Estrenan la ópera Quartett en el Colón. "Un espectáculo voyeurista."

Clarin.com | Extra Show | Música | 15/06/15
Estrenan la ópera Quartett en el Colón. «Un espectáculo voyeurista.»
Luca Francesconi y Alex Ollé.
El compositor italiano y el puestista de La Fura dels Baus hablan de la ópera que estrenan en el Colón.
“Quartett es un espectáculo voyeurista. La cuestión es dar vueltas alrededor del miedo; la obra maestra de nuestro sistema”, afirma el compositor italiano Luca Francesconi cuando se le pregunta sobre su ópera, estrenada hace cuatro años en la Scala de Milán. Desde entonces, la obra no paró de presentarse alrededor del mundo. Ganó el prestigioso premio Abbiati, y ahora, el martes tendrá su estreno americano, en el escenario del Teatro Colón.

“Con Quartett hicimos 45 representaciones, en todas partes. Normalmente, en la música contemporánea, aún en pequeñas piezas instrumentales, existe lo que llamamos con ironía la primera y última ejecución. Así que tengo el fantástico privilegio de no sufrir ese síndrome”, comenta Francesconi, todavía con cierta sorpresa por la repercusión y proyección que tuvo su creación.

En su doble carácter de compositor y libretista -aunque confiese ser un “libretista entre comillas”-,  visita Buenos Aires por primera vez para presentar la obra con Àlex Ollé,  el más reconocido de los directores de la Fura dels Baus y principal director de la puesta, con quién trabajó desde que empezó el proyecto.

La ópera está basada en la pieza homónima del dramaturgo Heiner Müller, que tomó como punto de partida Relaciones peligrosas, del autor francés Pierre Choderlos de Laclós. “Se desarrolla únicamente con dos personajes (Marteuil y Valmont), consentidos y cínicos -describe Francesconi-, arrancados por completo de la naturaleza. Están aburridos, y para matar el tiempo hacen juegos despiadados.  Ambos concretan una especie de acuerdo: seducir y abandonar a las personas tratando sus cuerpos y sus almas como si se tratase de un juego de ajedrez”.

¿Cómo fue el proceso de trabajar juntos desde cero?

Francesconi: Fue muy bueno, porque pude explicarle a Àlex lo que había en la partitura y en el libreto. Y él entendió una cosa detrás de la otra. Todo fue muy fluido.

Ollé: Es muy enriquecedor, porque normalmente trabajás con un compositor muerto. Trabajar con uno vivo es un placer.

Francesconi: Lo más importante, para mí, fue que él entendiera mi estructura de los espacios. Fue algo que inventé por encima del lo escrito, siguiendo los pasos de Müller, a través de su texto.

¿Pueden explicarme cómo funciona esa idea de una estructura de espacios múltiples?

Francesconi: Hay tres espacios, y es importante que la audiencia los capte. Uno de ellos es una caja claustrofóbica, como si fuese un terrario para observar los insectos, que está conectada con una orquesta de cámara ubicada en el foso. Luego, un segundo espacio es el de los sueños. Y el tercero, ‘el afuera’, tiene una dimensión atemporal. Podría ser la naturaleza; el fenómeno de la vida misma. Algo que es completamente indiferente a nuestro destino. Y esa dimensión es coral, y épica. Podés visualizarla de muchas maneras.

Ollé: Me gustó trabajar con la idea de un contenedor emocional para ese primer espacio: la vida dentro de la celda. Porque es la realidad de esta pareja, con sus problemas y sus frustraciones. Se trata de una caja de casi tres toneladas, suspendida en el espacio por 300 cables de tres milímetros. El concepto del ‘afuera’, que para mí es el video, lo pensé como un relieve de los personajes (las proyecciones, sus sueños, miedos  y fantasías). En tercer espacio, el ‘out’ -una dimensión más mística que está por encima del hombre- trabajé con imágenes de la naturaleza.

¿Cómo se sostiene la tensión durante más de una hora cuando el peso de la representación cae únicamente sobre dos personajes encerrados en una caja?

Ollé: Con un trabajo actoral sorprendente. No verás nada de provocación, pero remueve. Todo es potente y genera claustrofobia al espectador, pero te aseguro que no te aburrís. La puesta es muy dinámica.

¿La música está vinculada con esas tres dimensiones espaciales?

Francesconi: Sí, claramente lo está.

¿Cómo funciona concretamente?

Francesconi: Hay una alternancia. Es como una película.

¿Y cuál es el rol de la música electrónica?

Francesconi: Hay muchos dispositivos trabajando en tiempo real, muy bien escondidos, transformando las voces y también los instrumentos. Y por otro lado, la grabación de una gran orquesta con coro, cumpliendo un rol importante.

¿Cómo concibió la línea vocal?

Francesconi: Me gusta pensar que cantar es de algún modo una alteración, como una posesión. Comienzo con ruidos y susurros, y luego sigo con el canto.

¿Por qué cree que su ópera se representa tanto?

Francesconi: Establezco referencias, valores reconocidos y compartidos. A partir de ahí, juego por arriba o por debajo de esas referencias. Empiezo a presionar desde un punto reconocible. Creo que por eso Quartett se toca tanto. Las personas necesitan ganchos o referencias. Después de todo, la opera es una máquina multimedia.

Quartett es para Francesconi y Ollé un reflejo de la decadencia de una sociedad burguesa, de su pensamiento y su sistema de valores.

“Es una especia de espejo -puntualiza Ollè, a modo de conclusión-  de esta sociedad en decadencia que se mira el ombligo, sin conciencia de la realidad en la que vive. Nosotros, los europeos, somos la clase media alta que reside en Occidente, caprichosa y egoísta. De alguna manera, todos somos Merteuil y Valmont”.

Un estreno contemporáneo

“Quartett”, de Luca Francesconi, subirá a escena el martes, a las 20 horas. Repite el viernes a la misma hora, el domingo 21 a las 17, y el martes 23 también a las 20, con dirección musical de Brad Lubman y dirección de escena de Alex Ollé. Entradas, por Tuentrada.com y en la boletería.

Francesconi y Ollé. El compositor italiano y el director de escena catalán, y una mirada compartida. (Foto: Gerardo Dell’oro)

Francesconi y Ollé. El compositor italiano y el director de escena catalán, y una mirada compartida. (Foto: Gerardo Dell’oro)

Estrenan la ópera Quartett en el Colón. «Un espectáculo voyeurista.»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s