nivel en los dos o tres teatros más grandes del mundo. Estoy realizando un agotador pero muy enriquecedor viaje viendo diecisiete óperas –ojo: hay dos “Cav-Pag”- en dieciocho días en las dos Opéras y la Opéra-Comique de París, la Opernhaus de Zurich, la Staatsoper de Viena, la Unter der Linden de Berlín (en el Teatro Schiller), el Festpielhaus de Salzburgo y el Met y sé muy bien de lo que estoy hablando en cuanto a precios. Al no estar en casa no tengo acceso a mis archivos, pero se me ocurren, en principio, los nombres de Charles Castronovo, Jean-François Borras, Michael Fabiano o Luca Lmbardo.

     Pero no. Al mejor estilo sushi, Lopérfido decidió no buscar solución al problema y darle las presentaciones de abono al ignoto y casi inexistente Mickael Spadaccini –que estaba contratado para las dos extraordinarias- ofreciéndole estas a Gustavo López Manzitti –por otra parte, la única elección lógica dentro de los elementos locales-. El caso, básicamente, es que al Director del Colón le ha importado un rábano el “Werther” y, sin dar ninguna explicación –coso muy típica del Gobierno de la CABA, por otro lado- ha estafado a miles de abonados que pagaron precios exorbitantes por un espectáculo cuyo nivel es obvio que no va a ser el mismo. Y no acepto NINGÚN comunicado de Prensa que diga que “a último momento” o algo parecido porque sería UNA MENTIRA; y si realmente no lo es, resulta inadmisible que las autoridades del Teatro no supieran algo que los que estamos metidos en el tema ya sabíamos. De ser así deberían cambiar de autoridades una vez más, esta vez por incompetencia.

     Pasando a Mickael Spadaccini, digamos que es un tenor belga de treinta años que aún no ha cantado en ningún teatro de importancia (convengamos que su paso por el Regio de Parma fue con un papel menor –el Ismael de “Nabucco”-). Lo de que viene de cantar “Werher” en la Ópera de Roma es, aparentemente, un cuento. Estuvo como cover sin función y el teatro asegura que –tal como estaba previsto- Francesco Meli cantó todas las funciones. Lo que está subido en Youtube no presenta ni imágenes ni fotos alguna de la función y ya sabemos que en Youtube puede hacerse cualquier cosa.

     Ni loco soy de aquellos que creen que para hacer un buen o excelente papel hay que tener una carrera hecha en las grandes salas o un nombre mediáticamente importante, eso lo dejo para los tilingos y estúpidos endiosadores de la novedad por la novedad misma (en fin, para los pobres tipos). De hecho, bastantes chascos me he llevado viendo en vivo a alguno de esos grandes (para no remontarme a otros viajes, en esta semana me decepcionaron Beczala –una vez más-, Abdrazakov, Pisaroni, Monastyrska y Rachvelishvili). Lo único que pido es que traten de elevar la puntería y busquen a alguien más interesane que alguien que, aparentemente, no es otra cosa que un comprimario que puede cantar papeles importantes en sitios como el Valli de Reggio Emilia, el Ponchielli de Cremona, el Sociale o el Fraschini de Pavia, el Grande de Brescia, el Sociale de Ferrara, y las óperas de Tillen, Pilsen, Lieja, Gantes, Anvers, Livorno, Bratislava,  Utrecht, Skopje, Saarbrücken,  Magnitogorsk, Brno, Como, Jesi o Bari.

     Muchas veces (generalmente la gran mayoría) los lugares donde se presenta un artista tienen correspondencia directa con la calidad de sus presentaciones. Nunca oí a Spadaccini salvo en grabaciones. Lamentablemente, lo que de ellas se desprende es que posee una voz lírica dentro de los patrones normales de belleza a la que maneja no demasiado bien: algún portamento de más, ciertas notas estranguladas, agudos no siempre efectivos (y muchas veces emitidos “desde atrás”, sin el enmascaramiento necesario) y una musicalidad que deja bastante que desear.

     Les dejo dos grabaciones muy recientes donde se pueden apreciar bastante las falencias de las que hablo (los que quieran más métanse en Youtube): una “Ah la paterna mano” al piano del 13 de febrero y la Canción de Kleinzach en Pavia el 26 de enero en donde se puede apreciar que su voz parecería ser pequeña y no correr (tengan en cuenta que el Fraschini no llega a las 800 localidades; es decir que estamos hablando de una sala algo mayor al Roma o el Xirgu y bastante menor que el Avenida).

 

    Espero equivocarme, como también espero que Clémentine Margaine (con un lindo timbre y buenos graves pero absolutamente falta de interés y personalidad) haya mejorado en estos algo más de dos años cuando la vi en la Deutsche en una “Carmen” con Arancam (al año siguiente lo padecimos en forma en el Colón) de la que huí despavorido en la mitad del segundo acto a comer algo y fumar un rato antes de tomar mi tren a Zurich vía Hannover.

                Roberto Blanco Villalba

Publicado por operaclub
Opera Club

8 comentarios en “Opera Club

  1. Escucharé esta tarde el Werther de Spadaccini. Mi referencia sobre el personaje y la ópera es haber escuchado en enero de 2014 la versión de Alagna en la Bastille…¡Palabras mayores! No obstante, con cierta experiencia operística durante toda la vida aquí y en el exterior, veo que la crítica de Blanco Villalba es en un todo coincidente con la que publicó La Nación en el estreno y también la que leí en Página 12 (?) en la misma línea. Si el río suena… tanto Spadaccini como la soprano no recibieron elogios sino más bien el rescate de «algunas intervenciones más dignas». Para inaugurar temporada en el Colón una capiti diminutio…
    Si Lopérfido tuvo oportunidad y cierto volumen de recursos económicos para salvar este estreno para el Primer Coliseo argentino-no es una cuestión menor dado el reconocimiento mundial que la sala tiene, especialmente para la ópera-, es una pena que no haya tomado mejor decisión al respecto. Sólo hay que pensar que conoce poco y sabe menos…que García Caffi con su tan recordado «Colón Ring».
    Esperemos que haya tenido mejor puntería al mantener lo ya hecho y no siga defraudando puesto que faltan aún 7 óperas más.

    Responder
  2. Falta competencia de lectura al Sr. Martín: Blanco Villalba es el crítico que escribe la nota. Después de haber visto y escuchado ayer Werther, pondero a la soprano y a quien interpreta a Sophie. Spadaccini no es de lo mejor que ha ´pasado por el Colón. Iturralde siempre a la altura de las circunstancias: no sólo es buen cantante sino excelente actor. Un fiasco la regie de De Ana y buena la dirección de Levin. Magnífica la del coro de niños.
    En otro orden, lamento profundamente las voces de la intolerancia, una vez más entre nosotros.

    Responder
  3. A pero no sabía que el señor Villalba viajaba por el mundo para escuchar voces, eso hacía Rudolf Bing, hacía viajes y escuchaba voces y los invitaba a cantar en su teatro (El Metropolitan) , pero los contraros se hacían a veces para varios años depues por ej. en 1947 viajó a Italia y escuchó e Delia Rigal y le ofreció debutar en la temporada 1950/51. Lo mismo a Daniele Barioni,lo escuchó en Italia en 1954 y lo invitó para debutar en la temporada 1956, lo mismo a Antonietta Stella, la escuchó en 1953 y le ofreció un contrato pero recien para debutar en la temporada 1956/57. Yo creo que con un opera connoisseur de los quilates del señor Villalba no se que hace él en este blog o en su programa de Radio Cultura, ¿como no es director artítisco de Gelb o de Levine ?

    Responder
  4. Ruego al señor Blanco Villalba tenga la bondad de aclarar si es pariente del ex embajador argentino en Turquía, autor de una estupenda biografía de Mustafa Kemal.
    Muchas gracias.

    Responder
  5. Estimado Sr. Blanco Villalba,noto con gran tristeza que se olvido de uno de los mejores tenores del mundo y el mejor argentino MARCELO ALVAREZ,que tuve la oportunidad de escucharlo con Elina Garanca en Viena en «Wherter»,no todo se limita a Jose Cura

    Responder
    • Sr. Mamud: si bien no vi que nadie lo dijera expresamente, es posible que hubiera estado contratado con anterioridad para cantar algunos de los personajes de Los Troyanos, como era el caso de Antonacci que iba a ser Casandra.

      Responder

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s