Un muestrario de estilos y talentosos artistas

Clarin.com | Extra Show | Música | 17/08/15
Un muestrario de estilos y talentosos artistas
Gala de Ballet del Teatro Colón.Instalado en la agenda anual del teatro, el encuentro permitió acceder a figuras que de otro modo difícilmente lleguen a su escenario.
La Gala de Ballet del Teatro Colón se ha instituido como un encuentro anual: bailarines de diferentes compañías del mundo e integrantes del Ballet del Colón –que ahora dirige Maximiliano Guerra- muestran pequeñas piezas o fragmentos de ballets que muchas veces nos acercan a artistas u obras que de otra manera sería muy difícil conocer.

La edición de este año, sin embargo, estuvo afectada por inexplicables problemas de luces y de sonido. El programa abrió y cerró con obras del belga Eric Frédéric y del argentino Mauricio Wainrot, incorporadas en marzo pasado al repertorio del Ballet del Colón; el tercer movimiento de Diamante, de Frédéric, y la obra completa Rapsodia, de Wainrot.

Hubo dos dúos del famoso coreógrafo germano-americano John Neumeier, en su estilo algo aparatoso: el primero tomado de su obra Otelo en el espejo y el segundo de Tatiana. Muy buenos intérpretes, consustanciados con el lenguaje Neumeier, fueron Hélène Bouchet y Carsten Jung; y la pareja formada por los excelentes María Noel Riccetto y Gustavo Carvalho, del Ballet del SODRE de Montevideo, que dirige Julio Bocca, trajeron el delicioso pas de deux de Coppelia (¿por qué el Ballet del Colón no repone esta obra tan linda que alguna vez supo programar?).

Dos bailarines del Ballet de Flandes -Sofía Menteguiaga y Alain Honorez- interpretaron Symbiosis, de la española Aletea Núñez, demasiado influida por el gran William Forsythe para constituirse en algo personal. En cambio, el dúo El retorno de Ulises, del alemán Christian Spuck que ellos mismos bailaron en la segunda parte, aunque algo inspirado en el no menos grande Jiri Kilyan, pudo verse como una creación propia, muy bella y con una gran interpretación de Honorez y de la argentina Menteguiaga, una bailarina extraordinaria en todos los sentidos.

Finalmente Marianela Núñez, otra argentina, estrella del Royal Ballet de Londres, con Alejandro Parente como estupendo partenaire y solistas del cuerpo de baile del Colón, bailó primero el Gran Pas de Deux de Don Quijote y luego, sola con Parente, el Pas de Deux del segundo acto de Giselle. Núñez es una bailarina perfecta: increíble, conmovedora, sutil en todos los matices, que tan bien domina, y de una musicalidad fuera de lo común. Es imprescindible verla aquí con más frecuencia.

Industria Argentina. Marianela Núñez, de regreso en el Colón con Giselle. (Foto: Prensa Teatro Colón/Máximo Parpagnoli)

Industria Argentina. Marianela Núñez, de regreso en el Colón con Giselle. (Foto: Prensa Teatro Colón/Máximo Parpagnoli)

Un muestrario de estilos y talentosos artistas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s