“Tenemos la oportunidad de romper la hegemonía de una cultura porteñocéntrica” – TodoLibres.com.ar

TodoLibres.com.ar – Paso de los libres – Corrientes
PABLO AVELLUTO
“Tenemos la oportunidad de romper la hegemonía de una cultura porteñocéntrica”
“La política ha hecho lo suyo. La responsabilidad es hacia la sociedad. Hay 40 millones de argentinos que están esperando del Estado y no preguntan si el teatro es provincial, municipal o nacional. Hay mucha experiencia acumulada, tenemos muchas instituciones que son federales”.

El ministro de Cultura de la Nación fue el primer funcionario del Gabinete presidencial en visitar Corrientes. Disfrutó del chamamé y de los Carnavales. Prometió poner el patrimonio cultural al alcance de todos.
POR AGUSTIN GOMEZ
agomez@ellitoral.com.ar
Pablo Avelluto, ministro de Cultura de la Nación, estuvo en Corrientes desde el viernes y hasta hoy. En una entrevista exclusiva a El Litoral reveló los ejes de su gestión basadas en la federalización cultural, la independencia y la noción de futuro, para construir el tercer siglo que se viene.
No se aparta del discurso PRO y convoca a todos los dirigentes para trabajar por una cultura sin condicionamientos partidarios. Afirma que se está ante una oportunidad histórica de acabar con la hegemonía cultural centralista, porteñocéntrica.
Se comprometió a refaccionar el Templete, casa natal de José Francisco de San Martín, que hace más de 12 años esperar por obras de mantenimiento.
¿Cuál es el objetivo de visitar Corrientes?
Vengo a empaparme en el terreno, conocía la Fiesta Nacional del Chamamé, conocía la música, estuve viendo estas noches en la tele, me impacta lo inédito, sobre todo la renovación permanente, las voces, me gusta mucho la hibridación de la música popular.
Por lo que me cuentan, y ahora me llevo varios CD para escuchar, es muy interesante el semillero de los talentos que surgen todos los años en la prefiesta y las preinstancias. Mi idea es que estas experiencias sean conocidas en todo el país. No hay otro modo para un funcionario público que estar con la gente, ver el fenómeno, sentirlo con la cabeza, con el corazón, con el cuerpo y ahí es donde uno puede entender el peso de una tradición que está viva.
¿Qué impresión te llevás del Gobernador?
Pensé que iba a ser un encuentro protocolar y fue una reunión muy desenvuelta, contándonos los problemas, las oportunidades también. Es un hombre al que le interesa la cultura.
Estamos viendo la manera de encontrar mecanismos de cooperación entre la Nación y la Provincia para la restauración de la Casa de Yapeyú que es una deuda que tenemos todos.
Te reuniste con funcionarios culturales de toda la región…
Tuvimos un almuerzo con Gabriel Romero, con su equipo y con las autoridades de Cultura de la provincia de Formosa, Chaco y de Misiones, en lo que es el Consejo Regional de Cultura. Son cuatro personas diferentes, experiencias muy distintas.
Mi idea es poner en práctica que la gestión cultural sobrepasa cualquier diferencia política y partidaria, lo que está en juego es más importante.
¿Qué está en juego?
Un problema común a todos: la relación entre el centro y la periferia. Buenos Aires concentra una enorme magnitud en materia de infraestructura que hace difícil un trabajo federal. En cada provincia se reproduce esta diferencia, a la escala local.
¿Cómo atacar ese “eterno” problema?
Tenemos una ventaja, una oportunidad, que no se da hace mucho tiempo, es que la Nación y la Ciudad de Buenos Aires dejen de competir por cuestiones partidarias. Hoy tenemos esa oportunidad y debemos aprovecharla. Hasta ahora tenías los museos nacionales versus los museos de la Ciudad de Buenos Aires; el Centro Cultural Kirchner que es de Nación versus el Teatro Colón, que es de la Ciudad. Hoy la gestión cultural porteña nos permite romper con esa lógica de competencia territorial, nos permite tener más recursos para las provincias.
Suena a utopía…
No. Uno de cada cuatro argentino es pobre, estimamos. Cada uno de los argentinos, incluido ese cuarto sostiene el sistema cultural. Para mi es fundamental poner ese patrimonio al alcancen de todos. Un ejemplo: Argentina tiene reconocido, luego de un trabajo ampliamente documentado por muchas décadas, alrededor de 1.200 monumentos, sitios y lugares históricos, diseminados a lo largo del país y probablemente muchos correntinos no conozcan muchas riquezas que están en la propia a provincia. Estamos trabajando para que, en formato digital, las imágenes de ese patrimonio, estén en internet. No nos falta patrimonio, nos falta distribuir su conocimiento de un modo más justo y equitativo para los habitantes.
¿Con qué herramientas se cuenta?
Hoy tenemos la tecnología, Internet. Si bien el acceso a la conectividad no es del 100 por ciento, a través de teléfonos se puede poner en la mano de los compatriotas el patrimonio cultural de los argentinos. Debemos hacer que la cultura viaje a una velocidad similar al de las nuevas tecnologías. Mi trabajo lo veo por ese lado. Hay que capacitar y formar gestores culturales en el interior de cada provincia, en cada provincia.
¿Qué otro eje fijás para tu gestión?
La otra idea para mí importante es asumir que ha llegado el momento de que pensemos en el tercer siglo.Tenemos a veces propensión a la nostalgia, a la educación del pasado. Y sobre todo quejarnos por aquello que fuimos y la disyuntiva de lo que pudimos haber sido y no fuimos. Ahora tenemos un siglo por delante y lo vamos a hacer entre todos, entre el que piensa como yo, el que no, lo vamos a hacer a partir de la diversidad. Es el siglo que lo vamos a ver nosotros, nuestros hijos, nuestros nietos. Qué país vamos a hacer, lo vamos a hacer nosotros, no podemos echar la culpa a nadie. El pasado tiene algo irremediable, ya ocurrió no lo podemos cambiar, podemos aprender de él, el futuro si lo podemos cambiar, lo podemos construir.
En otras entrevistas mencionabas la necesidad de independencia…
Ese es un tercer eje: la noción más amplia posible de independencia. No la noción política reivindicativa, sino la noción por lo cual nos liberamos de cualquier tutelaje como individuos, como sociedad, pensar libremente, pensar por fuera de cualquier condicionamiento. Eso es ser independiente. Eso es lo que se quiso hacer en 1816, y eso es lo que hoy actualizado a 2016 tenemos para adelante, una noción de independencia amplia, generosa, que va mucho más allá de lo político, que tiene que ver con una manifestación cultural.
¿A qué visión de independencia apuntás?
La independencia es lo que cada uno de nosotros hace de su vida, con su propio matiz, con su propio punto de vista, con su propia identidad. No queremos amasar la diversidad, sino respetar la diversidad regional, de género, personales, culturales, nuestra riqueza está allí.
Es la materia prima. Se abre una oportunidad muy interesante para romper la hegemonía de una cultura que a veces se piensa se identifica con la Argentina.
Entonces los escritores de la argentina son de la Ciudad de Buenos Aires, los músicos de Argentina son los de la Ciudad de Buenos Aires, los actores son de la Ciudad de Buenos Aires. Independencia es empezar a suscribir esa identidad diversa, jerarquizando las manifestaciones culturales.
hegemonía de una cultura porteñocéntrica”

Domingo, 24 de enero de 2016

“Tenemos la oportunidad de romper la hegemonía de una cultura porteñocéntrica” – TodoLibres.com.ar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s