Villamayor: La danza a través de una lente – Diario La Verdad

Cultura – Diario La Verdad
ARTISTA JUNINENSE
Villamayor: La danza a través de una lente
Desde hace siete años, el juninense Carlos Villamayor se dedica a captar con su cámara fotográfica los mejores momentos de la danza.
8 de agosto de 2015
Carlos Villamayor tenía diecisiete años cuando se inició en el mundo de la danza, en el Instituto de Arte Junín, de Nené Gralatto. Un año y medio más tarde ingresaba en la escuela de ballet del Teatro Colón y más tarde formaría parte de la compañía de ballet del Teatro Argentino de La Plata.
“Estuve ocho años en la escuela del Teatro Colón donde me terminé de formar como bailarín”, relata Carlos en una etapa totalmente diferente de su vida pero que sigue ligada a las fibras íntimas del ballet.

Luego de sus años en el Colón, Carlos Villamayor ingresó como bailarín al Teatro de la Plata, donde permaneció durante veintitrés años, hasta el año pasado, momento en que se retiró como bailarín profesional.
“No he sido un bailarín destacado pero hice una carrera importante. Bailé con muchos bailarines importantes”, dice con humildad sobre su desempeño sostenido tantos años en instituciones tan significativas para el mundo de la danza.
Retirarse significaba para Carlos dedicarse a enseñar su arte, como muchos bailarines profesionales pero algo lo hizo cambiar de rumbo.
“En el 2008 tuve la posibilidad de viajar a Italia. Allí pasé tiempo con mis primos que son fotógrafos aficionados y a partir de ahí me entusiasmé”.
Y fue tanto el entusiasmo que Carlos abandonó su camarita de bolsillo para comprarse una máquina de fotos de mejor calidad.
“Era una máquina tranqui –aclara- pero ahí empecé a sacarle fotos a mis compañeros del ballet de La Plata. Sacaba todo en automático, sin velocidades ni nada. Esperaba pescar algún salto, algo expresivo”.
Carlos armó una página de Facebook y comenzó a subir las fotos que tomaba, simplemente para compartir con sus amigos. Pero la cosa no quedó allí.
“Era sólo para etiquetar amigos y colegas pero me empezaron a decir que las fotos eran muy buenas, tenían muy buenos comentarios, había mucha gente que me quería agregar. Había bailarines que se habían ido afuera, de Brasil, de Estados Unidos, de España. Y bueno, me empezaron a decir que me dedicara a la fotografía de la danza, que es una especialidad”, cuenta Carlos.
Al principio no lo pensó seriamente pero el gran alcance de las fotos y las devoluciones positivas lograron que se animara.
Sin imaginar aún la fotografía como su nueva profesión, tuvo que adquirir una muy buena máquina con lentes luminosas para su tarea.
“En los teatros no permiten tomar fotografías con flash así que las lentes tienen que ser muy luminosas. Compré una cámara pero sin saber que me iba a convertir en un fotógrafo”, asegura.
“Hace cinco años empecé sacando fotos de espectáculos de danza de colegios hasta que me llamaron de la primer Gala Internacional de Ballet, que justamente se realiza la quinta el 22 de agosto. Son galas que se hacen en el Teatro Coliseo, y vienen bailarines de lo mejor del mundo, lo mejor de la danza. En esa oportunidad hubo bailarines rusos, entre otros, que quedaron muy interesados con mi trabajo y me pidieron fotos. Entonces el productor de ahí me dijo que tenía que largarme solo, hacer una carrera como fotógrafo de danzas que incluso hay muy pocos”, asegura.
Es que la fotografía de danza es una especialidad difícil, porque, según cuenta Carlos, “se debe ser conocedor de las danzas. En mi caso fui bailarín, y resulta más fácil, de tanto mirar y mirar ensayos y clases. Pero si no, es muy complejo porque tenés que saber el tipo de danza que se baila, sobre todo en lo que es clásico, de abrir los pies, estirar las rodillas, y los bailarines son muy exigentes al momento de elegir una foto. A mi me pasaba cuando bailaba. Además, hay que captar el momento, porque todo se hace en función de escenario así que yo aprovecho hasta la traspiración y el agotamiento del bailarín en ese momento”, explica.
En muchos teatros oficiales hoy le permiten a Carlos hacer las fotos a la compañía de danzas, como es el caso del Teatro Colón o el Teatro Argentino de La Plata.
“Ellos tienen sus excelentes fotógrafos de años pero los bailarines también me permiten fotografiarlos”, cuenta quien a su vez, colabora con la revista Balletin Dance con su material, más allá de haberse ganado el respeto de muchas figuras de la danza.
La muestra
Luego de que la revista “Balletin Dance” lo eligiera junto a otros cuatro fotógrafos como los más destacados del país en la especialidad de fotografía de la danza, Carlos tuvo la posibilidad de animarse a mostrar su trabajo.
“Entre estos fotógrafos destacados estaba Alicia Sanguinetti, que es la hija de Annemarie Heinrich, fotógrafa alemana de gran trayectoria. Los cinco hicimos una exposición en el Centro Cultural Borges y luego recorrimos la Argentina con la exposición por el cumpleaños del Ballet Metropolitano”, relata.
“Y fue Alicia la que me incitó a que expusiera solo, porque le gustaba mucho el material que tenía. Así que me hizo la curaduría, es decir tuve su apoyo, el de una gran fotógrafa, muy conocida como es ella, y me animé”.
Entre las fotos seleccionadas que expuso en la muestra realizada en el Centro Cultural Borges de las Galerías Pacífico hasta el pasado cuatro de agosto, y que obtuvo excelentes críticas y fue motivo de notas periodísticas en distintos medios de la Capital, Carlos menciona las de Hernán Piquín, Cecilia Figaredo, Paloma Herrera, María Elena Núñez, -una de sus bailarinas preferidas- y Hernán Cornejo.
“Siempre de distintas disciplinas como el tango, flamenco, el flamenco de Sibila que es una gran exponente de la danza española, del Ballet del Teatro General San Martín, y lógicamente con la autorización de cada uno para exponer, así que puedo decir que me he ganado el respeto de todos ellos, que confían en mi para exponer”.
Exposiciones
Desde el 4 y hasta el 20 de septiembre, en el hall del Teatro Argentino de La Plata, se expondrá el trabajo de Carlos que luego posiblemente viaje a Rosario, Santiago del Estero, localidades donde ha sido invitado.
Junín, sin dudas es una materia pendiente pero confía en poder traer la muestra pronto.
“Quiero lógicamente traer la muestra acá. Será en el museo, no lo sé. Pero es lo que más ansío, hacerlo en mi ciudad”, asegura.
La exposición consta de 62 cuadros de bailarines argentinos de la talla de Julio Bocca, Maximiliano Guerra, Eleonora Cassano, Paloma Herrera, Marianela Núñez, Hernán Piquin, Cecilia Figaredo.

Villamayor: La danza a través de una lente – Cultura – Diario La Verdad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s