Las mejores frases de la leyenda del ballet Maya Plisétskaya

Clarin.com | Extra Show | Teatro | 02/05/15
Las mejores frases de la leyenda del ballet Maya Plisétskaya
En primera persona.
La bailarina rusa, premio Príncipe de Asturias, fue directora del Ballet del Teatro Lírico Nacional. Murió en su casa de Munich a los 89 años. Estas son algunas de sus palabras que quedarán en la historia.

Dolor. Maya Plisetskaya tenía 89 años. Falleció tras una crisis cardíaca. (Archivo)

Dolor. Maya Plisetskaya tenía 89 años. Falleció tras una crisis cardíaca. (Archivo)

“Si el arte es muy bueno, es comprensible para todos”.

“La expresividad la concede Dios o no la concede. Enseñar el talento es imposible. Enseñar la profesionalidad, sí, se puede y es necesario. Obligatorio”.

Nunca bailé algo que no me gustara. Si uno cree que hace sacrificios, lo mejor sería recomendarle que se dedique a otra cosa. Si uno quiere disfrutar, que se siente a tomar una cerveza”.

“En mi caso, puede ser que me usaran como icono del comunismo. Ellos hacían lo que les era necesario. Conmigo agasajaban a los que llegaban de la otra parte de la Cortina de Hierro. Llegaban a Moscú y les obsequiaban con “El lago de los cisnes” que bailaba yo. Los obsequiaban conmigo, pero no me permitían salir”.

“Siempre he bailado para el público. Personalmente no lo necesito. Por mí nunca habría bailado. A veces lo hago para mi marido, cuando él toca el piano”.

“Estoy agradecida al destino: aprendí el trabajo que quería, actué, se hicieron coreografías para mí, no necesité morirme de hambre”.

A mí me gusta el público que llega por primera vez en su vida al ballet. Yo desprecio a los especialistas cerrados. Ninguno de ellos dice la verdad”.

“Yo nunca he trabajado, he bailado. Y eso para mí es un divertimento. Mis piernas no están cansadas”.

“No hay que bailar con la música, hay que bailar la música”,

“No me propongo tener discípulos. No me ha interesado nunca la pedagogía.”

O los niños, o la profesión. Preferí mi profesión. Todo el mundo puede tener hijos, pero no todos pueden bailar”.

“No soy una monja del Bolshoi”.

“El ballet moderno está prohibido en la Unión Soviética, porque es contrario al realismo socialista. En los regímenes totalitarios han preferido siempre el puritanismo, probablemente porque el erotismo y la pasión ocultan algo incontrolable”

Nunca recibí de un público la muestra de cariño que me entregó Buenos Aires en mis primeras dos visitas. Viví momentos de ensueño, de esos que justifican cualquier esfuerzo y realzan la existencia de cualquier artista. Me entendí a las maravillas con ese público. En 1978 tuve la desgracia de enfermarme y el contacto quedó interrumpido, sin culpa de nadie. Fue como si se hubiera abierto una grieta y por ella se colaron desconfianza, mentiras y descortesías incomprensibles. ¿Qué pasó?” (a Napoléon Cabrera, Revista Gente, marzo de 1979).

Las mejores frases de la leyenda del ballet Maya Plisétskaya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s