Cartas de los Lectores – 22.06.2015 – lanacion.com

Lunes 22 de junio de 2015 | Publicado en edición impresa
Cartas de los Lectores
El público de la ópera
He leído la crítica del señor Aráoz Badí sobre la opera Quartett, recientemente estrenada en el Teatro Colón, y, aunque soy un simple aficionado que disfruta de la ópera desde hace 70 años, me gustaría hacer un par de comentarios.
Además de haber «muchos claros» de público, hubo espectadores que se retiraron durante la función. No logro entender por qué las autoridades del teatro insisten en incluir este tipo de espectáculos en la programación cuando, desde siempre, los asistentes habituales observamos (y las autoridades no pueden no hacerlo) la escasa asistencia que se produce en estos casos.

El público de ópera va al teatro a disfrutar de la música que le agrada y no a hacer experiencias novedosas. No se trata de encerrarse en Verdi o Puccini, ya que desde el Mercadante que resucitó hace poco el maestro Mutti hasta muchos autores anteriores o las óperas de Strauss, por ponerle un límite arbitrario al modernismo, el espectro de posibilidades es amplísimo. Nadie puede negar la importancia de hacer conocer el arte moderno ni desconocer la existencia de un público al que le interesa y le agrada, pero para ello existen otras posibilidades tales como hacer ciclos específicos.

Jorge E. Tettamanti

jorgetei32@gmail.com

Cartas de los Lectores – 22.06.2015 – lanacion.com

5 comentarios en “Cartas de los Lectores – 22.06.2015 – lanacion.com

  1. antes que nada, muti es con una sola «t», o sea… luego, el público escaso o no en un estreno, no indicada nada. salvo la necesidad de insistir.

    Responder
  2. Coincido con la opinion del lector en la mayor parte, aunque me permito algunas reflexiones:
    – a las autoridades del gobierno municipal poco les interesa si los abonados asisten o no, si la sala esta llena o vacia porque ya se han asegurado el ingreso del dinero con la venta de los abonos
    – En la funcion del abono vespertino habia mas publico del previsto dadas las criticas de funciones anteriores y el dia del padre y por la respuesta, medida en aplausos, estaba satisfecho
    – finalmente, acuerdo totalmente con el lector en que la obra debería haber sido parte del ciclo colon contemporaneo o del CETC aunque por las exigencias de la puesta se hubiera dado en la sala principal

    Responder
  3. He asistido a la segunda representación de la ópera «Quarttet». No estoy de acuerdo con varios de los comentarios que leí aquí. A mí me gustó, especialmente por el gran esfuerzo realizado por el Teatro para permitir la realización de esta obra, cuya interpretación musical, teatral y escenográfica son a mi juicio excelentes. Comparto las críticas de los diarios «La Nación» y «Clarín» en un todo. Lamento que algunos se hayan sentido molestos en ciertas escenas y se retiraron antes del final. Varias películas que incluyen sexo casi explícito, a mí me incomodaron más que esta ópera. ¿Sería mejor que, en este siglo, siguiéramos aferrados a los títulos clásicos, esto sin desmerecerlos en un ápice porque yo los amo profundamente y los amaré siempre? Agradezco a las anteriores autoridades del Colón que nos haya acercado a esta muestra de la ópera contemporánea. Y para el gusto de todos, nos esperan «Cavallería rusticana» e «I pagliacci». ¡Hasta entonces! ¡La música es el placer de los dioses, y de nosotros!

    Responder
  4. Precisamente, la «música» es nuestro placer, y es lo que falta en Quartett. No hay música contemporánea, ni disonante, ni consonante. Y no está en discusión que la música (algo distinto del puro sonido) es uno de los ejes del género operístico. Quartett es teatro, es obra, es como quieran nombrarla, o simplemente «es» si pretenden aparentar vanguardismo, pero no es «ópera». El asunto es que está programada en la temporada 2015 de ópera, lo que evidencia la confusión de las autoridades del Colón. El próximo avance revolucionario contra las vetustas raíces del género podría ser una «ópera», con el libreto que se les ocurra, sin canto ni palabra hablada (no descartemos la palabra escrita). Programan una temporada de 11 óperas de repertorio más esta no-ópera, obligan a comprar las entradas dentro del abono y la afluencia de público está garantizada (al menos durante los primeros minutos de la representación). Con Quartett se busca escandalizar adrede exhibiendo la parte enferma y miserable del hombre (basta leer los comentarios de Francesconi en diversas publicaciones), que todos sabemos que existe desde antes que el mundo mismo. Tema por demás trillado y que no descubre ninguna novedad.

    Responder

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s